216 montañeros on-line

(11,443 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"



¿Olvidaste la contraseña?


¿Todavía no eres usuario?
Darme de alta

Senderismo PR8: Circular Calcena - San Cristóbal - Calcena por Ramiro -- 26/03/2016
Jornada: (Sin especificar) --
(1027 visitas)
  • Zonas: ,
  • Duración sin descansos: 02:15
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Muy facil
  • Días: 1
  • Num. Personas: 2
  • Tipo: Senderismo
  • Desnivel de subida: 330 metros
  • Desnivel de bajada: 330 metros
  • Distancia: 8200 metros
  • Agua: En la salida se encuentra el manantial de la Fuente de Calcena, pero no está acondicionado para llenar agua.
  • Observaciones:
  • Gps: Sin fichero GPS


PR8: Circular Calcena - San Cristóbal - Calcena  
Mapa con la excursión. En rojo ascenso a San Cristóbal y en morado el descenso.
Mapa con la excursión. En rojo ascenso a San Cristóbal y en morado el descenso.
CIRCULAR CALCENA-ERMITA S.CRISTÓBAL-CALCENA (PR-8)
Desnivel: 330 m. aprox. (Partida a 810 m. y S. Cristobal a 1.114 m)
Distancia: 8´2 Km.
Cobertura móvil: Existente en el ascenso, en la ermita de San Cristóbal y en la parte inicial del descenso, perdiéndose en la garganta de de las Peñas del Cabo.
Época recomendada: Otoño. Ante la abundante presencia de quejigos, árboles marcescentes que en otoño dan bellas tonalidades ocres.
Agua: A la salida está la Fuente de Calcena. Luego no hay ningún lugar acondicionado, aunque próximo a la ruta está lafuente Espadas, tapada por una arqueta pero que en caso de necesidad podemos abrir y abastecernos.
Refugios: No existen lugares habilitados para tan fin. En caso de necesidad, junto a la Ermita de San Cristobal hay una paridera de ganado que puede servirnos de refugio. En la propia ermita, en el exterior hay una mesa con bancos. En el interior hay un merendero habilitado pero es necesario solicitar la llave al ayuntamiento de Calcena.
Atractivo: La denominada Cara Oculta del Moncayo, surcada por el Río Isuela, constituye la vertiente más desconocida de esta serranía. Sin embargo, esta soledad no es debido a un menor encanto paisajístico. Esta ruta circular nos permite conocer las características más destacadas de estas estribaciones de la Sierra de Tablado de altura más moderada: barrancos calizos, anidamiento de rapaces rupícolas, vistas panorámicas, restos etnológicos, bosque mixto mediterráneo de quejigos y carrascas que van recuperando antiguos bancales cultivados, etc.
Advertencias:Recomendable llevar pantalón largo puesto que hay un tramo del descenso donde el sendero se está cerrando entre aliagas.
Dificultad: Baja. Tanto por desnivel como por dificultad técnica. El tramo de ascenso es utilizado en las romerías de Purujosa y Calcena para acudir a la ermita, por lo que no hay perdida posible. El tramo de descenso si requiere unas mínimas nociones de orientación porque es un antiguo PR abandonado.


Cartografía:
1)IGN, Hoja 381, Illueca. 1:50.000
2)Ed. Prames, Las Tierras del Moncayo, Escala 1:40.000



HORARIO 2h.15m, aproximadamente (50’. Ascenso- 1h:20’ descenso)
Fuente Espadas: 25´
Ermita San Cristobal: 50´
Balsa plana del Rebollo: 01:05´
Corral de Valderromper-carretera: 01:35´
Fuente de Calcena: 02:10´


APROXIMACIÓN
Una vez entremos en Calcena, recorremos su travesía urbana hasta la parada del autobús, junto a la fuente de Calcena, gran manantial donde renace en el estiaje el río Isuela que se ha infiltrado aguas debajo de Purujosa. Aquí sale un camino que se dirige a un puente que cruza el Isuela. Será en este punto donde dejaremos el vehículo y de no haber sitio, al otro lado del río hay mucho espacio.

RECORRIDO
Dejamos el coche junto a la parada del bus y aprovechamos para cruzar al otro lado, abrimos la puerta y visitamos el gran manantial de Calcena. Una piedra vertical llama nuestra atención. Es el pilón, que por más que aumenté el caudal, nunca rebasa su altura. Dice la leyenda que en una gran sequía se llegó a secar la fuente y los vecinos del pueblo bajaron las reliquias de Santa Constancia. Una vez depositadas sobre la Pila o Pilón, el manantial volvió a brotar. A si lo recuerdan los gozos de la tradición popular: “A esta fuente caudalosa/se le secó su corriente/Luego que bajó Constancia/salió el agua prontamente”. También se dio el caso, según recuerdan los abuelos, que algún escéptico robó el Pilón para demostrar que sin él seguía manando agua. Sin embargo, una rápida enfermedad se apoderó de su ser y no encontró cura hasta que devolvió la piedra a su sitio.

De la leyenda pasamos a la historia y nos fijamos primero en unos tubos que aportan caudal al manatial. Son los conocidos como “caños del tinte”, denominación que nos remite siglos atrás cuando en la localidad se desarrolló una importante protoindustria textil. Luego nuestra mirada va al otro lado del manantial donde unas losas inclinadas se nos presentan como uno de los lavaderos más antiguos de la comarca.

Abandonamos la fuente y miramos la vivienda que hay justo detrás de la parada del bus. Su forma semicircular nos llama la atención. Estamos ante la antigua ermita de San Miguel, de origen románico, reconvertida en vivienda en lo que un día fue su ábside.

Leemos el cartel explicativo y ahora si que nos ponemos en marcha, atravesando el puente que salva un Isuela que con las nieves del invierno discurre muy alegre, olvidando el duro estío veraniego que lo suele secar en este punto.

Llegamos a un gran prado, donde hoy pasta un burro y que sirve de aparcamiento en la Calcenada. La senda lo evita por la izquierda para llegar enseguida a un cruce de senderos indicado por un poste. A la izquierda, el GR-90, a la derecha el PR-8, nuestro itinerario de ascenso. Nos internamos en un barranco donde los viejos y olvidados campos de almendros, separados por olmas que poco a poco se van desmoronando, están siendo repoblados por un abundante matorral de boj, que nos recuerda a aquellos paisajes prepirenaicos tan queridos. Si nos fijamos, veremos debajo nuestro a la derecha una vieja balsa hoy seca con la que se regarían algunas huertas. Al otro lado del barranco se alzan las paredes meridionales de las Peñas del Cabo, donde anidan los buitres. Hasta fecha reciente había un panel interpretativo que ha desaparecido misteriosamente. A los 15 minutos la senda deja el barranco principal ocupado por prados y comienza un ascenso más decidido por una vaguada a la derecha acompañados por aliagas, romero, escaramujos y alguna sabina. Tras unas rampas llegamos a un punto donde la senda llanea atravesando la pequeña vaguada donde las carrascas y los quejigos adquieren un mayor porte.

Retomamos de nuevo el ascenso. El sendero va haciendo varias lazadas por terreno descompuesto hasta que se llega a un punto donde en una curva a la derecha, aparece una pista junto al sendero. Tenemos la opción de salir a la pista y tomarla hacia abajo llegando en 5 minutos a un punto donde hay una chapa metálica en el suelo que protege la Fuente Espadas. Aquí se tomó la captación del primer abastecimiento de agua a la localidad de Calcena. Habremos invertido 25 minutos.

De nuevo en la senda, tenemos la ermita justo encima, tan cerca, pero aun nos queda desnivel que superar. En este tramo final aparecen más quejigos y un cartel explicativo sobre los buitres que sobrevuelan nuestras cabezas. Finalmente, salimos al cordal cimero, giramos a la izquierda por terreno más despejado y casi llaneando llegamos hasta la ermita de San Cristobal (1.141 m.), conocida como "El Santo", donde hay dos mesas de interpretación del paisaje. Las vistas son excelentes, tenemos el pueblo de Calcena a nuestros pies y con los prismáticos vemos nuestro vehículo.


Pasamos a la otra vertiente de la ermita y vemos un camino que desciende. Es la pista que permite acceder a San Cristóbal en vehículo desde el Puerto de la Crucija, divisoria de aguas entre el río Aranda e Isuela, en la carretera que une Oseja con Calcena. Tomamos esta pista en suave descenso, dejaremos atrás una primera balsa normalmente seca hasta llegar en unos 15 minutos desde la ermita a un falso collado muy marcado donde hay a la izquierda una balsa encementada y justo al otro lado del camino un poste de los que conduce el tendido eléctrico hasta la ermita.

Estamos en la plana del Rebollo y este será el punto donde abandonemos la pista principal, crucemos a la derecha y entre dos carrascas iniciemos el descenso decidido, al comienzo por una senda casi perdida (debemos estar muy atentos, siguiendo una huella muy difuminada) que a los pocos metros gira progresivamente a la izquierda reduciendo la inclinación inicial. Cuando ya vemos a la derecha el fondo del barranco debemos estar de nuevos atentos porque la senda parece que quiere continuar a media ladera pero no es así. Existe un punto donde la senda hace un giro de 90º a la derecha para baja de manera decidida hasta el fondo del barranco. Nos pueden servir de referencia tantos unos mojones de piedra como una estaca con las marcas amarillas y blancas que queda al fondo a la derecha.

De todos modos, tampoco tiene mayor dificultad si pensamos que en 5 minutos desde la balsa ya habremos descendido hasta el fondo del cercano barranco. En caso de duda, lo mejor es descender fuera senda hasta el fondo del barranco, por donde va a discurrir el resto del sendero.

Al comienzo la senda continúa algo difuminada por el fondo del pedregoso barranco, pero progresivamente se hace más evidente. Vamos bajando salvando antiguas olmas y observando las laderas a nuestra izquierda por un tupido quejigar, testimonio de la vegetación originaria de toda esta región caliza.

Al final, el sendero hasta se convierte en una antigua pista que entre prados nos conducen hasta los abandonados corrales de Valderromper. Estamos ya en la carretera. Miramos atrás para echar un último vistazo a esta val que habremos recorrido en aproximadamente media hora.

Ahora el recorrido coincide con la carretera. Descendemos al comienzo por un paisaje algo desolado pero al final la pesadez de caminar por el arcén se compensa recorriendo el desfiladero que se forma en esta vertiente las Peñas del Cabo, donde podremos ver con suerte cordadas de escaladores. Cuando ya tenemos en frente el puente que salva el pedregoso cauce del Isuela, podemos descender a mano derecha a la Fuente la Ujosa, donde hay un pequeño merendero.

Media hora de descenso por la carretera, pero ya estamos muy cerca de completar la circular. Cruzaremos el puente y giraremos a la derecha junto a la ermita de San Roque, con vistas al caserío de Calcena a su espaldas. Tan solo tendremos que recorrer la travesía urbana, pasando junto al albergue de la localidad, para alcanzar nuestro punto de origen.

Más información de PR8: Circular Calcena - San Cristóbal - Calcena  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo