288 montañeros on-line

(11,400 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Gilbo (1677 m) por marius -- 10/08/2007
Vía: (Desde Horcadas, por el collado del Baile) --
(3737 visitas)
  • Hora de salida: 10
  • Hora de llegada: 14
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Bastante facil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Gilbo  (1677 metros)

Paisaje típico de montaña

Cumbre del Gilbo

Cresta del Gilbo y Peñas Pintas
La Peña del Gilbo es conocida también como el Cervino Leonés debido a la característica forma que presenta desde Riaño, similar al famoso pico Cervino situado en Suiza. La primera vez que lo vi desde el pueblo de Riaño me recordó el negro sombrero de una bruja. Es la típica montaña que te embruja con su silueta. De modesta altitud bien merece su ascensión una mañana de cielos claros, pues los paisajes son de decorado cinematográfico.
La ascensión se inicia desde el pueblo de Horcadas (León), a sólo 5 km desde Riaño en la carretera en dirección a León. Se puede aparcar el coche en una pequeña plaza junto a un bar y dirigir los pasos hasta la zona alta del pueblo, donde se encuentra la iglesia, desde donde sale una pista de tierra. A los pocos metros, el camino se bifurca hacia la derecha. Ambos caminos llegan al mismo punto, con la diferencia de que si se sigue de frente se da una pequeña vuelta por el cerro para ver la presa del pantano, mientras que el de la derecha va más directo. Por este último, aunque tiene un cartel que pone ?No Pasar?, un lugareño nos aconsejó seguir sin ningún problema. Como dato curioso decir que a mano derecha, en lo alto de un collado se dejó ver un solitario lobo, la única vez que he visto uno sin que estuviese en cautividad. Se sigue sin pérdida por el camino, una pista ancha de tierra, hasta que se llega a una fuente abrevadero. Poco antes de llegar aquí, se nos ha unido un camino por la izquierda, que es por el que hubiésemos llegado de haber seguido de frente por el otro camino justo al principio de la ruta. Seguimos de frente ignorando pequeños senderos que salen a la izquierda ya en dirección a la peña del Gilbo. Desde aquí el Gilbo ha perdido su esbelta figura, y se dibuja como un enorme paredón de caliza gris de aspecto amenazante. Poco más adelante se llega a una pequeña pradera donde hay unos paneles de madera indicando las 3 posibles direcciones: por donde venimos, hacia la derecha es otra bajada al pueblo y hacia la izquierda hacia el Gilbo. Se sigue por la izquierda, para llegar a continuación a una valla que se puede sortear sin problemas.Nada más cruzarla a la izquierda aparecen dos pequeños senderos que ascienden por la loma en dirección a Peña Gilbo. Se puede seguir por cualquiera de ellos. Se cruza la zona de arbustos, para llegar a la zona rocosa. La pendiente es más acentuada. Es necesario llegar a un pequeño collado bastante evidente desde abajo. Aquí hay que cruzar a la otra vertiente de la montaña. Desde aquí las vistas ya empiezan a ser bonitas, ya que al fondo se pueden ver los Picos de Europa y el pantano y Riaño más cerca. Ante nosotros se muestra un pequeño sendero que cada vez se va haciendo más empinado, señalizado con hitos, que gana altura muy rápidamente remontando la ladera en diagonal. Hay una buena caída, por lo que hay que prestar atención a un posible traspiés. Al llegar a una zona muy pedregosa, hay que girar hacia la izquierda para subir por un canal ancho, último tramo de la ascensión. Hay que tener cuidado en este tramo, ya que es bastante empinado. Llegamos a la cresta de la montaña, quedando apenas unos metros para coronar el pico. Se gira hacia la derecha y tras unos escasos metros, se llega a la cumbre de Peña Gilbo, señalizada con un cartel verde con su nombre. Por poner una pega a la jornada decir que en la cumbre había unas moscas gordas pesadísimas que te comían vivo si te dejabas. Pero una cal y otra de arena, pues en la última canal de subida encontré té de montaña, lo que me hizo muchísima ilusión.
Las vistas desde aquí son impresionantes: picos de Europa, el pantano de Riaño, el pueblo de Horcadas, los montes de León, la cara oeste del Espigüete, el pico Murcia? Si el pantano está bajo de agua se puede ver el antiguo pueblo de Riaño, sepultado tras la polémica construcción del pantano. Para los gourmets decir que he visto en alguna guía que recomiendan el cocido del bar del pueblo de Horcadas, pero que habría que avisar con antelación.En mi caso se trataba del segundo intento que hacía a ésta montaña, pues aunque bastante fácil la primera vez que fui (sin saber el camino) me metí por el paredón que se ve al sur y no conseguí alcanzar la cresta, pues quedé enriscado y pasando bastante miedo por cierto, pues la caída era jodida. Alcanzando el collado y cambiando de vertiente hay que tener cuidad en invierno, pues hay bastante patio y la ladera suele estar helada (es vertiente norte). Por estos dos motivos desistí de la cumbre, y me prometí informarme sobre el camino correcto y volver en otra ocasión.

Punto de partida: Horcadas
Altitud: 1.674m.
Desnivel: 570m.
Tiempo: 2 horas de subida y 1,30 de bajada a paso tranquilo y disfrutando el paisaje.
Dificultad: Fácil, pero atención a la vertiente norte en invierno tras cruzar el collado.
Agua: Una fuente abrevadero en el camino.
Refugios: No, aunque tampoco son necesarios. Ascensión corta



Picos de Europa como telón de fondo

Horcadas bajo nuestros pies

Riaño y el Alto Carrión

Cumbres de Mampodre

Última canal de ascenso

Mariposa alimentándose

Más información de Gilbo  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo