631 montañeros on-line

(11,401 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Argualas (3046 m) por luiso -- 18/07/1993
Vía: (Cresta de las Argualas desde Panticosa) --
(18600 visitas)
  • Hora de salida: 0
  • Hora de llegada: 0
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Bastante facil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Argualas  (3046 metros)
Las Cumbres de Panticosa.
Las Cumbres de Panticosa.
Los picos de las Argualas, Algas y Garmo Negro configuran una especie de pequeño macizo granítico que se alza justo encima de los Baños de Panticosa (algunos llaman a este conjunto Macizo de Panticosa, dejando fuera a los Infiernos). Lo cierto es que las Argualas domina el balneario como pocos tresmiles lo hacen con el pueblo que crece a sus pies, llamando al montañero desde una perspectiva casi vertical.

SITUACIÓN:
* Unidad: Macizo de Panticosa.
* Población más cercana: Panticosa (Huesca).
* Cartografía: Ed. Alpina, hoja digital "PANTICOSA".

ACCESO: Al pueblo de Panticosa se llega desde Huesca, a unos 85 km., por Sabiñánigo y la N-260 que sube al Portalet. Precisamente por este collado, estaría el acceso desde el norte, a unos 85 km. también, partiendo de Pau. El balneario está a unos 7 u 8 km. del pueblo y se llega por una carreterita revirada pero en buenas condiciones, continuación de la que sale de la carretera principal.

ITINERARIO: Baños de Panticosa - Mallata Alta de las Argualas - circo de las Argualas - Pico de las Argualas - Algas - Garmo Negro - circo de las Argualas - Baños de Panticosa.

FICHA TÉCNICA:
* Desnivel: Unos 1.500 m. acumulados (1.300 + 100 + subidas cortas).
* Tiempo: Unas 7h00, en total, sin contar paradas.
* Dificultad: Poco difícil. Trepada (II, 50 m.) al Argualas. Cresta entretenida (I) hasta el Algas. El resto, consiste en caminar.

COMENTARIOS: Esta es una ascensión fácil en general, mucho andar y poco poner las manos, pero con un desnivel considerable, terreno siempre muy empinado y un tramo de cresta bastante vertiginoso aunque fácil. Jornada entretenida para divertirse. Quiero comentar, respecto al Algas Norte, que cuando se le incluyó en la famosa lista de tresmiles, me llevé una sorpresa (entre otras): había subido un pico más de los que creía, simplemente por pasar por el camino más lógico y seguro para ir del Algas al Garmo Negro. No fue la única vez que me sucedería esto.

ADVERTENCIA: Todas las descripciones de los picos de la cresta (Argualas, Algas, Algas N y Garmo Negro) son iguales. La información está guardada repetidamente para facilitar búsquedas pero, siendo una sola ascensión, no es necesario consultarlas todas.

DETALLES: Salí del Balneario de Panticosa por un camino que, desde una avenida entre árboles que hay frente a la Casa de Piedra, entra en el bosque y remonta hacia el oeste la ladera del valle. El camino es amplio y la pendiente media; fui ganando altura bajo los árboles. Al intensificarse la pendiente, la senda gira al norte y sale de los árboles para atravesar unos prados empinados, en diagonal a la derecha bajo las cumbres del Argualas y el Garmo Negro, que habían quedado invisibles desde que entré en el bosque. Al llegar a la collada donde la Mallata Alta se une a la ladera del macizo, nuevo giro hacia el oeste. Caminaba ahora, manteniendo altura, al pie de la pared rocosa del Garmo Negro; una pedrera bastante estable había sustituido a la hierba y encontré los primeros neveros. Al pasar bajo el corte entre el Garmo Negro y las Argualas, giré a la derecha, siguiendo hitos por la ladera empinada y cubierta de cascajo para llegar al portal que entra en el pequeño circo que forman las tres cumbres.
Al superar un pequeño promontorio situado en medio la boca del pequeño circo, apareció ante mí un ondulado rellano de cascajo rojo oscuro y neveros que se extiende bajo el anfiteatro de crestas culminado por las tres cumbres de las Argualas, Algas y Garmo Negro. Para llegar la primera, entré en el pequeño circo yendo hacia la izquierda (S), perdiendo algo de altura primero, para empezar enseguida a subir por la pedrera al pie de la cresta. A la derecha (O) de la cumbre, una clara diagonal ascendente a la izquierda corta la roca y sale a la cresta en una pequeña horcada; sendos hitos podían verse en ambos extremos de la misma. Tras situarme junto al hito de abajo, empecé a trepar por esta especie de cornisa tumbada (II). A la mitad, la discontinuidad en la roca se abre y pierde inclinación, siendo ya todavía más fácil la subida. Al ganar cresta, la seguí hacia la izquierda (SE), gateando más que andando (I); tras pasar un par de horcadas y soslayar algún saliente por la derecha, llegué a la cima del Pico de las Argualas, abriéndose a mis pies el hoyo en cuyo fondo puede verse el balneario.
Para alcanzar el Algas desde las Argualas, deshice el camino hecho desde la depresión donde gané la cresta, continuando mi avance más allá por la misma arista. La cresta es afilada y entretenida, obligando a ir poniendo las manos casi todo el rato pero sin apenas dificultad (I). Tras pasar un par de bultos anónimos llegué a la cumbre del Algas, que es en realidad una pequeña eminencia en esta cresta, la más destacada (no mucho) de las varias que hay.
Al bajar del Algas, encontré un resalte empinado de 4 ó 5 metros, que destrepé, siendo el paso más delicado de la cresta (I+). Cuando llegué al Algas Norte, dos perspectivas notables se abrieron al norte y este: el Balaitús sobre sus crestas a un lado y el Vignemale enmarcado entre el Garmo Negro y las Argualas, como en un escenario, al otro. Desde el Algas Norte al Garmo Negro, la cresta se hace mucho más fácil, convirtiéndose en un lomo, estrecho pero redondeado y firme, de cascajo oscuro. Caminando por el mismo alcancé la tercera y más alta de las cumbres de esta bonita cresta. Este tramo, caminando cómodamente por terreno firme pero en un bonito ambiente de alta montaña, se me hizo especialmente agradable. En la cumbre del Garmo Negro, lo mejor, los Picos del Infierno desplegados sobre su marmolera dominando los lagos.
Para bajar, empecé a descender por la cresta suroeste, la misma de la subida pero, en cuanto el terreno me pareció bueno, me salí de la senda para deslizarme a la izquierda (S) directamente sobre el fondo del pequeño circo, llegando al mismo muy cerca del portal. Cerca de allí, encontré los hitos que seguí en la subida y, deshaciendo por ellos el camino de la mañana, llegué a los baños tranquilo y feliz, ya por la tarde, tras una buena jornada de montaña.

Más información de Argualas  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo