303 montañeros on-line

(11,288 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Peña Vallegrull (1225 m) por klaus -- 22/10/2017
Vía: (Herrán) --
(55 visitas)
  • Hora de salida: 10
  • Hora de llegada: 18
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Muy facil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Peña Vallegrull  (1225 metros)
Croquis Sui Generis
Croquis Sui Generis
Buena excursión para conocer rincones atractivos del parque natural de Valderejo. Partiendo desde el pueblo burgalés de Herrán se entrará en el desfiladero del río Purón, seguramente el lugar mas frecuentado y popular de la zona, con ánimo de realizar un bucle circular para ascender al panorámico pico de Santa Ana. Luego se visitará la aldea deshabitada de Ribera, de la que sobresale su iglesia de San Esteban de construcción románica y con unas pinturas murales en su interior muy interesantes y de estilo gótico. El recorrido se puede alargar hacia el norte, a través de un largo tramo de pista que no se hace aburrido por la compañía del bosque, con objeto de ascender a la muralla de la Peña de Vallegrul, morada de buitres y atalaya de paisajes dilatados hacia las sierras de Burgos y Álava. En resumen, una jornada larga de andar pero sin asperezas por la buena traza y señalización de los caminos.

DATOS TÉCNICOS:
-inicio, Herrán a 600 metros de altitud.
-duración, 6:30h en total.
-desnivel, 800 metros de subidas y bajadas.
-Pico de Santa Ana a 1039m; Peña Vallegrul a 1221m.

DESCRIPCIÓN:
en Herrán nos recibe un aparcamiento grande que en este día laborable de entre semana se hallaba por completo vacío. La amplitud del parquin indica la generosa afluencia de visitantes en jornadas de asueto o festivas, dada la popularidad ya comentada del paseo por el interior del desfiladero del Purón. Varios paneles de información sobre el parque natural de Valderejo y sus rutas instruyen al visitante que tiene dos opciones para empezar la excursión, o tomar un vial asfaltado que circunvala los huertos del pueblo por el lado este, o casi mejor dirigirse al interior de Herrán, callejear entre sus casas y subir hasta la iglesia de Santa Águeda. Junto a la misma se desciende por un carril hasta la orilla del Purón donde veremos unos carteles que anuncian la proximidad de la foz. Será un llaneo breve que deja un primer merendero al costado y llega a la valla que sirve de entrada al desfiladero y a su vez de barrera al paso de vehículos.

P1150207


P1150208


P1150213


Tras superar la cancela se accede a una angostura del barranco escoltada por las murallas de la sierra, el cañón de las puentes, un paso estrecho y airoso donde asomarse al pretil a fin de ver cómo el agua se introduce por una cavidad subterránea bajo el arco de piedra del puente. Según indicios debía existir otro anterior de época romana pues a través del desfiladero cruzaba una calzada entre los valles de Tobalina(Burgos) y el de Valdegovia, en Álava.

P1150214


P1150216


Nada mas cruzar el puente un desvío marcado invita a conocer las ermitas rupestres de San Roque y San Felices. Varios paneles detallan apuntes históricos y de construcción de estos templos arcaicos, de los mas antiguos de la provincia burgalesa ya muy cerca del límite con Álava. Bajo la peña que resguarda el edificio y le sirve de pared sur se accede a un interior sobrio y exento de decoraciones, labrado en sucesivas etapas y todavía con uso litúrgico a principios del siglo pasado a tenor de lo escrito en los carteles.

P1150226


P1150223


P1150224


P1150222


Como se ve la ruta engloba elementos ricos en historia, cultura, y naturaleza, a sumar al entretenimiento inherente de cualquier salida montañera. La pista deja otro merendero al lado y se convierte en senda bien definida con pendiente en subida. Así entramos en el límite del parque natural como indica un panel de madera, llegando en breve a una intersección de caminos.

P1150221


P1150227


P1150232


A la altura del poste indicador habrá que decidir el rumbo a seguir. Este día, quien sus escribe, prefirió dejar para la vuelta el camino que se interna en el desfiladero del Purón, mas tranquilo y sosegado, e iniciar la subida al pico de Santa Ana aprovechando las fuerzas a estrenar de la mañana. Salimos por lo tanto del curso del barranco mediante una rampa pedregosa y aledaña a un cantil rocoso, preámbulo de las cuestas venideras por un camino bien labrado con defensas y muretes de piedras.

P1150228


P1150235


P1150238


A medida que la senda cobra altura se obtienen vistas agradecidas al tajo de la sierra por el que hemos penetrado en Valderejo, con los chopos pintados de ocres otoñales y las mas feas torres de alta tensión. Entre enebro, coscoja, sabina y encinas, el camino enlaza con una trocha de mayor anchura en un curva cerrada y toma rumbo norte. Una recta en ascenso nos dejará en la plana del collado de Santa Ana.

P1150239


P1150243


P1150246


Al llegar al collado de Santa Ana apareció un todoterreno de forestales empleados en balizar una carrera de montaña. En la foto superior se distinguen las cintas colgadas sobre arbustos y ramas, adornos a sumar en esta fecha a las numerosas señales sobre los caminos de la zona. En concreto, el poste indicador del collado marcaba la senda del pastoreo hacia Villafría de San Zadornil, otra flecha señalaba el camino que continúa recto en dirección a Ribera,y por último la vereda favorable a nuestro inmediato propósito de subida al pico de Santa Ana.

P1150250


P1150280


Unos quince o veinte minutos cuesta subir a la cumbre del Santa Ana gracias a un sendero marcado en toda su longitud por mojones de piedras y bolos pintados de amarillo. La vereda asciende a empalmar con la trocha de acceso a las torres eléctricas, dejando una primera a mano derecha y llegando a la base de la siguiente. Desde allí comienza el repecho final y empinado al pico, algo vestido de matorral de bojes y carrascas, con un par de resaltes mas inclinados donde apoyar la mano, pero sin complicación reseñable se alcanzará la airosa cima.

P1150255


P1150256


P1150259


P1150261


Un buzón y placa decoran la cima del pico de Santa Ana, en una balconada de primera hacia los campos del pueblo de Ribera donde sobresale la espadaña de su iglesia.

P1150264


P1150271


P1150265


El panorama se extiente a otras elevaciones notorias que despuntan en el horizonte, como el Umión y la sierra de Tesla en la provincia de Burgos, y otros picos mas distantes que no acierto a identificar. A cambio se distingue con claridad el precipicio al desfiladero del Purón, escoltado por el alargado contrafuerte de la Peña Vallegrul.

P1150275


P1150276


P1150267


Recreada la mirada toca descender por el mismo camino hasta el collado de Santa Ana. Haremos caso al indicador que marca la dirección a Ribera, mediante una sendero balizado con estacas y pinturas amarillas que atraviesa un pequeño llano de hierba, salta una portilla ganadera y se adentra en el bosque de pinar.

P1150282


P1150283


P1150284


Vamos en paralelo a la alambrada de espino, bajo la umbría fresca del pinar, a través de un camino nítido que resuelve una encrucijada de trochas mediante las balizas de pintura amarilla. Así se desciende al lindero de campos del entorno de Ribera donde suele haber fauna mas o menos domesticada.

P1150286


P1150287


P1150292


P1150294


No hará falta meterse por lo sembrado de los campos, si lo hubiera o lo hubiese, pues el camino discurre por la linde de unión entre los prados, bajo la fronda de quejigos y superando un vallado ganadero. La ermita de Ribera se alza como un faro a nuestro andar mientras vadeamos un arroyo de caudal escaso y afluente del Purón.

P1150295


P1150297


P1150301


Antes de entrar en el pueblo derruido de Ribera volví a tener un encuentro con los forestales vistos en el collado de Santa Ana. En mente llevaba una alternativa selvática y poco clara de ascenso al Vallegrul por su cordal este, con la dificultad de meterse en una emboscada según todos los pronósticos, aunque en alguna página de la internete se describía con éxito esta variante. A mi pregunta sobre el particular, la guarda terminó la animada conversación con la sentencia de que semejante aventura era un suicidio, palabras textuales y supongo exageradas para reprimir ipso facto cualquier amago expeditivo del inconsciente turista. Después, al coronar la Peña de Vallegrul vi un cartel que impedía el paso por ese tramo de cresta, con motivo de preservar la tranquilidad y el reposo de los buitres que anidan en las oquedades de la roca, pero se agradece el tinte dramático y peliculero del funcionario público a mayor enaltecimiento del Valderejo salvaje.

P1150306


P1150310


Lo salvable y medio intacto de Ribera se concentra en el altozano de la iglesia, con detalles de su origen románico como la portada de columnas y capiteles esculpidos. Se le puede dar la vuelta para así detenerse al pie de la espadaña de aspecto gótico y observar otros adornos en su fachada. Pero quizás lo mas sorprendente esté en la nave interior a la que se entra por una jaula de barrotes como si estuvieras en el corredor de una prisión. Al fondo, en las paredes de la cabecera se descubrieron hace décadas unas pinturas murales de estilo gótico representando escenas de la biblia, como la expulsión de Adán y Eva del paraíso, ángeles, y otras mostrando a una serie de jueces o sabios en el friso superior. Una obra pictórica no por entero al descubierto que necesitaría de un armazón mas consistente, la iglesia está en proceso de derrumbe, a fin de salvaguardar un conjunto tan lucido y armonioso a la vista.

P1150313


P1150315


P1150318


Tras la preceptiva visita a la iglesia desandamos el camino hasta la pista, con intención de seguir las indicaciones a la senda del Vallegrul, la Vallegrull Bidea que según reza el cartel dista 5,3 kilómetros y supone hora y media de recorrido hasta la cima de la Peña. Tiempo bien estimado para un trayecto que discurre en su primera parte por el carril foresta, y que después de superar una cleta de ganado se introduce en el bosque. Al comienzo hay un panel de madera que refiere la prohibición de entrar a la pista en el periodo comprendido entre Enero y Agosto, por respetar la cría de los buitres.

P1150327


P1150329


P1150333


El largo recorrido por la pista hacia la falda este de la Peña Vallegrull puede desanimar a mas de uno, pero luego el trayecto resulta ameno y agradable ante la variedad de especies del bosque y su permanente umbría de pinos, roble, acebo, y hayas que en esta fecha ponían una nota de color otoñal.

P1150418


P1150420


P1150339


La subida por la pista se mantiene constante, alternando cuestas de buena pendiente con otros tramos mas livianos, bajo las estribaciones norteñas del Vallegrull. Una nueva cleta de ganado, que siempre debemos cerrar a nuestro paso, nos saca a una curva cerrada donde se alzan unos pinos de alta copa y el lecho de una barranquera que invita a atajar hacia el cordal de la Peña. La vegetación parece espesa y mejor asegurar el rumbo yendo recto y en subida por el carril, hasta alcanzar una especie de collado en una intersección de caminos.

P1150342


P1150415


P1150412


En la meseta a la que accedemos convergen varias caminos desde Villamardones y el observatorio de aves del Cubo, otro ramal viene de la ermita de San Lorenzo y Lalastra, y nuestra senda marcha decidida hacia la loma del Vallegrul. Una rampa sostenida entre matas de enebro y paisaje dilatado a vencer con comodidad.

P1150352


P1150350


Una alambrada recorre la amplia falda de la Peña por el extremo mas cercano a los precipicios del valle, con una portilla abierta en la que cambiar de lado si vamos por la izquierda del vallado. Queda una cuesta final por terreno cada vez mas rocoso hasta ganar la antecima o cota occidental de Vallegrul, ligeramente mas alta que el vértice geodésico situado doscientos metros más allá.

