823 montañeros on-line

(11,361 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Peña Blanca (2367 m) por PITOTE -- 02/08/2018
Vía: (Col del Portalet) --
(59 visitas)
  • Hora de salida: 9
  • Hora de llegada: 12
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Muy facil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Peña Blanca  (2367 metros)
null
null
Croquis básico de la ascensión:

Aparcamiento El Portalet, 1.790 mts.-Punta Sur del Cuyalaret, 2.253 mts., 1,15 horas
Punta Sur del Cuyalaret, 2.253 mts.-Cuyalaret, 2.286 mts., 0,35 horas
Cuyalaret, 2.286 mts.-Pico de Àneu, 2.364 mts., 0,35 horas
Pico de Àneu, 2.364 mts.-Peña Blanca, 2.367 mts., 0,35 horas
Peña Blanca, 2.367 mts.-Pico de la Canal Roya, 2.345 mts., 0,45 horas
Pico de la Canal Roya, 2.345 mts.-Aparcamiento El Portalet, 1.790 mts., 1,45 horas

No hace demasiados días subí a dormir a Formigal para, al día siguiente, intentar subir a algunas cimas cercanas al Col del Portalet. Pude hacer algunas de ellas, pero el tiempo, había mucha niebla en las cumbres, no me dejó hacer todo lo que quería.
Ayer, después de pernoctar en Candanchú, estuve realizando algunas sencillas ascensiones por la zona de la estación de esquí de Astún y, cuando hube terminado, vine hasta Formigal de nuevo, con la intención de descansar y prepararme para hacer un recorrido hoy por esta zona. La distancia de Mataró hasta estos lugares es tan grande que he querido intentar aprovechar dos jornadas de montaña, ya que daban algunos días seguidos de buen tiempo.
Salgo de Formigal muy temprano en dirección al Col del Portalet, donde aparco el coche. Faltan algunos minutos para las ocho de la mañana cuando me preparo para la excursión.
Salgo de una altura aproximada de unos 1.790 metros.
Dejo el aparcamiento, atravieso la carretera y comienzo a subir por el otro costado. Obviando el sendero que da una pequeña vuelta, subo directamente por una zona de roquedo hasta reencontrar el sendero al otro lado. Qué diferencia la del día de hoy con el día que estuve por aquí hace poco. Hoy la visibilidad es total y no hay, de momento, ni una sola nube en el cielo. La única pega es que hace un calor sofocante, ya de buena mañana. Comienzo a seguir el sendero que recorre el valle por el que discurre el Ravin (río) du Portalet. El camino es muy claro, aunque en algún punto se desdibuja un poco. Además, hay bastantes hitos que remarcan la senda de ascenso y, en principio, no hay posibilidad de error.
De todas maneras, siguiendo los hitos, sin darme cuenta dejo la senda por la que hubiese querido subir, que asciende por el centro del valle de Àneu que, al volver, veré que está en un punto en donde se cruza el torrente del Portalet.
Sea como fuere voy subiendo, siempre siguiendo los hitos y muchos tramos de camino muy marcado. Tengo todo el rato, a mi izquierda, las moles de los picos por los que anduve el otro día, el Pène Mieytadère, la Campana d,Àneu y la cima de la Grallera, que observo recortados y majestuosos. Voy entrando poco a poco en un valle elevado situado a la izquierda de una amplia cresta que desciende del Cuyalaret. Después de una subida inicial por este valle bastante inclinada, más adelante el desnivel mengua y camino por una zona muy agradable y herbosa, relativamente llana. En su zona media encuentro a un numeroso grupo de caballos pastando. Paso cerca de los mismos, intentando no molestarlos, y sigo subiendo hasta alcanzar la zona de cresta. Situado en el amplio cresterío pienso que la elevación que tengo a mi izquierda es el Cuyalaret y la de mi derecha el Pico de Àneu. Además estoy convencido de que estoy en el Collado de Àneu. Craso error. No es así. De todas maneras voy hacia la izquierda y subo las pocas decenas de metros que me separan de la redondeada elevación que tengo cercana. En su cima hay un hito cimero formado por algunas piedras amontonadas. Como que después comprobaré que el Cuyalaret es la cima que tengo al otro costado doy como buena la cima realizada con el nombre de Punta Sur del Cuyalaret (2.253 mts.). Saco algunas fotos de cima y regreso al collado al que había llegado antes. Ahora comienzo a caminar hacia el otro costado. La cresta sureste del Cuyalaret es extremadamente pedregosa y afilada, difícil de subir. Algunos hitos y trazas de senda me encaminan hacia su derecha, faldeando un corto tramo de canchales, en dirección a un visible y enorme hito que observo en su ladera norte. Desde este punto, nuevas trazas de senda comienzan a recorrer dicha ladera norte, dando algunas lazadas por una zona muy sencilla. Subo, siguiendo pequeños hitos, hasta alcanzar la parte superior de la montaña. Estoy, ahora, en la cima del Cuyalaret (2.286 mts.).
Es en este punto donde me doy cuenta de mi error, pues observo el trillado camino que sube por al valle de Àneu, el cercano Collado de Àneu, muy marcado con varios esbeltos hitos, y la cima del Pico de Àneu, mucho más elevada que la que estoy ahora.
Me detengo poco. Comienzo enseguida el descenso hacia el Collado de Àneu, situado a una altura de unos 2.245 metros. En el mismo me detengo un buen rato y aprovecho para descansar y comer algo. Las vistas desde el mismo son fabulosas. Hacia el sur, muy por debajo, el Barranco de la Canal Roya, por el que discurre el GR11 que atraviesa el Pirineo, y el espléndido Pico de Anayet y sus cimas aledañas. Hacia el norte, el omnipresente Midi d,Ossau, visible durante todo el recorrido. Además de otra gran cantidad de montañas, más lejanas y difícil de enumerarlas todas.
La visión sobre el cercano Pico de Àneu, cuya cresta suroriental cae casi en picado sobre el collado es poco menos que fantástica. Imposible el ascenso por la misma. Mirando hacia su izquierda observo trazas de camino que se dirigen hacia el oeste en dirección a una inclinada ladera, herbosa en su inicio. Comienzo a subir por esta vertiente, siguiendo sendero e hitos, hasta alcanzar un hombro rocoso. A partir del mismo, el ascenso es directo y muy inclinado. En algún tramo incluso se vuelve algo resbaladizo. Ascendido este tramo, bastante largo, alcanzo la zona de cresta, justo en el punto en donde se halla un enorme hito pétreo. Ahora, hacia mi derecha, una pedregosa, descompuesta y corta ladera me lleva hacia la cima a la que me dirijo. En poco rato, utilizando un poco las manos, alcanzo la cima del Pico de Àneu (2.364 mts.), excelente mirador a todos lados. Después de las fotos de rigor vuelvo sobre mis pasos hasta donde está el gran hito de piedras. Ahora tengo ya a la vista, aunque algunas algo lejanas todavía, las cimas a las que me gustaría llegar. Me separan de las mismas algunos centenares de metros y una cresta no demasiado complicada, pero con bastantes subidas y bajadas intermedias.
Sin pensármelo demasiado me meto en faena. El tramo de cresta que va hasta el Peña Blanca es el más estrecho y delicado de traspasar. De todas maneras el sendero lo faldea por la derecha. Un poco más adelante el camino desaparece y recorro una inclinada vertiente pedregosa, al costado de dos estrechas elevaciones. Pasada la segunda reencuentro el camino y desciendo un corto tramo. Posteriormente, nuevamente comienzo a subir. Ya tengo cercana la próxima cima. Llego a la misma en poco rato. Estoy, ahora, en la cima del Peña Blanca (2.367 mts.).
Lo que me queda ahora hasta el Pico de la Canal Roya es un nuevo tramo de cresterío, éste bastante más alargado y con varias puntas intermedias, y siempre por senda. Es un recorrido monótono y largo. El sol ya hace rato que cae a plomo sobre mí. Es el segundo día de la ola de calor que han previsto para esta semana y no sopla nada de viento. Con paciencia, poco a poco, voy recorriendo la fácil cresta, hasta que alcanzo, al cabo de mucho rato de andadura, la cima del Pico de la Canal Roya (2.345 mts.). Llevaba la intención de llegarme hasta la Punta Bagüer, que no está demasiado lejos del punto en el que estoy y, al volver, dirigirme hacia la zona de los dos picos de la Gradillère, siguiendo la cresta que desde esta cima se dirige hacia el noreste, y descender por el otro costado buscando la manera de regresar al Col del Portalet, realizando una ruta circular. Pero como que ayer ya hice mucha montaña y voy algo cansado y el sol me está castigando bastante y, además, no sé si me sería fácil encontrar el itinerario de retorno volviendo por una zona desconocida, se impone en mí la sensatez y opto por regresar desde el Pico de la Canal Roya por el mismo itinerario por el que he venido, con la única salvedad de que procuraré bajar por al valle de Àneu, que está antes del valle por el que he subido, ahorrándome el Cuyalaret y efectuando un pequeño cambio de recorrido, pero éste sin posibilidad de pérdida alguna, ya que desde el Collado de Àneu se observa perfectamente la zona donde está el Col del Portalet.
Con todos estos pensamientos emprendo el regreso siguiendo el mismo recorrido, pero a la inversa, hasta el Collado de Àneu.
Después de un largo recorrido muy fácil, un poco antes del collado efectúo el vertical descenso del Pico de Àneu, que tiene un poco de miga. Ya en el collado encuentro a dos montañeros descansando. Después de saludarlos comienzo el descenso por el valle de Àneu, siguiendo marcado camino.
Bastante abajo el hollado sendero tiende a perderse, pero la dirección está clara en todo momento. En este descenso encuentro a varias clases de animales pastando por la zona. Ovejas en la parte más alta, que intentan esconderse tras algunas rocas del fuerte sol que les cae encima. Varios caballos en la zona intermedia. Y ganado vacuno en la parte más baja, y nuevos rebaños de ovejas, algo más alejadas pero en gran número. Desde un cierto punto del descenso comienzo a encontrar ya la parte superior del torrente del Ravin du Portalet que lleva agua hacia los llanos inferiores, y sigo el mismo durante bastante rato. Me queda muy poca agua, llevaba un litro y medio pero el calor me ha hecho beber bastante, pero la sola idea de coger agua del torrente con la cantidad de animales que campan por la zona me pone medio enfermo. No es en absoluto recomendable. Apuro la que me queda mientras recorro la parte baja del valle. En un determinado punto observo la intersección de caminos en la que hubiera tenido que ir hacia la derecha para dirigirme al Collado de Àneu y lo memorizo para otra posible ocasión.
Finalmente, recorro los llanos inferiores, ya cerca de la zona donde está el aparcamiento y las instalaciones del Col del Portalet, encontrando a algunos turistas que se recrean disfrutando de la zona.
Después, enseguida llego al aparcamiento. Cansado y acalorado, pero relativamente contento.
Han sido casi cinco horas y media de recorrido y unos setecientos cincuenta metros de desnivel acumulado.
Me arreglo un poco y vuelvo hacia mi hotel en Formigal, pasando una nueva noche en el mismo para regresar hacia Mataró al día siguiente de buena mañana.

Más información de Peña Blanca  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo