904 montañeros on-line

(11,288 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"



¿Olvidaste la contraseña?


¿Todavía no eres usuario?
Darme de alta

Librería

Cossetània Circuits d'alta muntanya pel Pirineu Occidental catalá
Cossetània
13,00 €

Federació Terres de Lleida Turisme rural a les terres de Lleida
Federació Terres de Lleida
14,00 €

Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el L´Emperadora (1961 m) por PITOTE -- 16/04/2017
Vía: (Campelles-Pla de Prats) --
(290 visitas)
  • Hora de salida: 9
  • Hora de llegada: 12
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Muy facil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


L´Emperadora  (1961 metros)
null
null
Hoy he ido a recorrer la parte más elevada de la Serra de Montgrony, cuya principal cima, y la más alta, es el Costa Pubilla, que sobrepasa en muy poco los 2.050 metros de altura.
He intentado encadenar todas sus cimas, que rondan los 2.000 metros de altura, y están separadas por varios collados. Para ello he tomado como punto de partida, el refugio del Pla de Prats, situado no demasiado lejos del pueblecito de montaña de Campelles.
He ido hasta Ripoll y Ribes de Freser y, desde esta última población, he subido hasta el pueblo mencionado. Desde Campelles he cogido una pista cimentada que sale del mismo, hacia el otro costado. Aproximadamente después de unos tres quilómetros de recorrido encuentro una desviación hacia la derecha que, en forma de pista y sobrepasando al inicio un paso canadiense, sube hacia la zona de pic-nic del Pla de Prats, en donde se halla ubicado el refugio del mismo nombre.
Frente a esta zona llana que tiene, además del refugio, bancos, mesas, varias barbacoas y una fuente, he estacionado el coche. Pasan unos minutos de las nueve de la mañana.
Me arreglo convenientemente y comienzo mi andadura. No comienzo con demasiado buen pie, ya que al principio empiezo a caminar siguiendo la misma ancha pista por la que había subido, pensando en que voy bien. Al cabo de un rato miro mi mapa y veo que no tengo que ir por dicha pista. Vuelvo al principio. Ahora intento seguir otra pista que va hacia la izquierda. Tampoco lo veo claro. Finalmente me acerco al refugio donde veo algunas personas.
Les pregunto por la manera de subir hacia el refugio de La Covil y uno de ellos me dice que tengo que coger una desviación que, casi al lado del refugio, sube entre el arbolado, marcada con señales amarillas.
Ya la había visto pero la había obviado viendo que era muy precaria y que comenzaba con mucha inclinación. Sobre el plano parecía tener que ser una pista mejor.
Pero bueno, que le vamos a hacer. Lo importante es ir por el camino correcto. Dejo constancia en mi relato ya que puede ser importante para otros montañeros que quieran ir hacia la zona.
Comienzo, pues, la subida por la precaria pista que sale hacia la izquierda, unos veinte metros después del aparcamiento, marcada con rayas y puntos amarillos y que penetra en un tupido bosque de abetos, de porte majestuoso, con bastante desnivel.
Después voy siguiendo todo el rato las señales, siempre por ancho camino. Al cabo de un buen rato de subida encuentro una desviación, también en forma de pista, hacia la izquierda. Como que tiene puesta una marca en forma de cruz amarilla, la dejo y sigo de frente. Al cabo de otro buen rato dejo de nuevo otra desviación hacia la izquierda, esta vez en forma de sendero, que también tiene la cruz amarilla.
Sigo de frente un largo rato más hasta que el ancho camino acaba. Posteriormente entro en un estrecho sendero que sube decididamente entre el arbolado. Bastante arriba da un giro de casi 180 grados y llanea durante un cierto trecho, volviéndose de nuevo bastante ancho.
Al cabo de un rato más encuentro una especie de fuente en la que el agua sale de una manguera y es recogida en una serie de recipientes de metálicos, supongo que para que beba el ganado. El agua que mana de la manguera es de suponer buena.
Subo un rato más hasta que el ahora amplio sendero entra en una pista más amplia y de buen firme que supongo que viene del collado denominado Coll Pan. En la misma giro totalmente hacia la derecha y la sigo durante unos cuatrocientos cincuenta o quinientos metros hasta llegar frente al refugio libre de La Covil, precario edificio de piedra que, aunque abierto, no tiene demasiadas comodidades. Está situado a unos 1.770 metros de altura.
Desde el costado del mismo comienzo la subida hacia la cima que tengo a mi izquierda. No hay ningún camino marcado y, a la vez, hay muchos caminos. Se puede subir como se quiera ya que la ladera permite ir por cualquier sitio. Yo subo directamente, intentando ir lo más recto posible. En mi recorrido encuentro algunos tramos de sendero pero no vale demasiado la pena tomar ninguno.
Después de subir durante un buen rato, con bastante desnivel y encontrando aún algunas zonas con algo de nieve, llego a la zona superior en un punto en donde encuentro un enorme hito de piedras. Aunque pienso que es la cima, no lo es. Tengo que ir hacia la derecha y subir algunos metros más para encontrar el hito cimero. Llego, pues, a la cima de La Covil (2.001 mts.). Además de tener puesto el clásico montón de piedras tiene colocada una estaca de madera con su nombre y su altura escritos en un listón, también de madera. Debe de ser todo muy viejo, pues lo rotulado casi no se puede leer. En fin, me detengo un rato y saco algunas fotos.
Como que el día está espléndido a partir de aquí voy a tener durante casi todo el recorrido, a mi derecha y no demasiado lejos, la estupenda vista de todas las altas montañas del Pirineo oriental, con el Puigmal como centro, todavía bastante nevadas.
Yo, enseguida, comienzo el descenso hacia el collado que veo bastante por debajo. Tengo ahora frente a mí, bastante elevada, la cima del Costa Pubilla.
Bajo, pasando todo el rato al costado de un cercado de alambre, hasta el collado, conocido como Coll de Coma Ermada y situado a unos 1.875 metros de altura, y comienzo a subir por el otro costado, también al costado de una nueva cerca de alambre.
Después de un buen rato de dura subida alcanzo un pequeño promontorio a partir del cual el desnivel decrece. Después, en poco rato alcanzo mi segunda cima en el día de hoy. Estoy, ahora, en la cima conocida como Costa Pubilla (2.055 mts.), que también tiene el nombre de Cim del Pla de Pujals, supongo que en relación al amplio llano situado al sur de la misma, llamado Pla de Pujals y que la separa de otra pequeña cima, el Puig de Coma Ermada, y al que a la vuelta intentaré subir. Una cruz de hierro con su nombre y el del club excursionista que la colocó, un pequeño resguardo hecho con rocas con una imagen de la virgen en su interior y una placa en memoria de un montañero fallecido a un lado, y un extraño artilugio metálico junto al hito geodésico en el otro, conforman la cima, además del típico montón de rocas.
Aquí me detengo bastante rato. He tardado casi dos horas hasta esta cima. Encuentro a dos parejas en la misma, una de ellas con un gran perro. Les pido que me saquen alguna foto y, además, aprovecho para descansar un poco y comer algo.
Al cabo de un rato reinicio mi camino en dirección contraria a la que había venido. Primero subo y bajo un par de collados intermedios tras los cuales, y en poco menos de diez minutos, alcanzo una nueva elevación, el Roc dels Llamps (2.049 mts.), con un montón de piedras y un poste con el nombre de la misma en amarillo, a un costado, y otro grupo de piedras en forma de pequeño resguardo, en el otro.
Después, comienzo un largo descenso que me ha de llevar hasta un nuevo collado, éste bastante más profundo.
Al cabo de un buen rato de bajada llego al mismo. Es el collado conocido como Coll de la Bona, situado aproximadamente a unos 1.890 metros de altura y que tiene puestas algunas indicaciones sobre un poste de hierro.
Dejo el collado y comienzo a subir hacia una nueva cima, L,Emperadora. Subo directamente sin itinerario alguno. Al cabo de un rato de fuerte ascenso llego a una prominencia inicial situada a unos 1.940 metros de altura. Posteriormente, ya con menos desnivel, camino un buen rato más hasta alcanzar ahora la cima comentada, L,Emperadora (1.961 mts.), también llamada Cap de l,Emperadora.
Ahora me planteo si seguir hasta la cima del Pedra Picada, que veo bastante lejos todavía, frente a mí, o si volver. Como sea que el día es espléndido y voy muy bien de tiempo decido seguir.
Desciendo ahora hacia un nuevo collado, el Coll de Remoló, éste situado a una altura de más o menos 1.870 metros.
Posteriormente comienzo a subir de nuevo. La ascensión es bastante larga pero no demasiado inclinada, con algunos rastros de senda. Bastante adelante la senda se desdibuja y alcanzo un punto desde donde veo dos posibles cimas, una a cada lado.
Voy, primero, hacia la izquierda, en donde observo un enorme hito pétreo. Realmente no es todavía la cima, aunque la zona en la que estoy es bastante llana. Voy hacia la derecha, con una muy suave inclinación y por zona de pastos, hasta que veo, algo lejos aún y entre algunos árboles, lo que parece ser el punto más alto de la montaña. Así es. Llego ahora a la cima que lleva el nombre de Pedra Picada (2.006 mts.). Aquí encuentro a una pareja con un pequeño perro que me dicen haber subido desde el costado contrario.
Descanso un poco y saco algunas fotos. Además del consabido hito pétreo, sobre un palo de hierro hay colocado un martillo y una piedra frente al mismo, como si la golpeara. Bastante original.
Éste es el punto más lejano donde pretendía llegar hoy. A partir de aquí vuelvo sobre mis pasos.
Tal como he ido observando mientras iba por la parte superior del cordal, un precario sendero va recorriendo la sierra sin subir a ninguna de las cimas.
Es por eso que, una vez descendido el Pedra Picada, tomo este sendero y voy comenzando a faldear L,Emperadora por su izquierda. Después de sobrepasar el Coll de Remoló encuentro una sencilla surgencia de aguas que alimenta otro par de recipientes metálicos, también para el ganado.
Como que yo llevo bastante de la misma, no me detengo.
Después de un rato de andar por la ladera de la montaña llego de nuevo al señalizado Coll de la Bona.
Posteriomente comienzo a faldear el Costa Pubilla, esta vez por la derecha. Ahora encuentro un tramo más hollado, y en el que veo algunas marcas de pintura roja, supongo que bastante viejas ya que aparecen algo descoloridas.
A pesar de faldear la montaña, en general, va subiendo bastante. Al final voy a parar al llano comentado anteriomente, el Pla de Pujals, situado entre el Costa Pubilla y el Puig de Coma Ermada. Como que lo tengo relativamente cerca, aprovecho para dirigirme a esta última cima.
Sin demasiado desnivel voy subiendo hacia el promontorio, algo pedregoso, que tengo a mi derecha. Alcanzo el mismo en no demasiado tiempo. Estoy, finalmente, en el pequeño Puig de Coma Ermada (1.996 mts.). La cima tiene solamente colocada una escueta y pequeña cruz de hierro encima de un montón de rocas.
Algunas fotos de cima y a proseguir. Ahora comienzo a faldear, sin camino alguno, la ladera sureste del Costa Pubilla, en busca del Coll de Coma Ermada. Cuando llegue al mismo comprobaré que realmente existe un tramo de sendero bastante marcado que, desde el Puig de Coma Ermada baja hasta el mismo. De todas maneras el descenso que yo realizo, más directo, no tiene complicación alguna.
Una vez en el collado, sospeso la posibilidad de regresar al refugio de La Covil por la ladera norte de La Covil, pasando por el Pla Bigarrat y yendo a buscar la pista que va por detrás del refugio, para no subir de nuevo a la cima de La Covil.
Pero pienso en algunas veces que me he liado por no regresar por el mismo itinerario por el que había venido y, a pesar de tener que subir más de un centenar de metros más, decido subir de nuevo a esta última cima y descender por el mismo sitio que había subido.
Y así lo hago. Asciendo de nuevo La Covil y, después, comienzo el descenso directo por su ladera noreste hacia el cercano refugio.
Una vez en el mismo saco algunas fotos del refugio y de las nevadas cimas que tengo a la vista y me detengo un rato a comer un poco más. Posteriormente, comienzo el regreso definitivo, siguiendo las marcas amarillas, hacia el Pla de Prats.
Llego al mismo después de unas seis horas de andadura, habiendo realizado un desnivel acumulado que calculo en unos 1.050 metros.
Aquí, en el Pla de Prats, encuentro ahora bastante gente y la mayoría comiendo, no en vano son las tres de la tarde.
Tomo agua de la pequeña fuente que está frente al refugio, cojo el coche y me marcho en dirección a Campelles, donde en una plaza del pueblo me detengo un rato para comerme un bocadillo.
Después comienzo el regreso hacia Mataró.


Más información de L´Emperadora  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo