235 montañeros on-line

(11,413 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"



¿Olvidaste la contraseña?


¿Todavía no eres usuario?
Darme de alta


Noticia: El rescate en el Lhotse retrasa la decisión de Edurne Pasaban
Prácticamente desde que Edurne Pasaban bajó del primer intento al Everest el pasado sábado, fecha en la que tenía previsto hacer la cumbre del techo del mundo pero no pudo lograrlo, la alpinista tolosarra no ha podido conciliar el sueño para descansar del esfuerzo. La razón, la incertidumbre que desde ese mismo día se desató en la montaña contigua al Everest, el Lhotse, donde hacían cumbre diferentes alpinistas, pero se complicaba sobre manera el descenso del mismo.
Y todo esto ha hecho que la expedición de Edurne Pasaban, en la que participan también Asier Izagirre, Nacho Orviz y Ferrán Latorre, no haya podido tomar una decisión respecto a volver a intentar la cima del Everest sin oxígeno, si bien, cada día que pasa juega en su contra puesto que la Cascada de Hielo se cierra el próximo día 1 de junio, con lo que haría imposible nuevos intentos.
Hasta ayer por la tarde, en que hubo comunicación desde Tolosa, entre Begoña Lizarribar la madre de Edurne Pasaban, y su hija, no se sabía todavía si iba a haber más intentos o no a la cima del Everest. Edurne ha estado más que volcada con los alpinistas españoles que bajaban de hacer la cima del Lhotse prácticamente desde que ella descendiera del primero de los intentos al Everest.
Escasas posibilidades
Apenas ha podido dormir, ni siquiera la noche del 20 al 21, que, como decía ayer la propia Edurne, fue «toledana». Además de llevar el cansancio acumulado de la ascensión hasta el Collado Sur durante los tres días anteriores, Edurne no dudó en ningún momento entregarse a fondo, preocupándose por el estado de sus amigos que descendían del Lhotse.
Esta entrega hizo que se olvidara de sus planes con respecto al Everest, sin terminar de decidir si a volverá a intentarlo o no. Aunque Edurne Pasaban tenía pensado decidir al día siguiente de descansar del esfuerzo del primer intento, no hubo ocasión por los sucesos del Lhotse. Ni siquiera de hacer la reunión para tomar decisiones.
Lógicamente, preocupa mucho más la vida de unos alpinistas que la decisión propia de Edurne de subir de nuevo a intentar la cima o no. Hasta muy entrada la tarde ayer, la tolosarra y su equipo estuvieron totalmente volcados en sacar, posiblemente de una muerte segura, a varios de los alpinistas que hicieron cumbre en el Lhotse a unas horas en que nunca debieron hacerlo.
La última palabra
Por lo tanto, dada las fechas que estamos y que parece ser que la segunda ventana de buen tiempo anunciada hasta el jueves se les va a escapar a la alpinista tolosarra y su gente, existen escasas posibilidades de que lo vuelvan a intentar. El grupo bajó muy fuerte desde el Collado Sur. Bajó con ganas y posiblemente con la idea de volver. Asier Izagirre señalaba que lo querían intentar y Ferrán Latorre no quería tirar la toalla.
Con toda la movida vivida por el rescate en el Lhotse la decisión se ha tenido que posponer y no será fácil replantearse subir allí arriba de nuevo. Para volver a intentarlo la decisión se tiene que tomar ya. Pero tampoco puede ser una decisión precipitada. Hay que valorar muchas cosas, meditar y consensuarlo con los demás. Es difícil tomar una decisión tan importante. Pero Edurne Pasaban tiene la última palabra.
 
Fuente: diariovasco.com