807 montañeros on-line

(11,401 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Frondella Central (3055 m) por Bucuesa -- 10/07/1988
Vía: (Embalse de la Sarra, Llano Cheto, Reespumoso, Refugio de Piedrafita, Chalet de Aragonesas, Cara y Corredor Sur y Frondiella Central.) --
(81 visitas)
  • Hora de salida: 17
  • Hora de llegada: 11
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Facil
  • Días: 2
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Frondella Central  (3055 metros)
Mapa de Frondiellas procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
Mapa de Frondiellas procedente de Iberpix. Vía en amarillo.
FRONDIELLA CENTRAL.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Estamos con ganas de andar en esta lluviosa primavera del 88, quizás sea precisamente porque el tiempo ha enredado más de lo que deseábamos o al menos así nos lo ha parecido. Lo cierto es que “la cabra siempre tira al monte” y no será cuestión de ser la excepción.
Desde el otoño pasado en que ascendimos al Pallas y al Balaitus y descendimos con glorioso embarque por la Brecha de Latour, teníamos la intención de hacer las Frondiellas y el Anónimo, movidos fundamentalmente por el deseo de tener una perspectiva diferente de la Fosa Lacustre de Reespumoso, pues la verdad es que la situación de estos picos es la confluencia glaciar de Reespumoso y Arriel.
Durante el invierno, periodo en el que tenemos por costumbre programar nuestras actividades festivas, habíamos incluido en la lista a las Frondiellas. Ahora, a primeros de Julio y como despedida pues para Santiago nos vamos a la playa, decidimos hacer la actividad contando con la habitual estructura logística a base de abuelas que se quedan con Biola: queremos, al menos por esta vez, disfrutar de la montaña reposadamente y no darnos la gran soba. Consecuentemente lo haremos en día y medio, además, tenemos ganas de acampar en Reespumoso.
El 9 de Julio de 1988 es sábado y comemos tranquilamente en casa para luego poner los bártulos en el coche y bajar a nuestra hija con mi madre y abuela y a las cuatro y cuarto nos ponemos en carretera.
Tres cuartos de hora de coche en una espléndida tarde nos permiten llegar a Sallent por buena carretera para continuar después por la estrecha y recién asfaltada Carretera de Aragonesas, recoger a un francés y aparcar al Final del Picnic de la Sarra.
Son las cinco cuando con las mochilas al hombro nos vamos por camino conocido en dirección contraria al Aguas Limpias. Agradecemos la fresca sombra del hayedo situado debajo del Paso del Onso y echamos unas gaseosas con agua fresca todavía que baja de los Arrieles. Luego contemplamos la Gran Faxa y nos enfadamos, como siempre, con la escombrera de los barracones bajo la Presa de Reespumoso y con el basurero de la Capilla y del Chalet de Aragonesas; son las siete y cuarto.
Queremos dormir en el Refugio de Piedrafita y por tanto cruzamos el barranco que baja de las Frondiellas, tomamos una pequeña ducha de paso y por la derecha del ibón, pasamos junto al Refugio de los Vascos y nos llegamos al de Piedrafita.
Son poco más de las ocho. El refugio está lleno a tope y consecuentemente hemos de tomar de nuevo las mochilas y desandar el camino hasta el Chalet de Aragonesas para pasar allí la noche con lo que rematamos la tarde preparando la cena en el roquedo al norte del chalet.
El sol se va y la incierta brisa que se mueve en torno al ibón se enfría haciéndonos un tanto desagradable la cena. Por ello, recogemos un poco y nos metemos dentro con ella.
Con dos montañeros que están acostados en sus sacos en la cocina charlamos un poco. Irán a las Frondiellas también pero escalando la Arista Robach.
De las habitaciones, la más limpia es la misma en la que dormimos en la Travesía 85 de grato recuerdo y allí vamos a pasar la noche: hay algunas colchonetas de gomaespuma y llevamos nuestros sacos.
Son casi las diez cuando rematamos con nuestras tareas, cerramos el contraviento y nos encontramos con el decidido oscuro de una noche que se promete cómodamente larga.
No tardamos mucho en dormirnos pero si tardaremos en despertar pues serán las ocho y cuarto cuando lo hagamos. Preparamos un poco la mochila, desayunamos a la carrera, recogemos un poco y media hora después salimos para arriba como motos.
De nuestros compañeros no hemos visto ni rastro. Han debido de levantarse cuidadosamente, hacer sus cosas y marcharse pero nosotros no nos hemos enterado.
Nos vamos en dirección norte para tomar y luego continuar por la derecha del Barranco de Piedrafita. Ganamos altura con bastante rapidez por el camino natural que discurre dejando al oeste el Contrafuerte Ladormeur y al este la Arista Bondidier. Para ello tomamos el empinado lecho de grava granítica del barranco con algún resbalón que otro pues todavía estamos algo dormidos. Un apoyo de manos próximo a una víbora me despierta del todo para continuar por fuerte pendiente entre roquedo escalonado.
Superado el resalte encontramos mejor terreno aunque sigue empinado. El pedregal granítico se alterna con pradera y subimos a bastante ritmo convencidos de que al pegársenos las sábanas no tendremos mucho día para hacer lo previsto.
Alcanzamos un pequeño Ibón situado a 2450 metros de altitud en un rellano próximo a la Combe de Ballot y allí cogemos agua pues la continuación va a ser por nieve para pisar los primeros neveros que enseguida serán uno continuo.
Dos montañeros vienes desde allá arriba del barranco Reespumoso, nos cruzamos cuando coinciden nuestros caminos. Comentamos la ruta y les dejamos pues llevan un ritmo algo menor que el nuestro: el corredor orientado al noroeste no ofrece ninguna duda ya que por otra parte se trata de un circo de altura perfectamente cerrado.
La mañana es muy buena, tanto que hemos agradecido la sombra de la Arista Lebondidier y el acceso a la nieve. Ahora, algunas nieblas aparecen por abajo pero el ascensor que han tomado no parece excesivamente rápido.
Vamos un poco hacia el noroeste en busca del corredor y sobre los 2700 metros, casi en la base del mismo, encontramos huellas que las vamos a seguir y que por fuerte pendiente nos llevan a la entrada del Corredor Sur de las Frondiellas.
El ritmo que llevamos es bueno a pesar de la fuerte pendiente ya que la nieve no se hunde más allá de 8 ó 10 centímetros. El corredor se estrecha y se empina aún más, las huellas nos van a venir de cine pues subimos casi por escaleras.
Salimos del corredor a unos pocos y llanos metros de la Cima Central de las Frondiellas a 3069 metros de altitud. Son las once menos cuarto, lo que significa que sin esforzarnos gran cosa hemos subido a un ritmo de 500 metros a la hora en un par de horas: como la seda.
Hablamos con un grupo de navarros, posiblemente los que nos han hecho la huella. Luego nos vamos para abajo en dirección sudoeste siguiendo la cresta. Salvamos dos dientes de nieve y alcanzamos la brecha que se abre en la misma y que la defienden del paso hacia la cima sur.
Al otro lado, fundamentalmente hay una laja granítica vertical que al menos para nosotros ofrece pocas posibilidades. No nos apetece bajar alrededor de 150 metros sobre la cara noroeste del pico hasta ganar el enorme nevero que sube desde los Arrieles para, sin ninguna dificultad, Hacer la Cima Sur de las Frondiellas y la dejamos para otra ocasión.


Más información de Frondella Central  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo