527 montañeros on-line

(10,773 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"



¿Olvidaste la contraseña?


¿Todavía no eres usuario?
Darme de alta

Relacionados


ISLA DE SAN MIGUEL (AZORES): MUCHO MAS QUE UN ANTICICLÓN



Dentro del archipiélago de las Azores, La isla de San Miguel además de albergar la capital es la de mayor tamaño. Es montañosa, bañada por numerosos y hermosos lagos y con una vegetación, que sorprendería incluso a un amante de la botánica. Su costa abrupta y rocosa, aleja afortunadamente al turismo playero, siendo un autentico paraíso para los amantes de la naturaleza. Los habitantes de la isla, son simpáticos, amables y un poco curiosos; dedicándose básicamente los hombres, a la ganadería lechera, agricultura y pesca de costa y las mujeres a las tareas del hogar.

* COMO IR:
- Vuelo directo con SATA desde Lisboa durante todo el año y desde Madrid los meses de verano.


* DORMIR:
- Los hoteles eran hasta hace bien poco la única opción, pero ahora ya se pueden encontrar casas rurales. Mi única recomendación es la de buscar alojamiento fuera de la capital; que sin ser ruidosa, le quita un poco el encanto del entorno.


* TRANSPORTE:
- Existe autobuses que conectan la capital con el resto de poblaciones importantes de la isla, pero lo mejor es alquilar un coche, aunque sea por un par de días.


* QUE VISITAR:
- Absolutamente todo lo que podáis, pero la joya es el Lagoa do Fogo y su reserva natural con sus helechos gigantes, sin olvidar la reserva natural de Pico da Vara, Tronqueira, Sete Cidades y las distintas poblaciones, en especial la preciosa Ribeira Grande.
Se pueden viajar por avión desde la capital Ponta Delgada a las otras islas, de las que nos recomendaron Pico, Flores, Faial y Sao Jorge.


* COMER:
- Tienen una rica despensa de verduras y hortalizas, una exquisita carne de vaca y unos suculentos pescados de roca.




ASCENSIÓN AL PICO DA VARA (1103m), TECHO DE LA ISLA:

El viernes 15 de Julio amanece como todos los días amenazando lluvia. Tras un buen desayuno en el hotel, cogimos el coche y después de un par de despistes, logramos encontrar la pista que lleva al inicio de la subida. Una vez aparcado el coche y antes de salir de el, empezó a llover de forma impresionante durante unos 10 minutos más o menos. Aunque con ciertas dudas, porque había mucha niebla, decidimos emprender la marcha. Después de andar durante 1km, nos encontramos unos carteles indicando la ruta y el tiempo de marcha. Subiendo por un cortafuegos entre cedros japoneses y una persistente niebla, fuimos descubriendo curiosas plantas, mientras intentábamos no resbalar debido al terreno arcilloso y empinado. Tras aproximadamente 50 minutos coronamos el collado, donde tomamos el sendero de la izquierda perfectamente balizado. Por terreno despejado y con una niebla menos agobiante pero persistente, fuimos cresteando y aproximándonos a la cima disfrutando del bello sendero, que no de las vistas. Tras dejar atrás dos placas recordatorio, de sendos accidentes aéreos de los años 50, llegamos a la cima (1:40h); coronada por un mojón de metro y medio de altura, sin ningún tipo de inscripción. La bajada la realizamos por el mismo sitio, teniendo la gran fortuna de poder disfrutar del paisaje durante unos pocos minutos, ya que la niebla nos dio un poco de tregua. Durante el trayecto solo nos encontramos con un grupo de unos 7 portugueses y con una pareja de franceses, siendo el recorrido apto para cualquiera, ya que es sumamente fácil.
Puerta de la ciudad Ponta Delgada
 
 
Ribeira Grande
 
 
Parque natural Lagoa do Fogon
 
 
Cascada
 
 
Sete Cidades
 
 
Tronqueira
 
 
Reserva Forestal Pico da Vara
 
 
Furnas
 
 
Pescadores en Provoaçao
 
 
Subida al Pico da Vara
 
 
Lagoa do Fogo
 
 
Trajes tradicionales
 
 
Hojas gigantes