315 montañeros on-line

(11,413 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"



¿Olvidaste la contraseña?


¿Todavía no eres usuario?
Darme de alta

Senderismo Circular: Purujosa y Barranco la Virgen por Ramiro -- 19/10/2008
Jornada: (Sin especificar) --
(7460 visitas)
  • Zonas: Himalaya, Andorra,
  • Duración sin descansos: 00:30
  • Meteorología: Nublado
  • Dificultad: Muy facil
  • Días: 1
  • Num. Personas: 1
  • Tipo: Senderismo
  • Desnivel de subida: 60 metros
  • Desnivel de bajada: 40 metros
  • Distancia: 1800 metros
  • Agua:
  • Observaciones:
  • Gps: Sin fichero GPS


Circular: Purujosa y Barranco la Virgen  
Mapa de la zona.
Mapa de la zona.
Desnivel: 60 m.
Distancia: 2 Km. aprox.
Cobertura Móvil: Inexistente en todo el recorrido. Encima de la Peña las Golondrinas, ya muy cerca de la localidad, si existe.
Época Recomendada: Todo el año.
Agua: No existen manantiales en todo el recorrido. Se puede coger en las fuentes públicas del propio municipio o en la de la ermita de Constantín.
Refugios: En al localidad de Purujosa está el albergue de San Ramón, buena base para rutas en esta cara del Moncayo.

ATRACTIVO:

Este pequeño paseo permite en un breve lapso de tiempo conocer tanto el pintoresco casco urbano de Purujosa (el nido de Águilas del Moncayo) como aquellos elementos paisajísticos más destacados de su entorno: los barrancos, cuevas, muelas y paredes. Esta especialmente indicado para aquellos que no disponen de tiempo, para los que buscan una jornada de descanso y recuperación o para cuando la previsión meteorológica anuncia lluvias.

La ruta transita varias calles de la localidad, visita la pintoresca ermita y recorre el tramo final del Barranco de la Virgen, ilustrativo ejemplo de la modalidad de barrancos existentes en la zona, todo ello en algo menos de 2 Kilómetros.

RECORRIDO:

Partiremos nuestro paseo desde la Plaza de la localidad, junto al Centro Social y el famoso semáforo (974 m.). Purujosa es la localidad más pequeña de España que dispone de semáforos, ya no tanto por la densidad de tráfico en un pueblo que en invierno no llega a los 10 vecinos, sino por la estrechez y longitud de la única calle que da acceso al pueblo.

Desde la Plaza descenderemos por la calle principal obviando el desvío a la derecha de la calle Tarazona. Unos metros más abajo, en un punto conocido como ?Puerta del Lugar? sale una calle a la izquierda, es la calle la Virgen y por ella tendremos que descender.

En un primer tramo de la calle podemos apreciar las características constructivas de estos pueblos de montaña en varias casas bien conservadas. Después, la calle, perfectamente enlosada y hasta con farolas, gira a la izquierda y se adentra en el Barranco de la Virgen. En varios tramos podemos observar el antiguo empedrado de la calzada así como un punto donde el camino ha tenido que ser excavado en la propia roca. La mayoría de los arbustos que nos acompañan son tarabintos (también llamados cornicabras) que en esta época otoñal tienen unos colores rojos preciosos.

Así, en menos de 10 minutos desde la plaza, alcanzamos la ermita de Constantín, con su fachada recientemente restaurada. Entre las características de esta ermita destacaría tres, su antigüedad (según la leyenda, el nombre se debe a que el emperador Constantino visitó el lugar), el hecho de estar ubicada en una gran cueva natural y la circunstancia de que tenga a su cuidado un ermitaño, algo que ya es difícil de encontrar en pleno siglo XXI.

El edificio anexo a la ermita es la morada del ermitaño, el Padre Francisco, el cual estará encantado de enseñarnos la ermita, la virgen románica y de hablarnos de sus experiencias en la soledad de la montaña.

Abandonamos la replaceta con su altivo olmo y descendemos unos metros para encontrar a la izquierda un sendero que haciendo un par de zetas nos depositará en el fondo del barranco. El sendero, bordeado de olmos, conserva un antiguo empedrado y justo en un giro a la izquierda pasa junto a una pequeña cueva con la puerta medio quemada donde todas las navidades el ermitaño monta un ?belén espeleológico?.

En el fondo del barranco giramos a la izquierda. El sendero, aunque ya no esté empedrado, no tiene ninguna perdida. Pasaremos junto a unas parideras hundidas. En otros tiempos, la actividad ganadera en estas tierras del Moncayo fue tremenda, como lo demuestra el hecho de que todas las oquedades y abrigos que tenemos en la ladera derecha fueron utilizados para guardar ovejas. Estamos en el tramo más angosto del Barranco la Virgen, altos espinos albares nos acompañan mientras el sendero cruza en varias ocasiones el cauce seco (este barranco solo baja después de tormentas extremadamente fuertes o de intensos periodos de lluvia).

De este modo, en algo más de 10 minutos desde la ermita alcanzaremos el Peíron de la Leche, interesante monolito que albergaba una virgen para indicar el cruce de caminos y que hoy lamentablemente está en estado ruinoso. Este es un buen punto para girarnos y admirar el barranco recorrido y el increíble emplazamiento del pueblo. Nosotros seguimos recto (si continuáramos por la derecha iríamos a Cuartún) y enseguida cruzamos a la izquierda para ascender de manera decidida por medio de unas zetas la fuerte pendiente. Volvemos a dejar atrás un cruce de caminos y ya de manera más llana nos acercamos al pueblo, pasando junto a un corral abandonado y la Peña de las Golondrinas, peñasco donde existe una pequeña escuela de escalada. En 10 minutos desde el Peirón alcanzamos la calle Colladillo (990 m.), con su parque y mesa interepretativa del paisaje. Ahora podemos volver a la plaza por la Calle Tarazona, por la de la Amargura o por la del Castillo, aunque lo mejor será dar una vuelta por cada una de ellas para descubrir los bonitos rincones que encierran.

Más información de Circular: Purujosa y Barranco la Virgen  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo