319 montañeros on-line

(11,361 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Serrat de la Llebre (1519 m) por PITOTE -- 26/05/2018
Vía: (Presa de la Llosa del Cavall-Les Cases de la Posada) --
(107 visitas)
  • Hora de salida: 9
  • Hora de llegada: 12
  • Meteorología: Nublado
  • Dificultad: Muy facil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Serrat de la Llebre  (1519 metros)
null
null
Croquis básico de la ascensión:

Aparcamiento, 830 mts.-El Capolatell, 1.311 mts., 2,05 horas
El Capolatell, 1.311 mts.-El Capolat, 1.355 mts., 0,20 horas
El Capolat, 1.355 mts.-Roc del Mitdia, 1.471 mts., 0,30 horas
Roc del Mitdia, 1.471 mts.-El Cogul, 1.526 mts., 0,20 horas
El Cogul, 1.526 mts.-Serrat de la Llebre, 1.519 mts., 0,25 horas
Serrat de la Llebre, 1.521 mts.-Aparcamiento, 830 mts., 2,20 horas

La Serra de Busa es una de las sencillas sierras del Prepirineo y está situada al sur de la Serra de Bastets, en la comarca del Solsonès. Parece inaccesible debido a las agrestes paredes de formas montserratinas que la forman. Su punto más elevado es El Cogul, con 1.526 metros de altura. Materiales blandos facilitaron antaño la erosión en la Vall de Lord, al sur de Busa y dejaron totalmente aislado el altiplano, elevado una media de unos 1.300 metros sobre el nivel del mar y entre 500 y 700 metros por encima de las hondonadas inmediatas. Forma una amplia altiplanicie denominado Pla de Busa, cortada a casi todos sus lados por altos riscos, y en la cual destaca una masía aún habitada, el Rial, y la iglesia parroquial de Sant Cristòfol.
Movido por mi interés en conocer la mayoría de territorios montañosos de las tierras catalanas hoy he ido a recorrer una buena parte de dicha sierra.
Para ello he ido hasta la zona donde está ubicado el pantano de la Llosa del Cavall, pasando por Berga y Sant Llorenç de Morunys, y he dejado el coche en un pequeño aparcamiento situado no demasiado lejos de un núcleo de casas denominado Les Cases de la Posada, al costado de la ermita de Santa Eulàlia.
Del mismo aparcamiento sale un sendero hacia la derecha que tiene puesto un letrero con la indicación Casa Llobeta, Camí de Busa. Estoy a unos 830 metros de altura.
Después de arreglarme para la excursión tomo dicho camino, cuando son las nueve de la mañana. El día está bastante nublado y tiene pinta de llover en algún momento.
Es un sendero muy hollado, muy interesante y agradable que, al principio, sube dando varias lazadas con bastante desnivel. Tiene puestas marcas amarillas. Poco a poco, el pantano de la Llosa del Cavall va quedando cada vez más abajo. Después de unos diez o doce minutos de andadura el desnivel decrece y el sendero continúa algo más llano, paralelo en general a la carretera, que se observa muchos metros por debajo. Al cabo de otros diez o doce minutos da un giro hacia la izquierda recorriendo una zona bastante llana y muy verde. Poco después ya se observa la Casa Llobeta, viejo caserón destartalado y medio derruido, deshabitado supongo desde hace mucho tiempo.
Prosigo mi camino atravesando verdes prados y, girando un poco más hacia la izquierda, encuentro enseguida la pequeña ermita de Sant Iscle y Santa Victòria, también algo derruida y abandonada.
Posteriormente, el camino sigue hacia el norte y da una especie de semicircunferencia rodeando unos campos vallados y entrando en un bosque de pinos en el que se convierte en precaria pista. Voy siguiendo todo el rato las señales en forma de rayas amarillas.
Acabada la vuelta por el bosque alcanzo una amplia e importante pista, que es la que saliendo de la Collada de les Cases, en la carretera, llega hasta el Coll d,Arques, a 1.240 metros de altura.
Ya en la misma giro hacia a derecha, la recorro un corto tramo y, enseguida, encuentro una desviación hacia la izquierda, también en forma de pista pero mucho más precaria, que comienza a reseguir la ladera sur de El Capolatell.
Esta pista va subiendo sin demasiado desnivel, acercándose poco a poco a los cortados que caen de las cimas de El Capolatell y el Capolat a medida que su estado va empeorando, hasta que al final se convierte en sendero.
Después de pasar un buen rato por debajo de altos paredones, comienza a aumentar el desnivel. Más adelante, llanea un corto tramo y, poco después, entra ya en una zona muy arbolada, comenzando enseguida el ascenso por el Grau de l,Areny, por la parte central de la estrecha torrentera que desciende casi desde las cercanías del mirador de la Creu del Capolat.
Este tramo es muy interesante. Hay algunos lugares poblados de árboles muy agradables de recorrer y, algo más arriba, un tramo más rocoso, de conglomerados, en el cual la senda da algunos giros para aminorar el desnivel y deviene algo más precaria todavía.
Bastante arriba alcanzo una zona más llana y encuentro una sencilla pista que sube por mi derecha. Tomo la misma, en dirección hacia la izquierda, y la voy siguiendo durante mucho rato. En esta zona cometo un pequeño despiste que, a la vuelta, veré que no era fácil de evitar.
Después de algunas decenas de metros siguiendo la pista, en una zona verde y llana, hay una desviación que entra en un sencillo sendero que se dirige directamente al mirador de la Creu del Capolat. Pero no hay marca alguna que lo indique. Lo más natural es hacer lo que yo hice, seguir las señales amarillas y el camino bueno y recto. Con todo ello, y por camino equivocado, llego a un punto en donde las señalizaciones me dirigen en sentido contrario al que tengo que ir, con lo cual me entran las dudas. La solución que tomo es entrar en el bosque, el Bosc de Casa Vila, en dirección contraria, directamente y sin itinerario alguno, intentando encontrar algún camino que suba hacia lo alto de la sierra. La búsqueda es infructuosa pero, finalmente, me encuentro con una pista que proviene de una masía situada en el Pla de Busa, denominada Casa Vila. Ahora, sigo la misma hacia la izquierda alcanzando en pocos minutos el ansiado mirador de la Creu del Capolat. Está situado a unos 1.330 metros de altura. Un poco antes he visto un hito de piedras a la izquierda de la estrecha pista que parece el inicio de un camino que baja hacia el sur y que creo que es por el que tenía que haber subido y por el cual después procuraré bajar.
Situado en el mirador, en el que hay una tabla de orientación, me detengo un rato a comer un poco y a descansar. Enseguida, emprendo camino hacia El Capolatell. Dejo a un lado, para después, una corta subida hacia la cercana cima del Capolat y prosigo por un hollado sendero, en descenso. Después de algo menos de quince minutos de andadura llego al enorme y profundo cortado que separa el Capolat de El Capolatell. Un inclinado y estrecho puente de hierro, con sendas barandillas, me permite alcanzar la enorme prominencia rocosa que forma El Capolatell, totalmente poblada de árboles. Un escueto camino sube hasta su parte más alta, sin demasiadas vistas debido a la vegetación. Estoy en EL CAPOLATELL (1.311 mts.). Tiempo hasta el mismo, un poco más de dos horas. La profunda brecha que la separa del resto de la sierra hace del mismo una isla montañosa y fue usada a principios del siglo XIX, durante la Guerra del Francés, como prisión natural, y el puente de su entrada se ponía o sacaba según si se tenía que hacer entrar o salir prisioneros. Curioseo por los alrededores observando los altos paredones que se desprenden hacia abajo por todos sus costados y, en seguida, comienzo el regreso. De nuevo en el puente de hierro saco abundantes fotos del mismo y sus alrededores y prosigo el regreso hacia la zona del mirador. Un poco antes, por la vía directa, comienzo a subir los pocos metros que me separan de la otra cima adyacente, EL CAPOLAT (1.355 mts.). Su parte superior, llena de vegetación y arbolado, es casi infranqueable. Bajo unos árboles saco mi foto de cima y comienzo el corto descenso de vuelta hacia el cercano mirador.
Desde el mismo, ahora, comienzo a subir por un estrecho y medio escondido sendero que avanza por la ladera oeste del Roc del Mitdia. Al principio es muy precario y tiene puestos algunos pequeños hitos pétreos. Más adelante se torna más practicable, la frecuencia de los hitos aumenta, y comienzo a encontrar algunas piedras pintadas en color azul.
Voy siguiendo el mismo, subiendo con bastante inclinación, hasta alcanzar un punto muy rocoso y estrecho, después del cual una corta y vertical canal, en la que tengo que emplear las manos, me deposita ya cerca de la cima a la que ahora pretendo llegar. Después, en unos minutos alcanzo la misma. Estoy, ahora, en la rocosa cima del ROC DEL MITDIA (1.471 mts.), que supongo que es una deformación verbal de Roc del Migdia.
Algunas fotos y a continuar. A partir de aquí el viento, que hasta ahora era casi imperceptible, comienza a soplar bastante fuerte. Tengo cercana la cima de El Cogul, pero tengo primero que descender un tramo algo descompuesto y rocoso, atravesar una especie de hombro pedregoso, por encima de la profunda y vertical Canal de les Gralles que separa el Roc del Mitdia de El Cogul, y volver a subir un tramo bastante inclinado por el otro costado. Lo que me parecía la cima del El Cogul no es más que una antecima pedregosa, situada ya al borde de los precipicios norte de la sierra. Ahora tengo que seguir un buen rato más por el filo de la cresta para alcanzar la cima del EL COGUL (1.526 mts.), también denominada Serrat del Cogul, en la que hay una especie de delgada antena y un montón de piedras a su lado. Me detengo un buen rato y observo el amplio panorama que me ofrece esta atalaya. Como un poco más y descanso.
Posteriormente, me encamino hacia una nueva y recortada cima, el Serrat de la Llebre. Tengo que bajar hasta la parte superior de la Canal de Casa Vila, canal que separa esta última cima de El Cogul y desde la que se puede descender por el otro costado de la sierra, regresando al punto de inicio por un itinerario diferente al de subida, y luego vuelo a subir unas decenas de metros más hasta alcanzar la sencilla cima del SERRAT DE LA LLEBRE (1.519 mts.), punto final de mi recorrido por hoy.
Como que no soy muy amante de regresar por sitio distinto de donde he venido, descarto la idea de bajar por la Canal de Casa Vila y vuelvo de regreso por donde he venido, subiendo de nuevo a El Cogul. Prosigo mi recorrido de vuelta siguiendo el mismo itinerario que en la subida. Sobrepaso la Canal de les Gralles, recorro por el sur el Roc del Mitdia y alcanzo el punto en donde está la corta canal en la que tengo que vigilar un poco.
Posteriormente, voy resiguiendo el estrecho sendero que me devuelve al mirador de la Creu del Capolat. Aquí encuentro a un par de chicas que también han subido desde el aparcamiento inferior. Después de hablar un poco, llegamos a la conclusión de que el cercano hito de piedras que había visto en la subida viniendo por la pista es el camino que no había sabido encontrar por la mañana, como tampoco ellas.
Es por eso que vamos juntos hasta el punto de inicio de este camino y comenzamos a descender por el mismo. Es un camino bastante marcado y fácil de seguir y nos deja en poco rato cerca del punto en donde antes, erróneamente, había seguido recto. Después de mirar un poco este sitio llegamos a la conclusión de que es fácil que esta desviación pase inadvertida, pues ellas también se han confundido cuando subían.
En este lugar me despido de ellas, ya que caminan algo más despacio que yo, y yo me encamino hacia el Grau de l,Areny. Desciendo el mismo y prosigo en dirección al verde rellano en donde se encuentran la Casa Llobeta y la ermita de Sant Iscle y Santa Victòria. Posteriormente, resigo el sendero que, por encima del pantano, se dirige hacia el punto en donde tengo el coche. Llego al mismo después de unas seis horas de andadura y unos ochocientos cincuenta metros de desnivel acumulado. Al final no me ha llegado a llover, aunque el día ha permanecido bastante tapado.
Me arreglo un poco y comienzo el regreso que, en lugar de ir por Berga, lo realizo volviendo por Solsona y Manresa.

Más información de Serrat de la Llebre  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo