367 montañeros on-line

(11,361 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Punta Acuta (2247 m) por ItxasArgia -- 30/07/2012
Vía: (Refugio de Goriz-Torla) --
(2537 visitas)
  • Hora de salida: 8
  • Hora de llegada: 15
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Bastante facil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Ver panorámicas
Cargando...
Loading


Punta Acuta  (2247 metros)
Monte Perdido no es solamente la emblemática montaña que le da nombre. Es todo un macizo donde están concentradas veintidós cimas oficiales de más de tres mil metros, multitud de dos miles, valles como los de Pineta, Ordesa, el cañon de Añisclo... Hay suficiente terreno para hacer montaña, alta montaña, escalada, senderismo, dominguerismo....., de todo un poco.

Nosotros, que nos autodefinimos como “pisapraos avanzados”, solemos realizar visitas a las montañas que tienen ciertas dificultades pero sin llegar a ser demasiado problemáticas. Este verano nos propusimos visitar unas cuantas cimas de este tipo en este sector de los Pirineos. Escogimos como núcleo central las montañas del norte principalmente, las que conforman el circo de Gavarnie.

En verano disponíamos de unos días para hacer una incursión y, durante el invierno, fuimos preparando una salida montañera que tuviera cierta categoría. Además de las cimas queríamos incluir algo diferente como una ruta o paraje importante del macizo. Cada uno fuimos aportando algo y pensamos en los distintos circos, fajas, parte de los Gr y Pr... Metimos todo ello en una coctelera y nos salió un “churro” bastante majo y factible a la hora de llevarlo a cabo; una gira de tres días con salida en la Pradera de Ordesa y fin en el centro del pueblo de Torla, visitando trece tres miles oficiales, uno oficioso, el circo de Cotatuero, las fajas de las Flores y la de Pelay para terminar bajando por la sierra del Balcón hasta Torla. Sobre el papel había quedado bastante bien.

El primer días saldríamos desde la Pradera, subiríamos los Gabietos y el Taillón y llegaríamos hasta la zona de la brecha de Rolando donde vivaquearíamos la primera noche. El segundo día realizaríamos las cimas propias del circo de Gavarnie y llegaríamos hasta Góriz donde podríamos cenar caliente en el refugio y dormiríamos en el exterior. El tercer día, desayuno en el refugio y caminata hasta Torla.

Para comer deberíamos llevar lo suficiente para los tres días excepto la cena del segundo y el desayuno del tercero. El tema del agua era un poco más problemático. No habría ninguna dificultad en Ordesa, pero en la zona de la brecha de Rolando es un poco más comprometido. Pensamos que habría algunos neveros y, como última posibilidad, podríamos bajar hasta el refugio de Sarradets. La de bajar unos cuarenta y cinco minutos hasta el refugio no era la idea más estimulante pero si nos veíamos en apuros no tendríamos más remedio. En el refugio de Góriz ya no sufriríamos este problema.

En Torla, lugar de partida y llegada, buscamos un lugar para dormir. Vimos en los medios el refugio Lucien Briet y nos pareció perfecto. Con bastante tiempo de antelación realizamos la reserva correspondiente y no tuvimos mayores problemas.

El día 27 de Julio viajamos a Torla y nos alojamos en el refugio. Al día siguiente desayunamos muy temprano y tomamos el autobús de las siete de la mañana que nos llevaría hasta la Pradera de Ordesa para dar comienzo a nuestro periplo montañero.

28 de Julio de 2012.

07,30 h.: Salida en el aparcamiento de La Pradera (1.270 m). Tomamos la amplia pista del GR en dirección E, hacia el fondo del circo de Soaso. A los cinco minutos aproximadamente llegamos a una bifurcación de caminos. Dejamos la amplia pista y tomamos una pista secundaria hacia el N (izquierda), siguiendo las indicaciones de un cartel de “Circo de Cotatuero...”

El pista se vuelve senda y se introduce en un cerrado hayedo que asciende por el barranco de Cotatuero. El camino va subiendo sin prisas pero sin pausas. La ascensión no es dura pero no da tregua aunque la caminata se hace bastante llevadera. El único problema es el peso de las mochilas.

08,15 h.: Refugio/abrigo (1.640 m). Una pequeña chabola que lo mismo puede servir para dormir como para guarecerse de un chaparrón. Los pinos ya han dado paso a las hayas que van quedando en las cotas más bajas. La senda va realizando algunos zigzag que hacen que la ascensión sea bastante cómoda.

08,40 h.: Clavijas de Cotatuero. Llegamos al primer contrafuerte de las clavijas. Una marcada canal vertical es la primera parte de las mismas. Tras ascender unos metros las clavijas se vuelven horizontales y unos metros más adelante realizan una pequeña subida de un par de metros en oblicuo. Es la zona más complicada de las clavijas ya que en algunos momentos hay que caminar poniendo las manos y los pies sobre las clavijas y en otros momentos se pisa sobre roca. Finalmente las clavijas vuelven a orientarse en vertical para dar paso a la zona alta del contrafuerte, bajo la cascada de Cotatuero. En esta época del año cae agua a raudales y el lugar está impresionante, precioso de verdad.

Con respecto a las clavijas, indicar que, en condiciones normales son fáciles, aunque es otro cantar si se sufre de vértigo. Tanto la zona de las clavijas que hay que pisar como el cambio de nivel inclinado, son bastante impresionantes y el patio que queda bajo nosotros es muy profundo. En cambio, la zona donde se pisa la roca da más seguridad. Lo mejor es no mirar hacia abajo. Nosotros, como ya veníamos preparados, nos colocamos los arneses y los correspondientes disipadores que nos dieron muchísima seguridad y mitigaban el miedo que pudiéramos tener. A lo largo de todo el recorrido de las clavijas también está colocada una línea de vida o de seguridad donde se pueden enganchar los disipadores.

Decíamos que ya habíamos llegado al pequeño plano de la cascada de Cotatuero (1.900 m). Se trata de un paraje idílico donde destacan el verde de la hierba y la gran cantidad de agua que cae por la pequeña cascada. Nos tomamos nuestro tiempo para recoger los arneses, comer algo y abastecernos de agua.

09,15 h.: Nos ponemos en movimiento y subimos en sentido ONO, para ir buscando la faja de Las Flores. El riachuelo y la cascada van quedando bajo nuestros pies. Si miramos al norte la estampa que se nos presenta es de las más bellas de este macizo. Podemos ver el Taillón, la brecha de Roland, Casco.... Al oeste las Treserols..., pero de momento nos vamos olvidando de ellos. Ya nos acercaremos más tarde o en otra ocasión.

10,30 h.: Llegamos a la senda de la faja de las Flores (2.330 m). Estamos en las faldas del Pico Salarons o Gallinero. La faja contornea por el sur esta montaña uniendo el circo de Cotatuero con el de Carriata. Se trata de una senda que discurre en horizontal por una repisa aérea y espectacular, con el valle de Ordesa al fondo del barranco. El camino va envolviendo en forma semicircular el Salarons. Nosotros lo recorrimos en el mismo sentido de las agujas de un reloj. La senda es amplia, sin peligro en condiciones normales. A lo largo de la faja existen algunas zonas donde la senda discurre bajo techo, lugar donde están preparados algunos vivacs. Casi al final del recorrido nos topamos con una roca que ha caído y ha quedado empotrada en la faja. Esta roca la pasamos por debajo ya que la abertura es lo suficientemente grande para ello. Unos minutos más adelante finaliza la faja y llegamos al circo de Carriata.

12,00 h.: Circo de Carriata/Aguas Tuertas. Un grupo de sarrios nos dan la bienvenida. Parece que están acostumbrados a la presencia humana y apenas se inmutan. Paramos un rato para comer e hidratarnos y a los caprinos solo les falta comer de nuestras manos. Tras jugar un buen rato con nosotros se alejan ascendiendo por la montaña.

Después del descanso, cargamos de nuevo con nuestras pesadas mochilas y nos dirigimos hacia arriba, hacia el N. Estamos en los llanos de Aguas Tuertas y frente a nosotros tenemos las ocres cimas de los Gabietos y Taillón.

En esta época, Aguas Tuertas presenta unas pinceladas de un verde precioso, ideal para retozar en la hierba. Salvamos un par de pequeños resaltes hasta que en el último vemos un gran hito de un par de metros de altura en la llamada Torre de Lassus. Llegamos hasta él y nos topamos de bruces con los Llanos de Salarons.

12,35 h.: Llanos de Salarons (2.420 m). Si los llanos de Aguas Tuertas estaban verdes, los de Salarons se asemejan más a un paisaje salino, un gran plano yermo, de lodo seco de un color blanquecino. A nuestra derecha, al ENE queda el pico Blanco. Nosotros continuamos de frente, al N.
Tras el breve descanso del llano, el desnivel se acentúa de nuevo y comenzamos a subir con la mirada puesta en los Gabietos. Los brotes verdes de las primeras rampas dan paso a las oscuras rocas que conforman los Gabietos.

En este tramo nos sobrepasa una pareja de chavales de no más de veinte años. Uno de ellos va con una pequeña mochila de unos quince litros y el otro no lleva nada. Caminan con pantalón corto y un niky. Cuando llegan a nuestra altura nos preguntan qué montes son los que tenemos de frente. No damos crédito a lo que estamos viendo y oyendo. Han subido por Carriata y se han adentrado hasta este lugar sin material, sin ropa y sin un triste mapa para orientarse. Les damos la información solicitada y siguen para adelante porque dicen que tienen prisa, que tienen que volver a bajar. ¿?

Nos olvidamos de los chavales y seguimos subiendo a nuestro paso y nos dirigimos a nuestra primera cima, buscando el corredor más factible para el ascenso. Primeramente ascendemos hacia el N para, después, cambiar al O y llegamos al Gabieto Occidental.

15,00 h.: Gabieto Occidental (3.031 m). Primer tres mil del día. Unas cuantas fotos y nos dirigimos hacia el E para subir al gemelo Gabieto Oriental (3.034). Desde ambas cimas podemos divisar Bujaruelo al O, Gavarnie al N y Ordesa al S. Unas cuantas fotos y seguimos adelante.

Descendemos por las quebradas aristas de la última cima hasta el cuello de Gabieto y comenzamos a subir por un evidente corredor hacia el Taillón. El corredor gira un poco hacia el S y al subir a la loma superior se cambia de dirección al N para buscar la cima. Las ocres paredes también dan paso a la caliza gris de la cima y la parte O.

16,30 h.: Taillón (3.146 m). Tercer y último tres mil del día de hoy. Las vistas siguen siendo excepcionales. Tenemos a tiro piedra el Casco de Marboré y todo el circo de Gavarnie. Un poco más lejos las Treserols, al NO Vignemale.... Tenemos la suerte de disfrutar de un espléndido día de sol y las vistas son excepcionales.

Tras un buen rato de deleite en la cima, nos colgamos las mochilas y descendemos hacia la zona de la brecha para buscar un buen vivac y pasar la noche.

17,30 h.: Brecha de Rolando. En este punto estratégico damos por terminada con la caminata del día de hoy. Buscamos un buen vicac. Bajo la punta de Bazillac tenemos varios: En la zona norte una cueva excavada a unos cincuenta metros de la brecha, la cueva de Russell que ya está ocupada. En la cara sur tenemos la cueva de Gautier y muy cerca de ella un par de vivacs al aire libre. Entramos en la cueva y no nos satisface en demasía. Hay algo de humedad y creemos que vamos a estar mejor en los vivacs de la calle, que están bajo una gran repisa de la Punta de Bazillac. Preparamos los sacos para la noche y nos damos una vuelta ya que aún tenemos mucho tiempo.

Buscamos agua por la zona. Desde la brecha, al norte, sobre el refugio de Sarradets aún quedan algunos restos del glaciar del Taillón pero nos queda un poco lejos. Más cerca, al S donde nos encontramos ahora, tenemos un par de neveros suficientes para hacer un poco de agua, pero intentamos buscar agua corriente. Bajo nuestros pies y los del Pico Blanco, en un pequeño plano, vemos un par de pequeños ibones o pozos de agua corriente. Tenemos que descender unos cien metros por una inestable pedrera pero nos merece la pena. Bajamos y tomamos agua corriente y fresca que llega del deshielo de los neveros. La subida es un poco laboriosa pero ha merecido la pena aprovisionarnos de agua fresca.

Ya en el vivac comemos algo y dejamos que el tiempo vaya pasando hasta hacerse casi de noche. El sol se esconde entre las montañas y baja la temperatura. Nos metemos en nuestros sacos y permanecemos calentitos en ellos. La parte superior del vivac lo tenemos que compartir con un numeroso grupo de chovas piquigualdas que, a partir de las siete de la tarde hasta que anochece por completo, nos dan una estruendosa serenata. No se ponen de acuerdo sobre el lugar que van a ocupar cada una de ellas a lo largo de la noche y mantienen continuas disputas.

Al final, con las últimas luces del día, los ánimos se apaciguan y nos dejan dormir plácidamente. La noche es bastante fría, con temperaturas cercanas a los cero grados. Menos mal que los sacos nos mantienen la temperatura corporal y conseguimos dormir con cierta comodidad.

DATOS DEL GPS.:

Recorrido realizado: 16,82 Km.
Ascenso acumulado: 2.119 m
Descenso acumulado: 556 m
Tiempo total empleado: 10 h 10´

29 de Julio de 2012

A partir de las seis de mañana comenzamos a desperezarnos pero el frío exterior nos impide salir alegremente. Permanecemos en el interior de nuestros sacos casi hasta las siete. Las chovas han comenzado a moverse y alejarse con las primeras luces. Se muestran más resueltos que nosotros.

Recogemos todo el material, desayunamos lo que podemos y nos abastecemos de más agua. Llenamos las cantimploras ya que en todo el día no volveremos a tener más líquido. Tenemos por delante otro largo día, y pasaremos por al menos nueve tres miles oficiales y uno “oficioso”. Más adelante iremos dando cuenta de cada uno de ellos.

El día ha amanecido precioso, pero de pronto la niebla se adueña de todo el macizo. Todas las cumbres se cubren y apenas nos dejan ver más allá de los cien-doscientos metros.

07,45 h.: Partimos desde la brecha de Rolando siguiendo la senda que discurre al sur del Casco de Marboré, en dirección E. Cruzamos las cadenas del Paso de los Sarrios y ascendemos unos metros hasta el cuello del mismo nombre. En este punto cambiamos de dirección y comenzamos con la ascensión al Casco de Marboré envolviendo al monte con nuestro avance.

08,45 h.: Casco de Marboré (3.006 m). Tras un corto y rápido ascenso llegamos a la cima presidida por un hito cimero y un vivac. Como no vemos nada, nos hacemos un par de fotos de la cima y volvemos sobre nuestros pasos para bajar al cuello de los Sarrios.

Tras bajar al cuello, seguimos en dirección E siguiendo los hitos y caminando casi a tientas. Subimos por un amplio corredor/pedrera y volvemos a “envolver” a la montaña para ascender. Casi sin esfuerzo llegamos a esta segunda cima.

09,40 h.: Torre de Marboré (3.009 m). En la amplia cima nos encontramos un par de hitos cimeros y un pequeño cuadro de la Virgen (desconocemos cual). Por unos momentos la niebla desaparece y nos da una pequeña tregua para que podemos observar el Casco, el resto del recorrido del circo que nos queda y el valle de Gavarnie. Tras un par de minutos, la niebla vuelve a cubrirnos por completo. Pensábamos que iba a disiparse, pero solo ha sido un espejismo.

Bajamos de la Torre casi hasta el lugar donde habíamos realizado el giro para ascender los últimos cuarenta-cincuenta metros de desnivel. Después proseguimos al E siguiendo los pocos hitos que vemos y con la ayuda del GPS.

Por una especie de amplio corredor o terraza avanzamos en horizontal hasta rebasar la Espalda de Marboré, para volver a realizar otra “envolvente” para ascender a la cima. Hay que salvar un escalón bastante problemático. No es difícil, pero la roca está totalmente rota y mojada, por lo que tenemos que subir tomando más medidas de las estrictamente necesarias normalmente. Sin relajarnos en demasía salvamos la parte más difícil del escalón rocoso y subimos los últimos metros con más tranquilidad.

10,50 h.: Espalda de Marboré (3.075 m). Sabemos que estamos en la cima porque el GPS así lo indica. El correspondiente hito cimero y la niebla como únicas compañías.

Ahora nos dirigimos hacia los Picos de la Cascada. En menos de diez minutos, tras un corto llaneo, llegamos al primero de ellos, el Pico Occidental.

11,00 h.: Pico Occidental de la Cascada ( 3.098 m). Una cumbre sin mayor historia al que hemos accedido sin darnos cuenta.

Proseguimos el camino y tenemos que descender unos cincuenta metros de desnivel en dirección E para volver a retomar el camino hacia la siguiente cima hacia el N. Después llegamos a un amplio rellano donde nos juntamos con un grupo de lo más variopinto; Un vasco, un valenciano, un alicantino y un turolense. No, no es un chiste. Son los componentes de un grupo de compañeros. Nos llamó muchísimo la atención lo del turolense. Sabíamos que Teruel existe, pero nunca habíamos oído hablar de la existencia de los turolenses.... Tranquilos que es broma, venga... no es para ponerse así.

Pues bien, este grupo andaba más perdido que un pulpo en un garaje. A consecuencia de la niebla y que las cimas no estaban identificadas, no sabían ni dónde estaban. Alguno, más o menos conocía la zona, pero con la niebla andaban un poco despistados. Nos preguntaron a ver si no nos importaba que se unieran a nosotros que llevábamos el GPS y podíamos identificar cada cima. Por supuesto, ningún problema. A partir de este momento todos juntos hasta el refugio de Góriz.

11,30 h.: Pico Central de la Cascada (3.108 m). Hay que realizar la subida de un escalón por una pared totalmente descompuesta, parecida a la de la Espalda. Tal y como hemos dicho antes, difícil no, pero cuidado con la roca mojada.

Proseguimos por el camino por una cresta bastante irregular. Encontramos alguna cota con su hito cimero y pensamos que es la cima, pero el GPS nos dice que no, que la cima está más adelante. Llevamos un día en que estamos avanzando a ciegas a consecuencia de la poca visibilidad.

11,55 h.: Pico Oriental de la Cascada (3.188 m). El color gris blanquecino que nos ha ido acompañando cambia a un ocre bastante triste. En la pequeña cima, el hito correspondiente. Un par de fotos para inmortalizar nuestra presencia en el lugar y para adelante.

Seguimos en la misma dirección y la irregular cresta se torna amplia loma de piedra tostada. El paisaje lunar y la oscuridad conforman un paisaje bastante deprimente.

12,20 h.: Pico del Marboré (3.258 m). Llegamos al hito cimero y la niebla se vuelve a abrir un poco y nos permite ver momentáneamente los Astazús y la parte norte de Gavarnie.

Con esta cima damos por finalizado con los montes del circo de Gavarnie. Para el día de hoy ya solamente nos resta llegar hasta Góriz. Pero como aún es temprano y tenemos aún todo la tarde por delante, decidimos subir hasta una de las sorores: el Cilindro de Marboré. En vez de seguir hacia el sur directamente en dirección al refugio, vamos realizando un pequeño arco para descender hasta el cuello de Marboré y desde aquí acercarnos primero a un tres mil oficioso, la Tuqueta de Marboré. No está en la lista de los tres miles, pero creemos que algún día será agregado y nos acercamos hasta él con la ayuda del GPS.

13,00 h.: Tuqueta de Marboré (3.093 m). No es más que una pequeña y redondeada cota en medio de un pedregal rodeado de gigantes. Cima no oficial, aunque creemos que cumple los requisitos para tal. No perdemos la esperanza de que algún día será distinguida como se merece.

Tras pasar por la cima continuamos para ascender al Cilindro. Por un momento vemos el corredor ONO que deberemos subir. El corredor “normal”, el que queda al E ya lo conocemos pero de este no hemos encontrado apenas referencias. Alguien comenta que igual es mejor envolver el monte para subir por la normal, pero enseguida renunciamos a esta idea. Hay que dar demasiada vuelta para subir por el incómodo corredor.

Así que comenzamos a subir por el corredor que tenemos de frente y para arriba poco a poco. El tiempo no es malo para andar y aún nos quedan muchas horas diurnas. La subida no es cómoda ni mucho menos, pero tampoco es tan penosa como podíamos pensar. Algunos tramos de la pedrera lo conforman bloques bastante grandes y se sube con cierta comodidad, pero en otros donde las piedras son poco más que guijarros, la subida es más laboriosa pero para nada excepcional. En la subida vemos que tras nosotros la niebla se ha apartado momentáneamente y nos ofrece la visión de la modesta y olvidada Tuqueta.

13,50 h.: Collado del Cilindro. Una vez en el collado nos deshacemos de las mochilas, comemos un poco y nos reagrupamos. En un par de minutos subimos al pequeño picacho que queda a nuestra derecha, al O. Lo subimos y bajamos en un pis-pas (no más de tres-cuatro minutos en total). Ascendemos para agregarlo a nuestra colección de cimas, sin más pretensiones.

13,55 h.: Pitón SW del Marboré (3.194 m). Esta cima sí es oficial a pesar de no ser más que otro pequeño promontorio.

Seguidamente bajamos de nuevo al cuello y nos disponemos a subir al más importante y serio Cilindro. Visita obligada aunque ya la conozcamos, sobre todo si estamos tan cerca de él.

Para ascender a él hay dos chimeneas. Creemos que la de la izquierda es más sencilla. La chimenea está bastante cerrada y da sensación de seguridad. Ascendemos por ella con bastante facilidad. Las presas son buenas y la roca está bastante seca a pesar de la niebla.

Ascendemos el primer resalte y seguimos andando por la cresta hasta llegar a otro resalte de apenas dos-tres metros que también se salva con facilidad. Después no quedan más que unos minutos de cómoda caminata hasta la cumbre.

14,15 h.: Cilindro de Marboré (3.225 m). Amplia cumbre con su hito cimero correspondiente. La niebla se vuelve a abrir y podemos obtener unas instantáneas de parte de la zona que hemos recorrido a lo largo de la mañana. Los Picos de la Cascada y el Marboré, quedan a la vista. También aprovechamos para sacarnos unas fotos nuestras en la cima. Después volvemos sobre nuestros pasos y desandamos el camino hasta la chimenea que la bajamos sin contratiempos.

15,00 h.: Ya en el collado nos cargamos las mochilas y para abajo, hacia el lago Helado y por la “autopista” Perdido-Goriz hacia el refugio pasando por las cadenas y la Ciudad de Piedra. No necesita más aclaraciones porque el camino es muy evidente.

16,55 h.: Refugio de Góriz. Llegamos al refugio de Góriz y nos tomamos una fresca y buena cerveza. La concurrencia de gente en las inmediaciones del refugio es muy alta. Tiendas y vivacs por doquier. Nosotros encontramos un palmo de terreno más o menos liso donde dejamos las mochilas y extendemos los sacos para reservar el sitio para pasar la noche.

El refugio, como suele ser habitual, esta a tope. Ni se nos ocurre preguntar si tienen libre alguna plaza porque ya sabemos cuál es la respuesta. De todas formas, sí nos interesamos por el avituallamiento y reservamos unas plazas para la cena y el desayuno del día siguiente.

El resto de la tarde nos lo tomamos con muchísima tranquilidad. La niebla de la mañana se ha disipado casi totalmente y ha quedado una tarde bastante agradable. Tras la copiosa cena, nos retiramos a nuestros “aposentos” y pasamos una noche cómoda. Nada que ver con la del día anterior. La temperatura ha subido casi hasta los veinte grados y los sacos llegan a molestarnos.

DATOS DEL GPS.:

Recorrido realizado: 14,10 Km.
Ascenso acumulado: 1.222 m
Descenso acumulado: 1.755 m
Tiempo total empleado: 09 h 10´


30 de Julio de 2012

Nos levantamos bastante temprano y desayunamos “de lujo” en el refugio; abundante y variado.

07,30 h.: Tras asearnos y desayunar, abandonamos el refugio y bajamos hacia Torla. Tomamos el camino normal de descenso hacia la Pradera de Ordesa, siguiendo las marcas del GR-11 en dirección S. Otro camino que no necesita indicaciones ya que es muy evidente con la Pradera como objetivo. En el descenso vemos la Cola de Caballo que baja muy poca agua. Lo avanzado del verano y las pocas precipitaciones hacen que el salto de agua haya menguado en demasía. No está muy bonito que digamos.

08,05 h.: En el descenso, el camino se bifurca en Y. El ramal de la derecha nos lleva directamente a las clavijas de Soaso y la Pradera de Ordesa. Nos olvidamos de esta senda y tomamos el ramal de la izquierda que, en principio, también desciende unos metros pero después discurre casi en horizontal. Es la llamada faja de Pelay, que va contorneando todo el valle por el S. Se trata de una senda larga, de más de siete Km de longitud, con unas vistas impresionantes sobre el valle y las paredes del N, por donde discurre la faja de Las Flores y todas las montañas que la sustentan.

La senda es amplia, rodeada de exuberante vegetación, donde proliferan los pinos y las flores edelweis. Desde el principio hasta el final, apenas sufre una variación de cien metros de desnivel, por lo que el camino se hace cómodamente.

10,30 h.: Tras pasar un refugio en un amplio rellano, llegamos al refugio y mirador de Calcilarruego. Esplendido mirador de todo el valle de Ordesa y alrededores. Por la senda de los Cazadores vemos que llegan exhaustos numerosos senderistas que vienen desde la pradera.

Nos tomamos un pequeño descanso para hidratarnos y continuamos nuestro camino. Tomamos la senda de los Cazadores y descendemos unos metros. Tras bajar unos sesenta metros, en un recodo, el camino se bifurca y vemos un cartel que indica “Punta Acuta”. Abandonamos la senda de los Cazadores y nos dirigimos hacia Punta Acuta. La estrecha y solitaria senda comienza a ascender por las paredes de la sierra. A los veinte minutos más o menos de marcha desde la bifurcación, nos encontramos con una cadenas en una pared. Junto a las cadenas un segundo cartel de Punta Acuta que tras realizar un giro parece que gira hacia el mismo lugar de la parte superior de las cadenas.

Dudamos unos minutos hasta que decidimos subir por la vía ferrata. Desconocemos el motivo por el que las han colocado ya que parece que el camino que sigue de frente es evidente. Finalmente ascendemos por las cadenas para darle un poco de emoción al día de hoy. Subimos unos treinta-cuarenta metros y donde acaban las cadenas nos topamos con una campa con un gran desnivel. Apenas podemos subir y nos tenemos que agarrar a las hierbas. Un poco más arriba llegamos a la senda normal y avanzamos más cómodamente.

Justo al S, encima nuestro vemos una pequeña tachuela que la obviamos, excepto Eusebio que sube hasta él. El resto nos dirigimos hacia un gran espolón que hemos visto desde que hemos salido de Calcilarruego. Cuando hemos visto el cartel de Punta Acuta, hemos identificado a esta punta con el del cartel.

Llegamos hasta la cima de la punta y vemos que hay un bonito mirador. Esperamos a que venga Eusebio y nos hidratamos y comemos un poco. Más tarde, revisando el recorrido del GPS en el mapa, nos hemos dado cuenta de que el único que subió a Punta Acuta fue Eusebio. El resto nos dirigimos directamente a una cota de la Cresta de Diazas, pero no nos percatamos de ello en el lugar. Así que, alguno de los coleccionistas de montes se ha quedado sin la Punta Acuta, cuando la creía tener en el zurrón.

12,10 h.: Mirador de la Cresta de Diazas (2.169 m). Ya hemos llegado a lo más alto del recorrido de hoy. Estamos sobre las cresta de Diazas y ya solamente nos resta bajar por la sierra del Balcón hasta Torla.

El descenso comienza hacia el O, por un pinar con numerosos árboles secos que le dan la apariencia de un lugar fantasmagórico. Después nos topamos con la pista empedrada que une las localidades de Nerín y Torla y en ciertos momentos caminamos por ella y en otros la cruzamos y seguimos descendiendo por el bosque. Para ello seguimos las marcas PR de la ruta HU-129.

El PR va cambiando de dirección hacia el S y va descendiendo de forma contundente. Según descendemos, el frescor de las alturas va desapareciendo y da paso al asfixiante calor del fondo del valle.

13,30 h.: Ermita de Santa Ana (1.480 m). Casi sin tocar la pista, siguiendo las marcas PR llegamos a esta coqueta y remozada ermita. La senda va cambiando de dirección de nuevo hacia el O puro y descendemos por el barranco de Diazas, siguiendo siempre las marcas blancas y amarillas.

14,35 h.: Torla. Bajamos hasta el fondo del valle, cruzamos el puente sobre el río Arazas y subimos unos metros hasta llegar al aparcamiento del pueblo donde tenemos la furgoneta.

Nos deshacemos de las botas y nos cambiamos de ropa. En el refugio nos damos una buena ducha y comemos acompañados por una hermosa, fría y rica cerveza aragonesa. Creo que nos la merecemos tras pasar tres hermosos y bastante duros días por el Macizo de Monte Perdido. Fin del recorrido.

A la tarde nos dirigimos hacia la vía ferrata de Sorrosal, pero ese es otro cantar. En otro momento nos ocuparemos de él.

DATOS DEL GPS.:

Recorrido realizado: 19,51 Km.
Ascenso acumulado: 597 m
Descenso acumulado: 1.783 m
Tiempo total empleado: 07 h 10´

*******Si quieres bajarte el track de esta salida puedes visitar la página:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/spatialArtifacts.do?event=setCurrentSpatialArtifact&id=3154380

Más información de Punta Acuta  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo