318 montañeros on-line

(11,288 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"



¿Olvidaste la contraseña?


¿Todavía no eres usuario?
Darme de alta

Senderismo De Donostia a Pasai San Pedro por arthurlee -- 19/03/2009
Jornada: (Ida por el litoral, regreso por GR) --
(21616 visitas)
  • Zonas: Andorra, Himalaya,
  • Duración sin descansos: 04:15
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Muy facil
  • Días: 1
  • Num. Personas: 2
  • Tipo: Senderismo
  • Desnivel de subida: 1 metros
  • Desnivel de bajada: 1 metros
  • Distancia: 15000 metros
  • Agua: Fuente a 10 minutos del Faro de la Plata en el camino del GR
  • Observaciones:
  • Gps: Sin fichero GPS


De Donostia a Pasai San Pedro  
00 - Croquis. En amarillo la ida por el litoral, en azul el regreso por el GR.
00 - Croquis. En amarillo la ida por el litoral, en azul el regreso por el GR.

DONOSTIA ? PASAI SAN PEDRO


INTRODUCCIÓN


Propongo esta ruta que atraviesa el monte Ulía para conocer los paisajes de este pequeño rincón de la costa cantábrica. La idea es unir Donostia y Pasai San Pedro (Pasajes de San Pedro) y para ello hemos elegido el camino que recorre el litoral para ver de cerca algunas formaciones rocosas, típicas de este entorno, vertiginosos acantilados y, en definitiva, disfrutar del contraste entre el azul del mar y el verde de tierra adentro.

El regreso lo hemos realizado siguiendo las marcas rojas y blancas del GR, un camino más directo y descansado que une ambas localidades.

DATOS DE INTERÉS


-Itinerario realizado: Donostia ? Camino del litoral ? Faro de la Plata ? Pasai San Pedro ? Faro de la Plata ? Camino directo GR - Donostia
-Duración recorrido completo: 5 horas, incluidos descansos. Unas 3h 30min de ida y 1h 30min para el regreso.
-Punto de partida: calle Zemoriya, que sale justo entre la iglesia del Corazón de María y una gasolinera. La calle es perpendicular a la Avenida de Nafarroa.
-Meteorología: soleado y templado, típico día primaveral de 18-20 grados, sin viento.
-Material empleado: zapatillas y bastones. En caso de terreno húmedo son recomendables unas botas puesto que hay zonas propensas a coger barro.

ACCESO


Al final de la playa de la Zurriola, prácticamente al pie del monte Ulía, sale una avenida que se aleja de la playa, es la Avenida de Navarra. A los pocos metros tenemos, a mano izquierda, la iglesia e ikastola del Corazón de María y junto a ella hay una amplia gasolinera. Entre ambas sale una calle en claro ascenso en dirección al monte, la calle Zemoriya. Podemos aparcar el coche por los alrededores, teniendo cuidado con la zona azul (de estacionamiento limitado y de pago salvo festivos).

DIFICULTADES


Recorrido rompepiernas, con continuos repechos de subida y bajada.

DESCRIPCIÓN ITINERARIO


Tal y como he comentado, salimos junto a la iglesia del Corazón de María por la calle Zemoriya en claro ascenso hacia el monte Ulía. Desde los primeros metros comenzamos a ver las marcas blancas y rojas del GR que durante unos minutos nos van a servir de referencia. Un largo tramo de escaleras de cemento nos conduce a una estrecha carretera que viene de alguna otra zona de Donostia. Continuamos por ella unos metros en dirección al mar y pronto se convierte en una pista de tierra. Ya hemos dejado el terreno urbanizado y las vistas hacia la ciudad van tomando protagonismo. No llevamos ni un cuarto de hora pero la sensación de estar en plena naturaleza es absoluta.

Nada más dejar atrás las vistas hacia Donostia nos encontramos con un cruce en el que podemos optar por seguir por la GR o girar a mano izquierda para tomar el camino del litoral, marcado con dos pequeñas botas amarillas. Decidimos ir por el litoral que, aunque más duro, es más rico en paisajes. De todos modos, de este camino del litoral bajan varios ramales hacia la punta Mompás, identificable porque alberga las (penosas) ruinas de unas antiguas dependencias militares. De momento entramos en un frondoso bosque y, efectivamente, vemos que salen varios senderos a derecha e izquierda; tomamos uno de ellos para bajar hacia la punta Mompás (dejando de lado las marcas amarillas) y pronto salimos ya a terreno despejado donde volvemos a divisar parte de Donostia e Igeldo; en días claros podríamos contemplar toda la costa hasta Matxitxako pero hoy, aunque despejado, el día está ligeramente brumoso. Abajo queda Mompás, pero decidimos no bajar porque no vamos a ganar en vistas, ya que hacia el este el sol pega de lleno, mientras que la visión hacia el oeste es mucho mejor desde aquí arriba. Lo dejaremos para otro día, quizás para ver algún amanecer.

Volvemos sobre nuestros pasos durante algunos metros hasta el camino del litoral y continuamos por él siguiendo las botas amarillas. No obstante, en pocos minutos volvemos a conectar con el GR para bordear un entrante del mar y así continuamos, por bosque y con pequeños sube-bajas durante un buen trecho. El camino está muy cuidado, hasta el punto de que incluso un jubilado de Donostia se encargó de construir unas escaleras en un tramo más empinado; un gran trabajo que el propio Ayuntamiento de la ciudad se lo reconoció en su día.

Nada más pasar estas escaleras ?naturales? abandonamos el GR y volvemos a tomar el camino del litoral (50 min). Estamos nuevamente en terreno despejado y a mano izquierda sale un claro sendero, bien indicado, en descenso hacia los acantilados y salientes que vemos allá abajo. A partir de aquí entramos en una sucesión de formaciones rocosas de todos los colores, rocas que el agua ha ido moldeando a su gusto y mostrando un resultado hermosísimo, en algunas ocasiones extremadamente delicado. Recomiendo afrontar esta zona con mucha tranquilidad, compensa detenerse a contemplar los detalles de las rocas, entretenerse en la fotografía, desviarse del camino lo que haga falta para asomarse en algunos puntos a la costa y asombrarse con algunos acantilados, lisos como consecuencia de la erosión (se trata del mismo proceso del flysch de Zumaia y Sakoneta, aunque aquí no veremos la rasa mareal) y de una altura impresionante. El camino está libre de maleza y resulta cómodo a pesar de los fuertes repechos de subida y bajada que nos vamos encontrando.

Como referencia de paso, diré que llegamos a una pequeña edificación a la que llega una carretera y que parece destinada al saneamiento (1h 30min); está situada en una pequeña explanada con buenas vistas hacia Jaizkibel y el Faro de la Plata, en un punto previo a la ensenada de Ilurgita que tendremos que bordear por completo. Durante este bordeo el camino del litoral empalma con el GR, pero en pocos minutos vuelve a adentrarse hacia la costa. Quizás a partir de aquí el sendero se vuelve algo más incómodo ya que la maleza invade algunos tramos; recomendable en cualquier época del año el pantalón largo para este tramo. No obstante, avanzamos sin mayores dificultades aunque tenemos que hacer algunos equilibrios en unos pequeños puentes de cemento (¿antiguas canalizaciones de agua?) de poca altura. También nos toca atravesar un largo túnel, claramente militar, sin ningún tipo de iluminación salvo la de la puerta de salida; ojo, porque se forman buenos charcos; lleva casi tres semanas sin llover y había un par de ellos. No viene mal un frontal, nosotros lo utilizamos.

Tras pasar el túnel nos acercamos a los mayores acantilados del día. Nos desviamos del camino del litoral y tomamos un ramal que pasa justo por encima de los farallones. Algunos de ellos impresionan por su verticalidad, sobre todo el del Faro de la Plata que tiene cerca de 160 metros. Las rocas y su colorido siguen adornando el paisaje; dan ganas de quedarse sentado al sol contemplando la lejanía durante horas, oyendo los gritos de las gaviotas, observando los barcos que entran y salen de la bocana del puerto de Pasajes, mirando con cierta envidia el discurrir de pequeños botes que disfrutan de un paseo costero, o advirtiendo el esfuerzo de los remeros de una trainera pasaitarra que surcan a gran velocidad las aguas de este mar hoy en calma. Pero tenemos que seguir y aquí es cuando dudamos un poco y nos metemos en un pequeño zarzal con forma de sendero. De frente tenemos el Faro de la Plata, del que nos separa un pequeño barranco y un fuerte repecho. Vemos algún sendero que va en esa dirección pero tampoco lo vemos muy claro. En lugar de retroceder algo y enlazar con el camino del litoral, el que venía marcado con las botas amarillas, optamos por coger otro senderillo que sube perpendicular al mar, sin atravesar el barranco. Son 3-4 minutos de cierta lucha contra los pinchos y, aunque salimos sin arañazos, no resulta cómodo. Finalmente, empalmamos con el GR, al que pocos metros antes llega el camino del litoral, y ya llegamos sin dificultad al Faro de la Plata. Previamente, pasamos junto a los restos de un acueducto y una fuente, muy solicitada por los paseantes y que nos viene muy bien en el regreso.

En el Faro de la Plata llevamos 3 horas. Aquí hay que seguir por carretera durante 500 metros hasta que un cartel nos indica la bajada hacia el faro de Seneko Zuloa, un camino que se convierte en escalinata para descender hasta el paseo de Pasai San Pedro (3h 30min). Dudamos si llegar hasta el pueblo, tomar el autobús de vuelta a Donostia y desde la parada llegar hasta el coche; no conocemos dónde se toma el bus ni tampoco los horarios, aunque esto no es mayor problema, pero vemos que entre una cosa y otra se nos irá cerca de una hora, así que decidimos acercarnos a Pasajes de San Pedro pero sin llegar hasta el pueblo, comemos algo y volvemos por el camino del GR hasta Donostia. Mucho más bonito y así conocemos de primera mano el GR que hemos recorrido a la ida durante cortos tramos. Tardamos 1h 30min en volver al coche siguiendo las marcas rojas y blancas; paramos bastante menos que a la ida pero tenemos claro que es un sendero más directo que el costero y, sobre todo, más descansado. Nos queda la duda de si el Camino de Santiago, que durante un tramo comparte el trazado con el GR, es más corto ya que en el Faro de la Plata un cartel (por cierto, arrancado y tirado en el suelo) indica 4,2 kilómetros hasta Donostia, muy pocos para ser los del GR. Será cuestión de volver a investigar.

En resumen, hemos completado un recorrido circular en un paraje costero singular, con cierta dureza para ser considerado un paseo pero asequible para cualquiera que esté acostumbrado a caminar en montaña.



NOTA DEL REDACTOR

Las referencias horarias que aporto y las advertencias que hago sobre las dificultades sólo pretenden dar una orientación acerca de la duración del recorrido y de los posibles peligros que he podido captar al realizar esta actividad. El lector deberá interpretarlas y adaptarlas a su ruta en función de la climatología, del estado del terreno, de la época del año y de su condición física y experiencia.



Más información de De Donostia a Pasai San Pedro  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo