506 montañeros on-line

(11,288 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Dedo del Monte Perdido (3188 m) por balaitus -- 10/08/2009
Vía: (Vía de las Escaleras: Autobús de Nerín - Cuello Gordo - Góriz - Espolón Sur - Punta de las Escaleras - Monte Perdido - Descenso parcial por la Escupidera) --
(4799 visitas)
  • Hora de salida: 8
  • Hora de llegada: 15
  • Meteorología: Nublado
  • Dificultad: Dificil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Dedo del Monte Perdido  (3188 metros)
Cartografía Editorial Alpina
Cartografía Editorial Alpina
Mikel Hernández Rodríguez
Carlos Sabando Grasa

Nos tomamos el lunes 10 libre con mi intención de finiquitar los tresmiles de Ordesa, para lo que restan los secundarios Punta de las Escaleras y Dedo del Monte Perdido.

El domingo 9 tras cenar en Sabiñánigo llegamos hasta Nerín y buscamos un sitio donde plantar la tienda. A las 7 AM del lunes nos montamos en el autobús que nos deja cerca del mirador de Ziarracils antes de las 8.



Tomamos el camino ya recorrido por mi unas cuantas veces rumbo a Cuello Gordo y al refugio de Góriz, al que llegamos antes de las 9 y media. El día ha amanecido con bastantes nubes retenidas en las cumbres, pero va mejorando poco a poco.

Tras una parada en el refugio reiniciamos la marcha por la ruta normal de Monte Perdido hasta alcanzar el desvío de la ruta de las Escaleras sobre las diez, el cual no está excesivamente señalizado. Se trata de un corredor de piedra suelta por el que asciende la huella de paso hasta alcanzar un collado del que debemos salir hacia la izquierda, siguiendo los hitos por una vira para superar un primer y corto resalte.

Tras esta primera "escalera" ascendemos por una primera rampa de terreno herboso hasta el segundo resalte, donde hay que utilizar las manos para superarlo. Nueva rampa de piedra suelta y fina y tras una parada para comer un poco llegamos a la base de la tercera escalera, que constituye el primer tresmil de la jornada, la Punta de las Escaleras.

Superamos el resalte bastante a la izquierda de la cima y luego caminamos cómodamente por el amplio filo hasta la cumbre, donde disfrutamos de unas estupendas vistas de las tres Sorores, en especial del recorrido que nos resta hasta el punto culminante de la jornada, el Monte Perdido. Son las once y media de la mañana.

Desde la cima de la Punta de las Escaleras continuamos por el filo en la misma dirección por la que la hemos alcanzado, es decir, hacia el Este, para alcanzar el punto más débil del resalte por el que descender hasta el rellano previo a la continuación de nuestro ascenso, de nuevo en dirección Norte.

En primer lugar toca superar una pendiente por terreno cómodo que nos hace sudar más de lo que aparenta. Tras ella toca superar la penúltima de las escaleras, trepando un poco pero sin dificultad reseñable.

Otra nueva rampa por terreno cómodo y llegamos a la última escalera. Días después he leído que la forma más fácil de superarla es por la chimenea derecha, pero nosotros en ese momento seguimos unos hitos que nos llevan a la chimenea izquierda, que debe ser la usada en el descenso rapelando. No es demasiado difícil, pero tras las nevadas del fin de semana chorrea el agua por la misma, lo que dificulta la progresión por terreno bastante vertical.

Una vez superada la chimenea encontramos un parabolt con mallón que será utilizado en el descenso en rappel.

Tras esta última escalera se acaban las dificultades, pero todavía resta un buen desnivel hasta alcanzar el punto culminante del macizo. Llegamos a la cima de Monte Perdido sobre las doce y media, donde tras no ver a nadie por la vía de las Escaleras encontramos ya bastante gente que ha ascendido por la vía normal del lago Helado y la Escupidera.

Permanecemos un rato en la cima de Monte Perdido y a la una menos cuarto iniciamos el descenso por la vía normal. Cuando llegamos al hombro del Perdido Mikel tiene que regresar a la cumbre pues ha olvidado la cámara de fotos.

Tras el pequeño incidente emprendemos el descenso por la Escupidera, libre de nieve, donde nos cruzamos con bastante gente ascendiendo.

Cuando a mitad del descenso divisamos por fin la imponente silueta del Dedo de Monte Perdido Mikel decide buscar un flanqueo hacia su base sin llegar hasta el Lago Helado como era nuestra intención. Totalmente acertado, salimos de inmediato a la huella de paso que nos dirige cómodamente hasta la base del Dedo, que alcanzamos a la una y veinte.

Decidimos esperar a subir y bajar del Dedo antes de comer, acertadamente porque el tiempo empeora por momentos. Mientras nos equipamos en el collado vemos una chimenea muy vertical sobre la que se aprecia una reunión con cintas y cordinos, pero la vía no va por esta chimenea sino por otra un poco más tendida en la vertiente occidental. Mikel llega con un largo de unos veinte metros a la reunión citada. Encontramos roca muy podrida y agarres precarios en este largo. Una vez nos juntamos en la reunión, la chimenea que hemos seguido se transforma en diedro completamente vertical y olvidando lo leído, que se trata de evitarlo por la derecha, Mikel hace una travesía muy expuesta hacia la izquierda para alcanzar otra chimenea más tendida, protegiéndose a base de friends.

Por esa chimenea alcanza una de las dos reuniones a ambos lados de la misma, ya en la cresta cimera. Sigo los pasos de Mikel por la travesía que me resulta espeluznante, pero una vez en la chimenea los problemas ya son "sólo" los mismos del resto de la vía, las piedras que se caen incluso con el simple recoger de la cuerda desde la reunión superior.

Una vez en la reunión alcanzamos en pocos metros la cima del Dedo de Monte Perdido pasadas las dos y media con un cielo empeorando por momentos.

Un primer rappel por el diedro vertical hasta la reunión inferior y desde ahí otro más y estamos en la base. Sin recoger nada más que la cuerda continuamos el descenso hacia el Lago Helado en previsión de la que se avecina.

Llegamos al Lago Helado pasadas las tres y media, recogemos el resto del material y cuando nos ponemos a comer empieza a llover. Nos cubrimos y tiramos para abajo por la normal del Perdido.

Para cuando pasamos de nuevo por el desvío a la vía de las Escaleras ya ha parado de llover, y continuamos hacia Góriz contemplando el campamento de decenas de tiendas a su alrededor.

Paramos un momento en la terraza del refugio, al que llegamos a las seis menos diez y continuamos hacia Cuello Gordo, pues no nos sobra demasiado tiempo para llegar al autobús. Poco antes de llegar a este enorme collado hacemos una nueva parada a comer algo y en breve llegamos al punto de recogida.

A las ocho descenso por la pista en autobús hasta Nerín y arreando, que aún tenemos que llegar a Pamplona pasando por Huesca.

Todas las fotos



Más información de Dedo del Monte Perdido  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo