181 montañeros on-line

(11,413 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"



¿Olvidaste la contraseña?


¿Todavía no eres usuario?
Darme de alta

Relacionados


Autodetención
Autodetención boca abajo
Foto 1
 Autodetención boca abajo
Autodetención 2/3

Repetiremos varias veces el cambio de posición de marcha a la posición de autodetención hasta que sea un acto reflejo para nosotros. Practicaremos con ambas manos, pero no empezaremos con la segunda hasta que no lo hagamos bien con la primera.
Acto seguido, probaremos la posición de autodetención echados boca abajo sobre la nieve, clavando la punta del piolet en la nieve y poniendo el peso del cuerpo sobre el mango del piolet ( ver foto 1).
Recordar subir los pies y poner los codos junto al cuerpo. Abriremos un poco las piernas, obteniendo mayor estabilidad cuando estemos deslizándonos pendiente abajo.

Seguidamente probaremos la técnica de autodetención en movimiento. Empezando en la posición de autodetención, levantamos un poco el piolet arqueando la espalda. Cuando cojamos un poco de velocidad, nos detendremos clavando el piolet, poniendo todo el peso sobre el mango de este y haciendo fuerza con los hombros.
Practicaremos esta técnica hasta sentirnos seguros. Cada vez dejaremos más espacio entre parada y parada, y así conseguir un poco más de velocidad y comprobar como con esta técnica realmente podemos frenar.

Hemos visto la forma normal de frenar mediante esta técnica, pero no siempre caeremos en esta posición al resbalar mientras estamos realizando una marcha (subida o bajada). Pasamos a explicar que debemos hacer en caso de caer en otras posiciones. En todas ellas debemos alcanzar la posición "normal" de autodetención que hemos aprendido hasta el momento, es la mejor manera de asegurarnos la frenada.

Es frecuente, sobretodo cuando estamos bajando, deslizarnos sentados pendiente abajo. En este caso, sentados y con las piernas rectas y juntas.
Cogeremos el piolet en modo de autodetención (una mano en la punta del piolet con la punta mirando hacia delante, y la otra cubriendo el regatón). Seguidamente rotaremos sobre la cadera hacia el lado donde tenemos la mano que coge la cabeza del piolet. A medida que vamos rotando, estiramos el cuerpo, a la vez que levantamos los pies para que no se nos claven en la nieve y separamos un poco las rodillas.
Es importante mantener los codos pegados al cuerpo durante la rotación. A medida que giramos, primero clavamos la punta del piolet y luego vamos poniendo el peso sobre el mango que nos atraviesa en diagonal el pecho. Por último recordar girar la cara hacia el lado contrario donde clavamos el piolet.

Anterior

Siguiente