P1150407


P1150360


P1150361


La corta distancia hasta el pilón del vértice anima a seguir la marcha, tomando precaución en las asomadas al vacío de los acantilados y con la gozosa satisfacción que dejan siempre estos paseos por el borde de una cresta. El tramo mas airoso de toda la excursión.

P1150362


P1150364


P1150369


Otro panel informa sobre la prohibición de continuar la andadura por arriba de la cresta, esta vez sin especificar fechas y con intención de preservar el hábitat de los buitres, así que nos conformaremos con pasear la mirada por los relieves abruptos de Valderejo y montañas colindantes.

P1150385


P1150393


P1150372


P1150381


P1150386


Admirado el paisaje y jugando a adivinar el nombre de cumbres, montañas, y pueblos, o tan sólo disfrutando del solaz y el aire fresco de la sierra, habrá que tomar la triste decisión de volver, en este caso de desandar todo el camino recorrido hasta estar de nuevo en Ribera. Por suerte todavía resta la parte final de la excursión, llena de interés y disfrute por internarse en las angosturas del desfiladero del Purón. Un merendero de bancos y mesas de madera, junto a una portilla y paneles de información sobre la historia de Ribera, preceden a un relajado llaneo a través de un campo grande y con vistas al escarpado pico de Santa Ana ascendido a la mañana.

P1150348


P1150427


P1150435


P1150431


Otra puerta de maderos da entrada al paraje mas popular y concurrido de Valderejo, como demuestran la existencia de unos peldaños de madera y demás aditamentos nada mas entrar en el desfiladero, a fin de adecuar las rugosidades del camino a la suficiencia de cualquier turista. El tajo estrecho junto al cauce transparente del Purón crean un ambiente acogedor y rupestre que agradará al mas escéptico.

P1150441


P1150444


P1150447


Después de atravesar un tajo vertical sale por la izquierda una escalera con barandilla de agarre que desciende fuerte a la orilla del río. Corto desvío a fin de admirar un rincón apacible del desfiladero, con badina y salto de agua de caudal variable.

P1150449


P1150451


P1150455


Siempre con tendencia a bajar, y luego de un tramo en repisa, el camino cambia de margen gracias a un puente ancho con barandas de maderos. La siguiente angostura del barranco representa quizás el momento culminante del desfiladero, dada la estrechez del paso con las paredes verticales a punto de tocarse.

P1150459


P1150461


P1150464


Atravesar el desfiladero resulta un ejercicio mas breve de lo esperado, acaba por desgracia pronto y las laderas del barranco se abren vestidas de pinar y escarpes de roca dignos también de alabanza. El camino acompaña al rumor del Purón que mas abajo forma la cascada de la Chorrota, visible desde un recodo de la senda, teniendo delante la raya o crestón alargado de la sierra de Arcena. En un jesús estaremos de vuelta en la intersección conocida de la mañana, la Santa Ana bidea, quedando el último trecho al aparcamiento de Herrán para finalizar esta variada y completa excursión por el interior de Valderejo.

P1150469


P1150474


P1150477


Como suplemento cultural y turístico a la excursión, para redondear la jornada y en caso de ir con tiempo de sobra, se aconseja la visita a la insigne localidad de Frías. Un viaje de veinte minutos por carretera desde Herrán con la ilusión de conocer o revisitar esta ciudad burgalesa con aspecto de fortaleza medieval, para darse un garbeo por sus calles y tomar un piscolabis reconstituyente. Destacan el puente de numerosos arcos y torre central, el castillo edificado en lo alto del risco que domina la villa, y las casas colgadas sobre la muela rocosa. Una pocholada.

P1150490


P1150496


P1150508








































































Más información de Peña Vallegrull  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo