172 montañeros on-line

(11,400 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Gran Pico de Eriste (3053 m) por jcarlos -- 06/07/2011
Vía: (Eristes y Forquetas en ruta circular desde Guayente) --
(3108 visitas)
  • Hora de salida: 6
  • Hora de llegada: 9
  • Meteorología: Mixto
  • Dificultad: Dificultad media
  • Días: 2
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Ver panorámicas
Cargando...
Loading


Gran Pico de Eriste  (3053 metros)
En azul la ruta del 1º día. En rojo el 2º día, fuera de senda. En naranja la bajada.
En azul la ruta del 1º día. En rojo el 2º día, fuera de senda. En naranja la bajada.
Larga y dura ruta circular que en día y medio y 18 horas de “pateo” nos llevó desde el Santuario de la Virgen de Guayente y la Aigüeta de la Ball a hacer los tres picos de Eriste y los dos de la Forqueta y luego bajar por la GR11.2 hasta el refugio de Ángel Orús, valle de Eriste y nuevamente al camino de la Aigüeta para volver al punto de partida.

Aunque las dificultades técnicas no son excesivas y se reducen a algunos tramos cortos, la valoración de la dificultad de la ruta la califico, globalmente, de moderada, debido a la duración de la ruta, a los casi 3000 metros de desnivel acumulado y a que muchas de las horas de travesía del segundo día se hicieron por terreno abrupto y descompuesto, fuera de toda senda.

Aunque voy a ir incorporando los picos enlazándolos con “añadir ascensión en cresta”, mantendré en todos ellos el texto dese el inicio, para que cualquiera que acceda en el buscador a alguno de estos picos, pueda hacerse una idea de la ruta total. Lo único que cambiará es el texto del último tramo de ascensión y las fotos.

Tiempos y desniveles

Aunque para este tema aconsejo visitar la reseña que ha colgado en su blog mi compañero de viaje, Micky, en la que ha incluido los datos de su GPS, os hago un pequeño resumen:

Primer día de aproximación:
Salida desde el Santuario de Guayente (1.127 m.): 15:20 horas.
La Ribereta ( ): 18:00 horas.
Ibón bajo de Bagüeña (2.475 m.): 19:15 horas.
Vivac en los ibonets de Bagüeñola (2.546 m.):19:45 horas.
En esta jornada recorrimos casi 12 km., con 1573 m. de desnivel positivo y 223 de desnivel negativo.

Segundo día de ascensiones:
Levantamos el vivac y nos ponemos en marchas a las 6:30 horas
Ibón alto de Bagüeñola (2640 m.): 7:00 horas
Pico Eriste Sur (3.045 m.): 8:15 horas
Pico Gran Eriste (3.053 m.): 9:15 horas
Pico Beraldi o Eriste Norte (3.025 m.): 10:35 horas.
Base de la cara noroeste de las Forquetas: 11:15 horas
Pico de la Forqueta SE (3.004 m.): 13:20 horas.
Pico de la Forqueta (3.007 m.): 13:35 horas.
Refugio Ángel Orús (2.095 m.): 16:15 horas.
Puente de Tramarrius: (1245 m.): 18:15 horas.
Santuario de Guayente (1.127 m.): 19: 50 horas (Aquí perdimos una hora por un error).

En total, este segundo día recorrimos 18 km. en 13 horas y 20 minutos de actividad (con sólo un descanso largo de media hora para comer, el resto pequeñas paradas en las cimas), ascendimos 1.304 m. de desnivel positivo acumulado y descendimos 2.636 m. Si sumamos los desniveles y tiempos del día anterior nos salen casi 18 horas en camino para un total de 2877 m. de desnivel acumulado. De ahí que valore la actividad como de dificultada moderada: hay que estar en forma y acostumbrado a transitar por terreno abrupto y descompuesto (pedreras y caos de bloques a tutiplén).

Descripción de la ruta:

Micky y yo queríamos empezar nuestra temporada estival de tresmiles con algo relativamente asequible, pero se nos cruzó este plan y luego ya no pudimos quietárnoslo de la cabeza. Recordábamos una actividad que colgó hace tiempo Mattin y que nos había parecido muy atractiva, y tras consultar otras reseñas de gente tan importante como Luis o Jesule nos decidimos a hacerla en sentido contrario a como lo había hecho Mattin, para dejarnos una bajada más larga pero considerablemente más cómoda hasta el punto de partida en Guayente. La verdad es que con las prisas nos confundimos en la planificación. Para hacer lo que a continuación se describe, es mejor dejar el coche en el puente de Tramarríus (en la pista que sube hacia la cascada de Espantingosa y al Ángel Orús), ya que desde allí parte una senda que sube a la Aigüeta de la Bal. De esta moda te ahorras una hora y media en la bajada que hubiéramos agradecido un montón. En fin, de los errores también se aprende, aunque éste nos ha fastidiado, porque había una reseña senderista de Luiso en que quedaba muy clara esta opción.

Quedamos en La Almunia a las 10:30 h. Llegamos a las 14:00 horas a Benasque, después de presenciar casi en directo como el congosto del Ventanillo hacía de las suyas: un coche se la había dado contra el lateral de una autocaravana y había terminado en el río Ésera. Los bomberos se afanaban por bajar rápido al lecho del río para rescatar al ocupante del vehículo siniestrado. Antes de que se montara un buen atasco nos dieron paso y conseguimos llegar a Benasque a tiempo para comer tranquilamente. Después nos fuimos en coche hasta el Santuario de la Virgen de Guayente, nos pusimos las botas y empezamos la ruta a las 15:20 horas.

La senda parte desde detrás del edificio principal y está marcada con un poste indicador. Al principio no se gana altura con mucha rapidez, ya que la senda faldea el monte en dirección al Valle de Eriste. Confiamos en meternos en la agradable sombra del bosque, pero pronto vemos que se alternan tantos trozos de bosque como de claro, en los que el sol de media tarde nos castiga sin piedad. Rompemos a sudar como perros y al cabo de una hora aproximadamente nos metemos en el valle lateral conocido como Aigüeta de la Ball, en donde la vegetación y frondosidad del bosque es mucho mayor. Lo agradecemos, la verdad. La senda se endurece y ganamos altura con más rapidez. Poco antes de hacer las dos horas de camino llegamos a un puente de madera que nos pone en la vertiente izquierda del torrente. Poco después salimos del bosque y llegamos a la Pleta de la Sarra, desde donde se divisa la Cabaña del Baquerisal, bastante precaria y sólo válida para un apuro. A partir de ahí la senda casi desaparece, engullida por una vegetación alta que hace incómodo el avance. En cualquier caso, la dirección es clara, así que seguimos y enseguida (18:00 h.) llegamos al idílico paraje de la Ribereta. Realmente precioso. Desde aquí divisamos una impresionante cascada que parte del desagüe del ibón de Bagüeñola y cae unos 250-300 m. Justo a la izquierda, según se mira a la cascada, se ve la mayor dificultad del día: una durísima pendiente, al principio pedregosa, después herbosa y finalmente pedregosa de nuevo. Por ahí se superan los aproximadamente 300 m. de desnivel que nos separan del ibón. La acometemos con paciencia, ya que el peso de la mochila es considerable y tampoco tenemos prisa, ya que llegamos con tiempo de sobra para montar el vivac. Una vez en el ibón disfrutamos de las vistas y decidimos subir un poco más, hasta los ibonets del mismo nombre. Podríamos seguir hasta el ibón alto, pero las opciones de encontrar un terreno adecuado para hacer el vivac son escasas. La verdad es que también lo fueron en la zona de los ibonets. Nos llevó casi media hora de exploración de la zona encontrar un sitio, bastante precario e incómodo, en donde instalarnos. Menos mal que estábamos bastante cansados, así que cenamos y nos metimos en los sacos para dormir como angelotes.

El día siguiente pusimos el despertador a las 5:45 h. El día amanecía fresco y mucho más nuboso de lo que esperábamos. Desayunamos rápido, recogimos y con todo a la espalda nos pusimos en marcha. Eran las 6:30 h. En media hora llegamos al ibón alto de Bagüeñola. Ya no había senda ni vimos mojones por ningún lado. Tampoco era muy necesario. A la derecha se veía claramente la estampa de las Forquetas, mucho más altiva y agreste desde este lado que desde el del collado de Eriste. Nosotros teníamos que girar a la izquierda por el desagüe del ibón y empezar a ganar altura por la pedrera. Al principio, además de las Forquetas, sólo se veía, hacia la izquierda, la Punta de Millaris y el Beraldi o Eriste Norte. Sus otros dos compañeros todavía tardaron un poco en dejarse ver. Sólo era cuestión de ir cogiendo altura. Cuando al final se abrió la panorámica nos dirigimos en diagonal ascendente a un punto entre el Eriste Sur y el Central en donde dejamos las mochilas. Desde ese punto nos dirigimos, atravesando un par de neveros, hacia el lomo sureste del Eriste Sur (ver foto). Ya en él transitamos con facilidad hasta encontrarnos con un farallón rocoso que nos iba a exigir hacer las primeras trepadas. No era complicado y lo superamos sin dificultad, situándonos en la parte final de la arista cimera. Llegamos arriba a las 8:15. La alegría de la primera cima se vio amortiguada por el hecho de que la visibilidad era muy reducida. Apenas tuvimos oportunidad de entrever el ibón Chelao, pero ninguna panorámica. Una pena, ya que dicen que las vistas desde este pico son inmejorables.

Como no veíamos nada y además hacía frío, nos bajamos enseguida, volviendo sobre nuestros pasos hasta las mochilas. Un trago de agua y a por el Central. Desde donde estábamos había que subir en línea recta hasta la base de la muralla. Desde lejos impresiona un poco, pero luego resultó ser la ascensión más fácil del día. Hay que coger una especie de corredor en diagonal hacia la izquierda que te lleva, casi sin tener que poner ni las manos, a la parte final. Son las 9:15, y aunque la nubosidad va y viene, nos vuelve a tocar cruz: el cielo cerrado sobre nosotros y la visibilidad, nula. Foto de cima y para abajo por el mismo sitio.

Más información de Gran Pico de Eriste  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo