613 montañeros on-line

(11,288 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Puig Oriental de Coll Roig (2804 m) por PITOTE -- 07/08/2017
Vía: (El Passet-Bac de Collroig) --
(401 visitas)
  • Hora de salida: 8
  • Hora de llegada: 11
  • Meteorología: Nublado
  • Dificultad: Facil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Puig Oriental de Coll Roig  (2804 metros)
null
null
Canchales, rocas, piedras, grava, tierra…, una enorme ladera repleta de todos estos elementos es lo que me encontrado hoy en la subida a los picos de Coll Roig, el oriental y el occidental.
Para subir a estos picos he partido del aparcamiento situado después del lago y presa de El Passet, en la francesa población de Porté-Puymorens.
He ido hacia Puigcerdà, he entrado en Francia y, un poco antes de Porté-Puymorens, he cogido un ramal con la indicación de Massif du Carlit, par le Lanous, o sea, hacia el Carlit por el Estany de Lanós. Es una ruta asfaltada y muy frecuentada por turistas.
Pasado el Estany de El Passet he continuado un rato más hasta encontrar una zona de aparcamiento, al final de la estrecha carretera, donde he dejado el coche. Pasan unos minutos de las ocho y media.
Me arreglo y comienzo a caminar en dirección sur. Estoy a una altura aproximada de poco más de 1.700 metros.
Enseguida encuentro un ancho puente de madera por el que paso por encima del Rec de Lanós, caudaloso torrente que baja de las cercanías del Estany de Lanós.
Atravieso el mismo y sigo por una especie de pista durante unos minutos. Poco después encuentro una desviación hacia la izquierda que me marca la ruta hacia el Estany de Lanós y el Estany de Font Viva, siguiendo la ruta denominada Chemin des Ingenieurs, o sea, Camino de los Ingenieros, que supongo fue utilizado durante la construcción de la presa del Estany de Lanós.
Ahora prosigo por ancho camino, en dirección hacia el este. El sendero está muy marcado y avanza mucho rato sin ganar apenas desnivel, realizando algunas pequeñas subidas y bajadas.
Atravieso algunos muros de piedra seca, de poca altura, y algunos torrentes que bajan desde las partes altas de la montaña.
Es un recorrido bastante largo. Después de una media hora de caminata alcanzo una amplia zona llena de árboles caídos y secos, supongo que a causa de algún desprendimiento de nieve.
En este punto encuentro una importante desviación. De frente, el sendero prosigue hasta el Estany de Font Viva. Hacia la derecha, otro camino se dirige hacia el Estany de Lanós. Éste es el que yo cojo. En una enorme piedra de granito, pintadas en amarillo, están las indicaciones.
Ahora el camino comienza un suave ascenso, dando algunas amplias lazadas, por una vasta ladera llena también de árboles caídos y de otros, mayoritariamente pinos, que comienzan a crecer.
La subida es muy agradable. En la parte superior prosigo por el sendero, que ahora llanea durante bastante rato. Después de un cierto tiempo alcanzo una especie de promontorio rocoso, frente al cual el sendero da un ligero rodeo para subir posteriormente al mismo ya en su zona final.
Después sigo llaneando un rato, entre zona de bosque, hasta alcanzar después de un buen rato de andadura un amplio rellano verde, en el cual se halla ubicada la pequeña cabaña-refugio de Coma Joan, situada a unos 2.045 metros de altura, que encuentro cerrada.
Me detengo un rato a descansar y a comer un poco.
Posteriormente continúo mi camino. Ahora entro en una zona llena de grandes rocas por la cual el camino pasa muy bien acondicionado. Al final de esta zona rocosa, el camino gira hacia la derecha comenzando una nueva subida. Es en este punto que encuentro la desviación hacia la zona de valle del Bac de Collroig.
Siguiendo algunos pequeños hitos, comienzo a subir por un precario sendero por el centro de una amplia canal herbada, todavía entre el bosque. El desnivel aumenta bastante. En su parte superior nuevamente disminuye la inclinación y la canal se abre. Voy avanzando entre un bosque de pinos, con cada vez menos arbolado.
Ahora prosigo durante mucho rato por esta zona, alternando zonas algo boscosas con otras de pastos. Algunos hitos, aunque algo separados, me orientan en mi camino. Si no fuera por los mismos, el recorrido sería algo más complicado y perdedor.
Ya voy viendo, aún algo lejana, la zona por la que tendré que comenzar a subir hacia el Coll Roig occidental, el que queda entre los dos picos de Coll Roig, muy vertical y elevada y llena completamente de pequeños canchales. El panorama no es muy alentador. Para colmo, por las partes altas de la montaña retazos de nubes blanquecinas van y vienen tapando bastante la zona.
A mi izquierda veo cada vez mejor la Serra de les Xemeneies, con sus dos importantes cimas, el Puig de la Serra de les Xemeneies y el Pic de les Xemeneies, separadas por un marcado collado.
Y ya en la parte superior del Bac de Collroig, por la que he circulado ya sin itinerario ni marca de ninguna clase, comienzo a encontrar las primeras zonas de canchales. Comienzo a subir por las mismas, recorriendo una ladera formada por pequeñas rocas, al principio sin demasiado desnivel.
Después, el desnivel aumente ostensiblemente y mi progresión se ralentiza y complica. En algún momento doy algún pequeños resbalón debido al mal terreno. Ya bastante arriba, y pasándolo bastante mal, opto por ir a buscar un alto espolón rocoso que parte la ladera en dos partes, para ver si puedo ir mejor por encima del mismo. Tengo que encaramarme a una pequeña cresta ascendiendo la misma por una zona muy inclinada, en la cual la roca es muy mala y está muy descompuesta.
Poco a poco llego arriba y continúo por su amplio filo, por el cual camino más fácilmente.
Este tramo no es demasiado largo y enseguida llego a su fin. Ahora ya no veo nada que me pueda ayudar.
Sin pensármelo demasiado comienzo a subir lo que me falta directamente. El desnivel aquí es aún más fuerte. Es una larga pala, rocosa y descompuesta, que parece no tener fin. Me lo tomo con mucha calma. Intento ir tranquilo y despacio. Tras un buen rato de duro ascenso, descansando de tanto en tanto en alguna roca un poco grande, alcanzo una zona algo menos inclinada, muy cerca ya del hito de piedras que marca el centro del collado.
En pocos minutos más alcanzo el mismo, el Coll Roig occidental, situado a una altura aproximada de unos 2.725 metros. Desde mi salida hasta aquí he empleado unas tres horas.
Las nubes campan a sus anchas. Al costado contrario, el Estany de Collroig ni se ve.
Descanso un buen rato sentado en el collado. Ya tengo las dos cimas de Coll Roig, aunque algo cubiertas, a la vista.
Al cabo de un rato comienzo la subida hacia el Pic de Coll Roig oriental, que es el que en estos momentos está más despejado. Son solo unos ochenta metros de desnivel, muy fácil, que tengo que salvar, lo cual realizo en poco más de diez minutos. Estoy, ahora, en el Pic de Coll Roig oriental (2.804 mts.), que tiene puesto un enorme montón de piedras en su cumbre. Las vistas son más bien pocas. La Serra de les Xemeneies se ve bastante bien y, algo difuminada, también se observa la zona cimera del Carlit. El Puig de Font Viva, los dos Coma d,Or y el Puig Pedrós de Lanós aparecen semicubiertos en la lejanía.
Saco algunas fotos de cima y comienzo el regreso hacia el collado intermedio. La cima occidental, que durante la subida a la oriental había permanecido casi todo el rato oculta, ahora parece querer destaparse. Afortunadamente es así. Sin dilación, comienzo su ascenso. Ahora tengo que salvar algo más de desnivel, unos 120 metros, pero igual de sencillo que su pico gemelo. En unos quince minutos me planto en la cima. Estoy, ahora, en el Puig de Coll Roig occidental (2.833 mts.). En la misma un hito de piedras algo más pequeño que en la cima oriental y un pequeño semicírculo, también de piedras, a modo de precario cobijo.
Aprovechando que hay algo de visibilidad me acerco hacia el otro costado para ver la posible continuación hacia el Pic de les Toses y el Pic de Bena. La cresta entre ambos se ve fácil y amplia, pero el descenso desde donde estoy hasta el Pic de les Toses es muy abrupto, recortado y vertical. Aunque había pensado en la posibilidad de ir hacia los mismos, el complicado recorrido y la poca visibilidad que queda de vez en cuando, me hacen desistir de continuar.
Una vez he descansado un poco y he comido algo más, comienzo el descenso de nuevo hacia el collado intermedio.
En algún momento de la bajada el Estany de Collroig se destapa un poco, con lo que aprovecho para sacarle algunas fotos.
Ya en el collado, me armo de coraje y comienzo el abrupto e inclinado descenso. Camino sin dirección alguna, guiándome por mi intuición. En algún punto el resbalón está asegurado. Voy clavando los talones, manteniendo lo mejor que puedo el equilibrio y voy intentando dirigirme hacia el espolón rocoso que había utilizado en la subida.
Después de mucho rato de vertical descenso alcanzo el mismo. Ahora prosigo por su parte superior hasta la zona en la que antes había subido al mismo, la más descompuesta. Un poco antes observo una canal que baja hacia el costado contrario y que parece algo más practicable. Después de estudiármela un poco, opto por bajar por la misma. No sé si gano algo o no, pero ya estoy en faena. Es también muy vertical pero menos pedregosa que lo pasado hasta ahora. Contrariamente, hay más zonas de tierra. Como que debe de haber llovido el día anterior la tierra está algo húmeda y me facilita el descenso. Sea como fuere, no tiene nada de fácil. Después de un buen rato más de progresión alcanzo ya las primeras zonas con algo de hierba.
Ahora avanzo mucho mejor en dirección al centro del valle.
Pasado un buen rato más comienzo a atisbar algún hito. Comienzo a seguir los mismos y voy bajando en dirección a la cabaña de Coma Joan.
Llego a dicho refugio y descanso de nuevo un rato.
Después, prosigo de regreso por el ahora ya conocido sendero. Alcanzo la zona de los viejos árboles arrancados y desciendo hasta encontrar de nuevo el camino que se dirige hacia el Estany de Font Viva.
Giro hacia la izquierda y sigo llaneando, pasando por la zona de torrentes, por la zona de los pequeños muros de piedras y, finalmente, alcanzo la parte de pista.
Después, sigo la misma hasta encontrar el Rec de Lanós, el cual vuelvo a cruzar mediante el puente de madera. A estas horas, son casi las tres de la tarde, la zona está llena de caminantes y turistas, algunos de ellos remojándose en el curso de agua.
Poco después alcanzo el aparcamiento.
Me arreglo y comienzo el regreso. Hoy calculo haber efectuado unos 1.300 metros de desnivel acumulado y unas seis horas y media de recorrido.


Más información de Puig Oriental de Coll Roig  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo