254 montañeros on-line

(11,413 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Cim Nord (2428 m) por PITOTE -- 23/05/2019
Vía: (Refugi Lluís Estasen-Canal del Verdet-Enforcadura-Tartera del Pedraforca) --
(401 visitas)
  • Hora de salida: 9
  • Hora de llegada: 12
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Facil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Cim Nord  (2428 metros)
Croquis básico de la excursión:

Aparcamiento del Mirador del Gresolet, 1.565 mts.-Cap del Coll del Verdet, 2.294 mts., 1,40 horas
Cap del Coll del Verdet, 2.294 mts.-Cim Nord. 2.428 mts., 0,45 horas
Cim Nord, 2.325 mts.-Pedraforca, 2.498 mts., 0,30 horas
Pedraforca, 2.498 mts.-Cim del Calderer, 2.493 mts., 0,30 horas
Cim del Calderer, 2.493 mts.-Fals Pollegó Inferior, 2.415 mts., 0,45 horas
Fals Pollegó Inferior, 2.415 mts.- Aparcamiento del Mirador del Gresolet, 1.565 mts., 1,45 horas

Hacía algunos años que no subía al Pedraforca, y he subido en bastantes ocasiones. La primera fue con mis hijos, en agosto del año 1.998, cuando yo era bastante novato en el montañismo. No es que ahora sea ningún fuera de serie, ni mucho menos, pero camino bastante más que de joven. Hoy he querido ir a realizar su ascensión de nuevo y, como la primera vez, por el Coll del Verdet. Además he ascendido a alguna cima secundaria más, para aprovechar la salida.
Me dirijo hacia Berga y, desde esta población, voy hacia Saldes. Tomo la pista asfaltada que se dirige al Refugi Lluís Estasen y aparco el coche en el aparcamiento del Mirador del Gresolet, en el que ya encuentro algunos vehículos. Estoy a una altura aproximada de 1.565 metros y son poco más de las nueve de la mañana.
Me arreglo convenientemente y desciendo un tramo de la pista asfaltada hasta encontrar la entrada del camino que, además de a muchos otros sitios, se dirige hacia el Refugi Lluís Estasen.
Es un sendero magnífico, PRC-123, muy acondicionado, que, en algo menos de un cuarto de hora y pasando por un collado intermedio, el Coll de la Cabana, me deposita frente al refugio, que está a una altura de unos 1.650 metros, en un punto bastante llano denominado Jaça dels Prats. En el mismo no me detengo, ya que voy provisto de una botella de litro y medio de agua porque no me fío demasiado de encontrarla en mi recorrido. Ya una vez tuve que cogerla de una escorrentía muy precaria, llena de fango, que no me daba mucha confianza.
Sobrepasado el refugio entro en el marcado y estupendo camino que, faldeando la ladera sur del Pedraforca, avanza por encima de la pista que está más abajo, en dirección al Coll del Verdet. El sendero avanza al principio llaneando bastante. Después coge algo de desnivel para, posteriormente, atravesar varias canales pedregosas que se desprenden de las alturas. Bastante más adelante llaneo de nuevo. Después, vuelvo a ascender con cierta alegría. Finalmente, entro en una vertical canal que me lleva hasta un hombro de la montaña, en una zona prácticamente sin arbolado. Avanzo por zonas herbadas. Sobrepaso una especie de covacho bajo la roca y comienzo a girar hacia la izquierda. Un nuevo tramo llano, al costado de otra especie de cueva, me lleva al lado de un pequeño y pedregoso torrente. Por el mismo baja un buen reguero de agua. Podría haberme ahorrado algo de peso. De todas maneras, el curso de agua se pierde pronto bajo las piedras.
Ahora avanzo por una ladera herbada, con algunos árboles, hasta alcanzar un nuevo hombro en la montaña, al costado de una verde y sencilla elevación. Al costado de la misma, en un pequeño collado, se inicia el serpenteante camino que sube definitivamente hasta el Coll del Verdet. Comienzo a seguir el mismo, con un constante y elevado desnivel. El sendero, muy marcado, da multitud de lazadas, siguiendo un alargado cordal por encima de la amplia Canal del Verdet. A mitad de subida encuentro tres o cuatro enormes hitos pétreos, aunque no ha lugar a despiste alguno, pues el sendero es muy claro y está señalizado constantemente con las rayas de pintura amarilla y blanca de los PRC de la zona. Ya muy arriba, dejo el arbolado a un lado y comienzo el trasiego cada vez más hacia el centro de la Canal del Verdet, por zona más de canchales, teniendo a mi derecha algunas paredes rocosas que bajan desde el Cap del Coll del Verdet. Por momentos, la inclinación aumenta y el terreno se vuelva algo resbaladizo, por la cantidad de grava existente en el camino. Poco a poco, con paciencia, me voy acercando al Coll del Verdet. Los últimos metros hasta en mismo son bastante duros y tengo que detenerme y descansar en algún momento. Finalmente, alcanzo el mismo. Está situado a una altura de unos 2.240 metros, más o menos. Me siento un rato a descansar y a comer algo.
Tengo a mi derecha una pequeña y arbolada cima, el Cap del Coll del Verdet, a la que quiero subir. Dejando mi mochila algo más arriba del collado, asciendo a la misma sólo con mi máquina de fotos. Es una subida muy sencilla, entre claro arbolado, aunque sin camino alguno. Una primera y rocosa antecima precede a un sencillo collado. Desde el mismo, en poco rato, alcanzo la cima del CAP DEL COLL DEL VERDET (2.294mts.), con algunas pequeñas piedras en su rocosa parte superior. Saco algunas fotos y comienzo el descenso, de nuevo hacia el Coll del Verdet. Ahora, en este punto, encuentro a un grupo de unos cinco o seis montañeros, que hacen que no me sienta tan sólo por la montaña. Después de sacar algunas fotos del pueblo de Gósol, que se divisa al frente, muy por debajo, comienzo la subida que me ha de llevar hasta el inicio de las canales que se elevan hacia el Pedraforca. Lo que veo de lejos no me gusta demasiado. Se ve mucha nieve en las mismas. Ya veremos cómo realizar el ascenso.
Primero subo al costado de un mogote rocoso, por encima de la Canal del Verdet. Al otro costado entro en una algo empinada ladera, con marcas y algunos hitos, y voy siguiendo el camino que sube por encima de una amplia dorsal. Al final de esta ladera, entro definitivamente en la zona de canal. Subo primero a un resalte rocoso y voy girando hacia la derecha, comenzando ya a tener que usar las manos. Algo más arriba las señales de pintura se pierden dentro de la nieve, que ocupa todo el centro de la canal. Al haber mucha inclinación, no tengo más remedio que buscar pasos laterales que no tengan nieve. Éstos son algo más complicados y tengo que ver bien como lo hago. Más o menos en mitad de la canal, el grupo de montañeros me alcanza. Ayudados unos con otros vamos buscando la mejor manera de ir subiendo sin demasiadas complicaciones ni peligro. Con paciencia, poco a poco, buscando los mejores pasos, acabamos llegando al punto en el que está puesta una cuerda a modo de ayuda. Ya aquí, con esta ayuda, todo va a ser más fácil. Pasada la cuerda hay todavía algún paso con algo de nieve en el que es menester ir con cuidado. Después, una estrecha y corta canal me lleva hasta la zona superior del roquedo, por la cual subo ya sin ningún problema, llegando enseguida al cordal superior. Posteriormente, tengo que descender un buen trecho para subir después de nuevo, faldeando un tramo de cresta. Llego a una antecima, con un pequeño hito de piedras en el mismo. Una nueva bajada y posterior ascenso me deposita, después de tener que agarrarme bastante en un tramo rocoso, en la cima del CIM NORD (2.430 mts.), en el que hay puesto un enorme hito de piedras a modo de hito cimero. Desde aquí, el Pedraforca parece estar a tocar. Pero no es así. He de bajar otra vez hasta un recortado collado situado a unos 2.480 metros de altura, faldear un corto trecho, intentando no perder las señales de pintura amarilla que señalan el recorrido por la cresta, y volver a subir otro tramo muy vertical y algo complicado. Finalmente, alcanzo la parte final de la cresta, ya muy cerca de la cima del Pedraforca, en la que observo algunos montañeros. Después, en poco rato llego a la misma. Estoy, ahora, en la cima del PEDRAFORCA (2.498 mts.).
Después de un rato en la cumbre me dirijo hacia el Calderer, cima que parece bastante cercana. Sigo cresteando de nuevo, ahora en descenso. Atravieso un pequeño corte en la cresta, la brecha de Riambau y, después de superar un par de resaltes rocosos, la progresión se complica. Tengo ante mí una alta pared rocosa, con mucho desnivel, en cuya parte central hay una erguida canal en la que observo una serie de cadenas preparadas para poder ascenderla. Dejo mi mochila bajo la canal, para ir más descansado y, sin pensármelo demasiado, inicio la vertical subida. Tengo que prestar mucha atención a donde pongo los pies e intentar agarrarme con seguridad a la cadena. Después de un primer tramo muy vertical, viene otro corto tramo algo menos inclinado hacia la derecha y, de nuevo, un resalte más vertical desde el que ya puedo acceder a la parte superior de la pared, en la que encuentro un enorme hito de piedras que parece indicar que se trata de la cima. Pero no es así. Se trata solamente del hito que corona la parte superior de esta primera canal. Después desciendo un poco, ahora por terreno más fácil, hasta encontrar de nuevo otro muro vertical, con algo menos de altura, pero desde abajo bastante impresionante. Otra canal surca dicho muro y, de nuevo, otra serie de cadenas facilitan su ascensión. Esta segunda canal es mucho más estrecha que la anterior. En su parte central apenas pasa el cuerpo de una persona. Los agarres son buenos pero algo separados. Otra vez tengo que tener mucho cuidado. Ya encima de la parte más estrecha encuentro una pequeña repisa en la que descansar un poco. Después, solo quedan unos 4 ó 5 metros hasta la parte superior pero, aun teniendo en cuenta que tengo la cadena para ayudarme, en este tramo los agarres son muy escasos y pequeños. Después de pensar durante un rato por donde efectuar la subida, buscando posibles presas para los pies, comienzo a subir fuertemente agarrado a la cadena y, en algún momento, casi ascendiendo mediante adherencia. Al fin, alcanzo la parte superior de la canal y me siento un rato de nuevo. Ahora queda ya solo un tramo fácil de cresta hasta la cima, que observo frente a mí con un gran hito de piedras y un delgado tronco seco en su centro. En poco rato más llego ya a la cumbre del CALDEDER (2.493 mts.). Después de algunas fotos, emprendo el regreso por donde he venido.
Después de deshacer otra vez con sumo cuidado las dos canales con cadenas y recoger la mochila, ahora no tengo que llegar hasta la brecha de Riambau. Enseguida, encuentro una amplia canal de piedras y hierba que, en no demasiado rato, me deposita en el centro del amplio corte de la Enforcadura. Este privilegiado lugar está a una altura aproximada de 2.355 metros. Aquí aprovecho para comer otro poco más. Desde la misma me dirijo hacia la derecha faldeando un corto tramo de hierba, rocas y algo de nieve, hasta llegar a una sencilla canal que sube hasta el cresterío y que me va a permitir acceder a la cima del Fals Pollegó Inferior. Después de subir hasta la zona de cresta, dejo otra vez mi mochila en la misma, sobre la canal, y comienzo el ascenso, solo con mi cámara, hasta la cercana cima. En poco rato llego a la cima del FALS POLLEGÓ INFERIOR (2.415 mts.). Desde la misma tengo unas vistas impresionantes hacia el Pollegó Inferior, de frente, y el Pedraforca y el Calderer, hacia mi izquierda. Observo la complicada brecha que la separa del Pollegó Inferior. También veo, más abajo, la tartera que baja hacia la Gran Diagonal y las dos verticales canales que desde la misma me permitirían subir hasta el mencionado Pollegó Inferior. Pero yo, aquí, doy por terminado mi recorrido por estas cumbres y, descendiendo por donde he subido, voy a recoger mi mochila y regreso a la Enforcadura.
De nuevo en la Enforcadura, a tocar de la cual hay una gran mancha de nieve, comienzo el descenso por la Tartera del Pedraforca, para acabar de realizar un recorrido circular al macizo. El ya muy conocido descenso es algo complicado. A pesar de todo, en un determinado punto observo señalizaciones de sendero, que creo recordar que hace unos años no estaban. Tomo este sendero, también PRC-123, pensando que me permitirán una bajada menos resbaladiza, pero, a pesar de que el sendero está muy trabajado y arreglado, la fuerte pendiente y los sueltos canchales de la misma lo han ido estropeando y, salvo algunos tramos poco complicados, en la mayoría del recorrido tengo que emplearme a fondo para evitar resbalones. Anteriormente el descenso se realizaba por el centro de la amplia canal. Ahora, por este sendero, se realiza por la derecha de la misma en sentido descenso. Ya muy abajo comienzo a acercarme hacia el centro de la canal, al mismo tiempo que comienza a aparecer arbolado. Después, en poco rato, el sendero comienza a llanear y marcha hacia la izquierda, entrando en la arbolada ladera situada bajo los altos paredones de la zona superior de la montaña, en la zona conocida como El Tarter.
Ahora se trata solo de recorrer un tramo de sendero muy marcado y fácil que, llaneando en algunos puntos, tiende a ir descendiendo muy lentamente, acercándose a la zona donde se halla ubicado el Refugi Lluís Estasen. Un poco antes de llegar al mismo, en el punto denominado Pleta del Francisquet, encuentro una desviación en la que otro sendero, el PRC-124, se dirige hacia Gósol, por la parte más baja del conjunto montañoso. Yo sigo de frente y, en poco rato, llego al refugio. En el mismo, me proveo de agua, que ya se me había terminado, saco algunas fotos y continúo el descenso hacia el Mirador del Gresolet.
Me arreglo un poco y comienzo el regreso a Mataró, deteniéndome un rato en Saldes a comerme un bocadillo que llevaba al efecto.
En total han sido unas seis horas de recorrido y unos 1.100 metros de desnivel acumulado.

Más información de Cim Nord  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo