1706 montañeros on-line

(11,359 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Bonés (1608 m) por klaus -- 23/12/2013
Vía: (Arguis) --
(3217 visitas)
  • Hora de salida: 9
  • Hora de llegada: 15
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Facil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Bonés  (1608 metros)
-Fecha: 16 de Febrero del 2018

Circular o casi para conocer los intringülis de la sierra de Bonés en el prepirineo oscense, saliendo desde cerca del embalse de Arguis. Aunque supera en altitud a las montañas de su entorno, se eleva justo por encima de los 1600 metros, su relieve no destaca en nada pues la parte alta es un cordal largo y plano cubierto por un denso matorral de erizones y boj que dificulta el buen andar. A cambio, las vistas son extensas hacia el Pirineo Central y sierras aledañas. La ruta consiste en ascender por la Raya de las Tiñas y volver a través del plácido valle de las Campas y refugio de la Magdalena.

Las fotos del reportaje corresponden a varias jornadas de estancia por la sierra.

-DATOS TÉCNICOS:
-inicio: carretera entre Arguis y el túnel de la Manzanera, a 1080 metros de altitud.
-duración: sobre las 4 horas y media en total.
-desnivel: 600 metros de ascenso y bajada.
-Picos de Bonés a 1600 metros.

-DESCRIPCIÓN:
el comienzo de la ruta está en la carretera que sube al Mesón Nuevo o al túnel de la Manzanera saliendo desde Arguis. Una vez rebasada la curva que deja a la izquierda el desvío a Rasal, unos metros más allá está el poste indicador hacia la sierra de Bonés. Hay sitio para dejar el auto en las cercanías. El sendero asciende por un terreno margoso a lo primero y pronto veremos el cruce señalizado por un poste de madera y algunos hitos a la Raya de las Tiñas, dejando para la vuelta el camino que continúa recto.

_DSC0001


_DSC0002


_DSC2017


P1020420


La pendiente aumenta en el siguiente tramo, entre quejigos, enebro e hileras de tapiales que acompañan al camino. Se llegará junto al cauce de un torrente que no hará falta cruzar, pues el sendero tuerce a la izquierda y encara directo hacia el cantil rocoso situado delante.

_DSC0007


_DSC0012


_DSC1911


El repecho nos eleva sobre el borde superior de los cortados que dan a la carretera, con una vista aérea sobre la hoya del pantano de Arguis, hacia el pueblo y al entorno de montañas que lo rodean, cumbres tan conocidas y queridas por los vecinos de Huesca y su redolada.

_DSC0014


_DSC0017


_DSC0019


Una cuesta breve da acceso a una zona de antiguos rediles, con un par de cabañas en ruina que parecen resistir al abandono general. Lo que en su tiempo sería una majada pastoril o tiña como se denomina por estos lares. Ahora el terreno lo invade una vegetación galopante que sólo deja espacio para el camino abierto.

_DSC1916


_DSC0022


_DSC0025


Sigue una media ladera entre el caxicar o quejigal que se extiende por esta ladera sur de la sierra, de una vegetación muy distinta o casi opuesta a la que mas adelante veremos en la umbría de la cara norte. Una subida tendida que mantiene el rumbo mientras se aproxima a los estratos horizontales de la raya.

_DSC0026


P1060878


P1020428


La reciente limpieza ha desviado la traza del camino por una vaguada interior, alejándose de los cortados de la raya. Quien sus escribe recomienda seguir recto a plena cresta. Algún mojón de piedras toma esa dirección, y los mayores obstáculos no exceden de apoyar las manos para mejor avanzar, teniendo cuidado al lindar con el borde del precipicio.

_DSC1929


_DSC0038


_DSC0042


En la última de las veces que he recorrido la cresta de las Tiñas sorprendí a unos buitres apostados en la roca que desplegaron las alas al notar la mía presencia. El cordal se alarga entre una vegetación cerrada de erizones, pero basta con acceder a la cúspide de la raya para gozar del paisaje: de la caída hacia el valle del Garona, de las agujas y leras del pico Peiró, y de la hondonada donde se asientan los corrales de la Tiña.

_DSC0047


_DSC0050


P1020457


Momento oportuno para sacar la ristra de longaniza y la bota, saboreando el panorama mientras se reposa del esfuerzo.

Raya las Tiñas.


_DSC0065


P1060893


El nombre de Tiña alude(supongo) a los antiguos corrales hechos con tapiales de piedra que todavía pueden verse en algún punto de la sierra. Es el caso del collado o praderita situada debajo de la Raya, la paridera de la Hoya del Reguero, a la que debemos bajar para continuar con nuestra ruta. De sus campas sale el camino que se interna por la ladera sur de la cuerda de Bonés, mediante un trazado claro que en el momento de la excursión se encontraba limpio y libre de vegetación. Un matorral que antaño invadía el dibujo de la senda con una selva de bojes y erizón que complicaba el avance. Ahora es un trayecto cómodo, en subida, y bien señalizado con rústicas tablillas de madera sobre el terreno.

P1020453


_DSC0084


_DSC0063


La alfombra de erizón da un cariz agreste y salvaje a la falda de la montaña. De un terreno montaraz e hirsuto que se convertiría en selva impenetrable de no mediar el camino. Éste supera una pequeña comba con un palo vertical a modo baliza, y prosigue loma arriba por un suelo blando que se embarra con facilidad en los días de lluvia.

_DSC0071


_DSC0073


_DSC0067


_DSC0069


Ya en la loma de la sierra el camino mas marcado cambia de vertiente, bajando hacia las campas de Bonés en lo que sería un circuito mas corto al aquí previsto. Como la idea es marchar en dirección a la cima o cimas de la montaña, se trata de faldear un poco por debajo de la divisoria, fuera del arbolado de pinar que impediría un avance franco.

_DSC0080


_DSC0082


_DSC1950


El trayecto hacia la parte alta de Bonés discurre por un terreno plagado de erizones, de asperezas que recomiendan el uso de pantalón largo a fin de evitar arañazos molestos. La ausencia de un camino marcado no es obstáculo para avanzar con seguridad, incluso a ratos aparece el dibujo de una vereda que nunca entra en los límites del pinar, a través de una vaguada inferior que mas adelante se incorpora a la línea del ancho cordal.

_DSC1954


P1060906


_DSC0064


Será el matorral y su espesura quien nos oriente por las zonas mas despejadas y transitables, yendo a veces por la vertiente que da a Bonés y otras por el mismo lomo del cordal, así hasta ver las primeras torretas que señalan las cotas mas altas de la sierra.

_DSC0078


_DSC0077


P1060925


_DSC0078_01


No es fácil distinguir el punto mas elevado del cordal. Será cuestión de escoger el montículo de piedras que mejor sirva para otear el panorama, abierto hacia el valle de Rasal y ofreciendo una vista amplia del Pirineo oscense.

_DSC1970


_DSC1975


P1060929


P1060924


No habrá que perder la loma del cordal mientras se desciende hacia un colladete aplanado, rodeados de abundante erizón y con algún resto de alambrada que puede servir de referencia. Con ese rumbo llegaremos a la salida de una trocha que desciende a mano derecha, por dentro de una vaguada que constituye el siguiente tramo de la ruta.

_DSC0101


_DSC0066_stitch_01


_DSC0078


_DSC1977


La vereda es amplia, casi una pista que desciende desde el colladete hacia el altiplano de Bonés. Servidor puso un mojón en su inicio pero el camino es evidente. Traza una curva a izquierdas y empalma con la pista principal, más ancha, que proviene de la ermita de la Magdalena y tomaremos a la derecha. En los meses de invierno puede haber algo de barro y hielo en la pista al discurrir en umbría.

_DSC1980


_DSC1981


_DSC1982


Suave llaneo entre el pinar salpicado de hayas, pasando junto a un establo donde encierran el ganado que pasta en el entorno de las campas. Un poco más allá veremos el desvío señalizado que baja del cordal de la sierra, el mencionado con anterioridad y útil en caso de hacer el circuito corto sin cimas.

_DSC0013


_DSC0014_01


_DSC1988


El recorrido circular de la presente excursión perdería gran parte de su encanto sin la visita a la ermita y sus campas. Desde hace unos años la techumbre del edificio se encuentra dañada, en peligro de venirse abajo ante cualquier imprevisto, con la preceptiva prohibición de acceder al interior. Ojalá mas pronto que tarde se pongan los medios y el empeño por arreglar un lugar tan emblemático de esta parte del prepirineo. El paraje lo merece.

P1110199_01


P1110215


_DSC1990


Ya sea en invierno cuando la nieve tapiza las praderas sobre las que se distinguen las huellas de los animales, o en los días de primavera en que las praderas lucen con el colorido de las flores, estar en las campas de Bonés es siempre un privilegio. La suerte de disfrutar de un paraje solitario y a la vez accesible, cercano, donde intimar plenamente con la Naturaleza.

DSC_5387


DSC_5396


P1110234


Recomiendo curiosear sin rumbo ni dirección por los alrededores de la ermita, para así descubrir ejemplares de pino silvestre de gran envergadura y vigor, o visitar las fuentes que el río Flumen origina aguas abajo del refugio. Basta con seguir al lado de su orilla, salvando las partes mas emboscadas de vegetación, para descubrir los saltos y cascadas del torrente. Bellos rincones que son anunciados por el rumor del agua.

P1110261


_DSC0043


DSC_5363


DSC_5382


P1020455


Cuesta poner fin al solaz que se disfruta junto al torrente y las campas, acabar con esos instantes dedicados a la holganza que alivian de la rutina diaria; pero habrá que guardar las formas, ser responsable, y volver al hogar. Volver a la pista principal, metros por delante del desvío a la ermita, donde parte el sendero balizado de regreso a Arguis.

_DSC1998


El camino marcha paralelo a la pista, en un llaneo muy agradable por la umbría del bosque. Crecen pinos de gran porte, en concreto destaca uno de tronco doble y talla monumental. También asoman hayas bajo las que verdea el musgo, junto a líquenes en filorchos al pie de los bojes.

_DSC0127


_DSC0130


_DSC0132


Una portilla de metal señala el cruce del gaseoducto, un cortafuegos abierto en la ladera a modo de tobogán. Un poco mas allá saldremos a un altozano con paisaje despejado hacia el pico del Águila y al Tozal de Guara. Otero para recrear la mirada y donde se ubica un poste con información referente a la sierra de Bonés.

_DSC0134


_DSC2011


_DSC0135


El cambio de vertiente trae consigo un cambio radical en la vegetación. Se dejan atrás los pinos y hayas de la cara norte en favor del bosque de quejigos, una extensión de árboles que ocupa esta ladera de orientación este casi por entero. La bajada será progresiva y larga, manteniendo un rumbo idéntico al de la carretera que sube al Mesón Nuevo, con paisaje abierto hacia la autovía de Monrepós y a la cubeta del embalse de Arguis. Habrá tramos de mayor umbría, protegidos por el follaje de los caxicos, hasta vadear un fino torrente y llegar poco después al desvío conocido a la Raya de las Tiñas. Sólo faltará el trecho final para empalmar con la carretera, dando fin a quizás la vuelta mas completa y estimulante en torno a la sierra de Bonés.

_DSC0137


_DSC0141


_DSC0144


_DSC0145













Más información de Bonés  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo