516 montañeros on-line

(11,459 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"



¿Olvidaste la contraseña?


¿Todavía no eres usuario?
Darme de alta

Librería

Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Turó de la Bauma (1562 m) por PITOTE -- 14/06/2020
Vía: (Viladrau, Rte. La Solana-Coll Saprunera) --
(97 visitas)
  • Hora de salida: 8
  • Hora de llegada: 11
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Muy facil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Turó de la Bauma  (1562 metros)
Croquis básico de la excursión:

Viladrau, Rte. La Solana, 715 mts.-Turó de la Bauma, 1.562 mts., 2,15 horas
Turó de la Bauma, 1.562 mts.-Turó Gros del Pujol, 1.577 mts., 0,20 horas
Turó Gros del Pujol, 1.577 mts.-Turó del Mig, 1.552 mts., 0,35 horas
Turó del Mig, 1.552 mts.-Turó del Coll d,Ordials, 1.487 mts., 0,15 horas
Turó del Coll d,Ordials, 1.487 mts.-Turó de Collsaprunera, 1.407 mts., 0,40 horas
Turó de Collsaprunera, 1.407 mts.-Turó del Bac, 1.304 mts., 0,45 horas
Turó del Bac, 1.304 mts.-Turó de Sant Miquel, 1.339 mts., 0,45 horas
Turó de Sant Miquel, 1.339 mts.-Viladrau, Rte. La Solana, 715 mts., 1,10 horas

Al Turó de Sant Miquel y al Turó de Collsaprunera no había subido nunca antes. Ahora, en pocos días, habré ido dos veces hasta los mismos. Esto sí, por recorridos totalmente diferentes. La primera vez partí de Coll Formic. Hoy he salido desde Viladrau, al costado contrario. Además, he realizado una bonita ruta circular por los milenarios y espesos bosques de la zona norte del macizo del Montseny.
Voy hacia Viladrau y, un poco antes de llegar al pueblo, frente al conocido restaurante de La Solana, donde hay un gran aparcamiento, he dejado el coche. Me arreglo y comienzo la excursión, cuando son algo más de las ocho de la mañana. Salgo de una altura de unos 715 metros.
Al principio del aparcamiento se inicia una pista que, al comienzo, realiza un pequeño descenso hasta cruzar la Riera Major, importante torrente que pasa por Viladrau. Posteriormente, comienzo a subir. La pista, muy buena, avanza entre campos de labor y tramos de bosque, de momento sin indicaciones. En un determinado punto, tras haber andado ya un buen rato, observo una nueva pista a mi izquierda, menos importante, en la que veo las indicaciones de Sant Segimón y Matagalls. Entro en la misma y comienzo a subir. En otro punto, las indicaciones me llevan hacia la derecha, ahora por amplio sendero. Más adelante, el sendero desemboca en una nueva pista. Recorro la misma hasta llegar a la imponente masía, creo que medio abandonada, de Can Bosc. Son varias construcciones, bien conservadas, al costado de las cuales está una bonita fuente bajo una arcada de ladrillo, con dos caños que manan agua en abundancia. Es una masía del siglo XVIII, y está relacionada con otra masía más antigua que formaba parte de las 82 que existían en Viladrau alrededor del año 1.340, según documentos de la época.
Yo sigo por el otro costado. Cuando he avanzado un buen tramo más, antes de llegar a la ermita de l,Erola encuentro una desviación hacia la izquierda que se interna en el bosque. Yo había leído que estaba marcada en su inicio con un gran hito de piedras. También que había señalizaciones de color amarillo. Yo veo pintura amarilla, pero no observo ningún hito. Fiándome de las marcas de colores, voy por este camino. Aquí comienzo un recorrido magnífico, a través de un estupendo bosque de castaños, algunos seguramente centenarios. El itinerario tiene una gran belleza, saco abundantes fotografías y me deleito con el paisaje. Al cabo de poco rato llego a las cercanías de la Riera de l,Erola y, después, el sendero va siguiendo su cauce por su izquierda. Oyendo el murmullo del agua descendiendo entre en roquedo, transito al costado de algunos ejemplares de castaños de tronco enorme, con muchos brazos y de gran porte. Voy viendo abundantes señales amarillas, lo cual me indica que voy bien. Algo más arriba atravieso el Coll de les Àligues, a unos 1.070 metros de altura, casi imperceptible, al igual que una elevación cercana, el Puig Merlí, que también me pasa desapercibida. Más arriba llego al Pla de Malataup, pequeño rellano en en cual el sendero se transforma en pista por un rato y da un giro hacia la izquierda y otro hacia la derecha. A partir de aquí, todavía pista, el desnivel aumenta ostensiblemente. Más arriba, la pista se transforma en sendero y comienzo a encontrar abundantes hitos, que conviven con las marcas de pintura. Poco a poco, los hitos son cada vez más frecuentes y la pintura menos. Algo más arriba, el desnivel se hace aún más importante y comienzo a subir por una empinada cuesta, bastante vertical, en la cual el sendero realiza un gran número de lazadas para aminorar la inclinación.
Aún más arriba, llego a una especie de balcón en la montaña, a partir del cual el camino comienza a llanear penetrando en el valle denominado Sot de les Cordes, por el que desciende el torrente del mismo nombre. Atravieso un tramo amplio de canchales y llego a la base de la amplia canal que sube hacia lo alto. Aquí me pierdo un poco. Abundan los hitos, pero son bastante inconexos y están puestos en direcciones distintas. En esta zona creo que yerro el camino. Tendría que haber avanzado más hacia el fondo del barranco para cruzar la torrentera y subir por el otro costado. Pero unos hitos a mi izquierda hacen que me decida a ir por esta zona. El camino se va difuminando poco a poco. Además, algunos hitos me llevan hasta una elevada zona rocosa, algo vertical. Es un tramo bastante delicado. No creo que sea el recorrido correcto. Pero como que no quiero descender de nuevo para ver si hay otras posibilidades de ascenso, comienzo a trepar por la roca, con mucho cuidado. Son unos catorce o quince metros de subida, procurando encontrar buenas presas para pies y manos. Finalmente, alcanzo su parte más alta, observando aunque algo lejano, el punto por el que tengo que entrar en la zona cimera superior.
Tras un corto tramo algo llano, una nueva subida por zona de canchales, con algún hito desperdigado, me deja en una zona más fácil de recorrer. Avanzando, después, por un tramo de matorrales, con algo de desnivel, alcanzo una cercana cima. Yo creía que estaba en el Turó Gros del Pujol pero no es así. Dicha cima la veo a mi derecha, un poco lejana y algo más alta. Dicha cima, el TURÓ DE LA BAUMA (1.562 mts.), se desgaja del Matagalls, por su zona noroeste, y en su costado oriental se inicia el vertical valle del Sot de la Font Rupitosa. Saco algunas fotos y voy en dirección al Turó Gros del Pujol.
Avanzo por una zona de hierba y matorrales, con trazas de camino. Atravieso una pequeña torrentera, sin agua, con vistas hacia el Matagalls, y comienzo a ascender por el otro costado. Un pequeño ascenso, sin dificultad alguna, me lleva hasta la zona somital de la montaña. Después, un corto recorrido por zonas herbadas me deja en la cima del TURÓ GROS DEL PUJOL (1.577 mts.). Saco algunas fotos y voy en dirección sur, avanzando por la zona denominada Els Ginebrars.
Atravieso después una zona de prados, el Prat Llis y, posteriormente, el Prat Xic, a partir del cual penetro en la zona de bosque que me lleva hasta la Font del Matagalls, sobradamente conocida ya por mí. Cojo aquí algo de agua y aprovecho para comer un poco. Sigo después hasta el Collet de la Font, a unos 1.555 metros, y prosigo, en general hacia la derecha, llegando en poco rato a la cima del TURÓ DEL MIG (1.552 mts.), con un pequeño hito de piedras en su amplia cima. Saco algunas fotos y prosigo por el otro costado.
Desciendo un corto tramo, recupero el sendero y, posteriormente, avanzo por el mismo. Llego al cabo de un buen rato al Coll d,Ordials, situado a unos 1.470 metros de alto. Al otro costado, un fácil ascenso me deposita en poco tiempo en la cima del TURÓ DEL COLL D,ORDIALS (1.487 mts.), también conocido como Turó del Faig Sec, sencilla cima con una zona de rocas en su parte superior. Desde aquí comienzo el regreso, volviendo sobre mis pasos.
Cuando llego de nuevo al sendero más importante, comienzo a descender por el mismo. Es el mismo tramo que recorrí hace pocos días en dirección al Coll Saprunera. Tras un agradable y algo largo recorrido llego al mismo, a unos 1.380 metros de altura. Subiendo un poco por el otro costado, por zona de hierbas, llego enseguida a la cima del TURÓ DE COLLSAPRUNERA (1.407 mts.). Saco algunas fotos más.
Ahora, en vez de seguir por el sendero en dirección al Turó de Sant Miquel, regreso al Coll Saprunera. Desde el mismo, tomo un sendero a mano derecha que desciende hacia la pista de Sant Segimón. Es un sendero estrecho, muy descompuesto y lleno de matorrales y genista. Tras un par de giros intermedios, avanzo definitivamente en línea recta hasta alcanzar la comentada pista. Sigo, después, la misma, en dirección izquierda. Avanzo por un tramo arbolado para, posteriormente, iniciar un ligero descenso. Atravieso la verja de hierro que permite cerrar la pista si es necesario y llego hasta el torrente del Sot de la Fagetona, el cual, dejando la pista, atravieso por un precario puente de troncos. Giro hacia el costado contrario y comienzo a subir hacia el Pla dels Cinc Sous. La pista gira hacia la izquierda. Un poco más arriba, en un determinado punto voy hacia mi derecha, iniciando una suave subida en dirección a una escueta elevación. En poco rato alcanzo su punto más alto, redondeado y amplio. Estoy, ahora, en la cima del TURÓ DEL BAC (1.304 mts.). Alguna foto más y regreso por donde he venido.
De nuevo en la pista, la sigo en sentido contrario. Atravieso el Sot de la Fagetona por el mismo puente que antes y voy resiguiendo la amplia pista en dirección al Coll de les Tres Creus. Un poco antes de llegar al mismo paso al costado de la Font de Sant Miquel dels Sants. Hoy baja mucha más agua que hace unos días, pues, además de salir del caño, gran cantidad de agua se desprende de su parte superior. Pongo un poco más de agua a mi botella. Después, sigo avanzando hasta llegar al Coll de les Tres Creus, sobre los 1.185 metros de altura. Pocos metros antes llego a las escaleras de piedra que permiten subir hasta la ermita que Sant Miquel dels Barretons, desde la que yo descendí el otro día, pero por un sitio distinto, de muy mal andar, por no haber sabido ver el camino correcto de descenso. Comienzo a subir por estas escaleras. Enseguida, llego a una ladera de roca, muy pendiente, con algunos tramos arreglados con sencillos peldaños. Es una subida inclinada, no muy fácil y algo larga. Al final llego a su parte superior, justo al costado del ascenso final al TURÓ DE SANT MIGUEL (1.339 mts.), al que llego en muy poco rato. Saco algunas fotos más y bajo hacia la ermita cercana.
Ya en Sant Miquel dels Barretons, y tras alguna foto más, en lugar de ir hacia la izquierda como el otro día, por el sitio equivocado, voy hacia la derecha, siguiendo algo de camino. Descendidos una decena de metros encuentro un letrero que me indica que el acceso al santuario de Sant Segimón por este costado está prohibido y completamente cerrado. Y yo que creía que era el itinerario correcto. No me queda más remedio que volver sobre mis pasos, sobrepasar la ermita y subir de nuevo hasta un punto desde el que puedo volver a descender hacia el Coll de les Tres Creus por donde había subido antes. Ya en el collado, voy hacia la derecha. Enseguida, encuentro las indicaciones para descender hacia L,Erola y Viladrau, antes de llegar al santuario. De todas maneras, voy hacia el mismo. Está completamente cerrado. El santuario está documentado desde el año 1.290, cuando se construyó una capilla aprovechando una cueva, a la que llamaban Cementerio, según reza la tradición, cueva habitada por Segismundo, rey de Borgoña, que hizo de ermitaño. A lo largo de su historia ha sufrido destrucciones e incendios. Se encuentra encima de unos acantilados rocosos, a una altura de unos 1.230 metros. Desde el siglo XV se tiene constancia de la presencia de ermitaños en el mismo. La actual iglesia, del 1.732, fue incendiada en el 1.810 por soldados franceses y, desde el 1.936, estuvo prácticamente abandonada. En el 1.998 se inició una restauración de la misma, quedando tal como está hoy en día. Saco algunas fotos desde el exterior y regreso al camino de descenso correcto.
Tras bajar unos escalones de piedra se inicia un camino que atraviesa un sombrío y bonito bosque. Después, se inicia un tramo más pedregoso y vertical. Más adelante, llego a un collado, el Collet de l,Estornell, situado a unos 1.145 metros de altura. Un nuevo descenso por tramos pedregosos y otros de claro arbolado me sitúan en poco tiempo al costado de una magnífica torrentera, el Torrent de L,Oratori, que forma bellas cascadas que se precipitan por el centro de un estrecho valle. Más adelante, encuentro un punto interesante, L,Oratori, un pequeño altar de piedras con la figura de un santo en su interior, Sant Camil de Lel.lis. Tras sacar alguna foto del mismo, prosigo el descenso. Tras una larga andadura más llego a una pequeña fuente, la Font de l,Or. Atravieso después un bonito bosque de castaños, la Castanyeda Gran de Can Gat, hasta llegar, al cabo de un buen rato, al costado de la ermita de la Mare de Deu de l,Erola. Es un edificio de planta rectangular, a dos vertientes, compuesto por una capilla y una masía, con un huerto anexo. En la entrada de la capilla hay un vestíbulo abierto al exterior, con dos portales en forma de arco. Entre los mismos, en una esquina, está situado un bonito reloj de sol. Fue habitada hasta el año 1.956. En la entrada hay una cruz que, según la leyenda, es el lugar donde se encontró la Virgen. Está documentada desde el año 1.582 y se construyó, al parecer, como residencia para los ermitaños de Sant Segimón.
Sobrepaso la ermita y prosigo. Paso después por el punto en donde me había desviado de buena mañana, cerrando aquí un itinerario circular. Continúo, posteriormente, hasta llegar a Can Bosc de nuevo. A partir de aquí, siguiendo las indicaciones de Viladrau, es donde comienzo a tener problemas. Yo no voy a Viladrau, voy a casi dos quilómetros antes del pueblo. Como todos los indicadores marcan Viladrau, al menos en un par de puntos tengo que volver sobre mis pasos y estudiar la manera de regresar hasta el restaurante de La Solana, pues hay cantidad de pistas a todos lados. Después de bastantes dudas y de invertir algún tiempo en investigaciones, al final doy con el recorrido correcto. Ya en la pista principal, recorro la misma. Atravieso la Riera Major y, en poco rato, llego a la explanada anterior al restaurante en donde tengo el coche aparcado. Me arreglo y regreso a Mataró.
Han sido unas seis horas y media largas de recorrido y calculo que unos mil doscientos metros de desnivel total acumulado.


Más información de Turó de la Bauma  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo