292 montañeros on-line

(11,413 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Marojal (1198 m) por Ramiro -- 25/01/2009
Vía: (GR 90.2) --
(3290 visitas)
  • Hora de salida: 10
  • Hora de llegada: 12
  • Meteorología: Lluvia
  • Dificultad: Muy facil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Marojal  (1198 metros)
Itinerario en el mapa.
Itinerario en el mapa.
INTRODUCCIÓN
La denominada Cara Oculta del Moncayo, surcada por el Río Isuela, constituye la vertiente más desconocida de esta serranía. Si los senderos que se internan en esta parte del Parque Natural atraviesan solitarios parajes, aquellos que recorren la otra vertiente del Río Isuela, ascendiendo a las estribaciones del Sierra del Tablado, constituyen la soledad por antonomasia. Sin embargo, este aislamiento, este desconocimiento de la región, no es debido a un menor encanto del paisaje, al contrario, tanto las vistas panorámicas que se obtienen desde estos cordales como las rutas de aproximación a los mismos no los hacen desmerecer de las de sus hermanos situados dentro del limite administrativo del Parque natural.

Contextualización

- Viento: La excursión se realizó dos días después de la ciclogenesis explosiva que dejó vientos huracanados en toda la península. A pesar de las horas transcurridas, el domingo todavía hizo mucha ventisca en las cumbres lo cual condicionó que no hiciera una ruta circular como tenía previsto.

- Agua: Además, tanto el Río Isuela como sus afluentes bajaban muy crecidos por el rápido deshielo producido en los últimos días. Por eso, nos encontramos todos los barrancos con agua, lo cual le dio un encanto particular a la excursión. Sin embargo, en periodos estivales, la sequedad será la nota predominante.

Datos
Desnivel: 375 aprox. (825 m. inicio y 1.198 m. cima)
Distancia Total: (Ida y vuelta) 12´5 Km.
Tiempo aproximado: 1h.:15m hasta la cima.
Cobertura móvil: Inexistente en la primera mitad del recorrido.
Agua: Fuente de la Ujosa, al inicio del recorrido, nada más superar el puente un camino desciende a la izquierda, llegando a la fuente en 20 metros.
Refugios: Inexistentes en el recorrido. En la vecina localidad de Purujosa (A 6 Km. del inicio de la ruta) está el refugio de San Ramón, guardado, excelente base para actividades en este sector del Parque Natural.
Atractivo: Excelente panorámica tanto sobre la Sierra del Moncayo como sobre el Valle del Aranda, recorrido por diferentes biotopos (bosque de ribera, cañón calizo, bosque mediterráneo, prados, campos abandonados, pinar de repoblación), pero sobre todo, la soledad de estos parajes, donde nuestros únicos compañeros serán buitres y algún corzo despistado.

Cartografía: IGN, Hoja 381-1, Calcena. 1:25.000

Dificultad: Ninguna, ni técnicas, ni de orientación ni de desnivel. Recorrido a través de carretera, camino y sendas bien balizadas (GR 90) con escaso desnivel salvo en la loma final pero donde ya la ruta es evidente. Ideal como excursión familiar.

Recorrido

Punto de partida: Una vez salimos de Calcena con dirección a Purujosa encontramos un puente sobre el Río Isuela en el desvio a la carretera de Oseja.

Dejamos el coche en una explanada habilitada junto al puente y cruzamos el cauce. Al otro lado del puente un poste nos indica la ruta a seguir, la GR 90.2 que se dirige a la localidad de Aranda de Moncayo. Si vamos al otro arcén encontraremos un camino que desciende a la fuente Ujosa, donde podemos coger agua. Siguiendo la carretera, durante Kilómetro y medio recorremos el desfiladero de las Peñas del Cabo, donde se halla la mayor escuela de escalada del Moncayo y una de las más importantes de la provincia de Zaragoza. Recientemente se reequiparon todas las vías de sus paredes calizas y se abrió una vía ferrata en el paraje conocido como El Rincón del Bú. Además, los amantes de la espeleología pueden acercarse a la Cueva Honda (situada en la parte izquierda del desfiladero) aunque deberán pedir permiso en el ayuntamiento de Calcena puesto que su acceso se ha restringido al tener en su interior una de las colonias de murciélagos más importantes de Aragón. La propia cueva ha sido declarada Lugar de Interés Comunitario (LIC).

En 12 minutos desde el coche llegamos a un barranco lateral que viene por la derecha. En este punto hay una explanada y podríamos haber dejado el coche aquí pero si no nos apremia el tiempo recomiendo recorrer el tramo de carretera a pie mientras se observa la progresión de los escaladores en las paredes. Seguimos por la carretera, cruzamos por un puente el barranco y tras una curva un nuevo poste nos indica que tenemos que girar a la derecha, abandonamos el asfalto para internamos en el barranco de la Similla.

Ahora por una evidente senda, con numerosas marcas del GR, recorremos un interesante bosquete de Quejigos y Encinas con sotobosque de boj y tomillos. Este bosque, que se prolonga a otros barrancos cercanos y a las mesetas de La Plana y La Plana del Robollo, es el ultimo vestigio del bosque mediterráneo que poblaría estas vertientes meridionales de la serranía del Moncayo antes de que incendios, sobrepastoreo y replantaciones de pinos transformaran el paisaje. De hecho, en pocos puntos del interior del Parque Natural se conserva el bosque mediterráneo tan bien como en estos barrancos que sin embargo están fuera del limite administrativo de protección a pesar de que son Zonas ZEPA.

Por la margen derecha del barranco, recorremos el bosque hasta que en 10 minutos el paisaje se abre, salimos de la zona caliza para adentrarnos en la zona siliciea, más abierta y con mejor tierra por lo que el paisaje vegetal también cambia, a partir de ahora recorreremos prados y campos abandonados. Existe en este punto una confluencia de barrancos, a la derecha afluye el barranco de Valdenoria pero nosotros seguiremos el de enfrente y posteriormente giraremos la izquierda entrando en una pequeña Val en cuyo fondo las olmas dividen pequeños prados mientras que a nuestra izquierda nos acompañan las Encinas.

De este modo, en menos de 10 minutos alcanzamos un camino, lo tomamos y giramos a la izquierda para llegar en seguida a un collado (944 m.). Desde el Collado descendemos a la otra vertiente unos 200 metros hasta el corral de Valdepardo Donde abandonaremos el camino, siguiendo sus derumbados muros para encontrar de nuevo la senda. El desvió en el corral está perfectamente señalizado. El sendero va a media ladera, girando progresivamente a la derecha para internarse en este nuevo barranco.

Desde este punto ya tenemos enfrente nuestro objetivo y adivinamos a su derecha el collado al que debemos salir. Sin embargo, no recorreremos este barranco sino que la senda se interna por un barranco que afluye a su derecha. Descendemos hasta su cauce y lo cruzamos junto a unos chopos para progresar ahora por su margen derecha. En seguida nos adentramos en otro biotopo, en este caso un pinar de repoblación al que le haría falta un aclareo. No obstante, la espesura del pinar y la estrechez de la senda hacen que sea un tramo bonito.

La senda gana inclinación y el pinar se va aclarando: estamos cerca del Collado. Salimos a una pista forestal, la cruzamos de frente y alcanzamos de este modo el Collado de Mondecabras (1.070 m.). Habremos invertido unos 20 minutos desde el anterior collado. En el mismo observamos a la izquierda un antiéstetico medidor de viento de alguna compañía de molinos eólicos (esperemos que jamás hagan en esta sierra un parque eólico)

Aquí abandonaremos la GR 90.2 que desciende a través del Barranco de Valdenaza, a través de un espeso encinar, en busca de la localidad de Aranda. Nosotros, fuera de sendereo, giraremos a la izquierda para remontar los últimos 120 metros de desnivel hasta al cumbre por una herbosa y empinada ladera salpicada de pinos sueltos. Es el punto con mayor desnivel, aunque en 15 minutos alcanzamos el vértice cimero del pico Marojal (1.198 m.)

Las vistas desde aquí son extraordinarias pero el día no acompaña, la fuerte ventisca junto a una fina e intermitente lluvia me impiden disfrutar del paisaje. Aun así aprovecho para ver desde arriba el itinerario que nos ha llevado hasta la cima. Calcena asoma escondida detrás de las Peñas del Cabo. A su espalda las Peñas Albas y el monte de La Tonda. A su izquierda deberían asomar las Peñas de Herrera y la Muela el Col pero están cubiertas de nubes. En la otra vertiente destaca en primer plano el Embalse de Maidevera y detrás la Sierra de la Virgen.

Desciendo del pico, mientras los buitres luchan contra el Cierzo y resuena en mi cabeza aquel poema que le dedicara José Antonio Rey del Corral al Moncayo:

Moncayo junto a Castilla,
Moncayo cabe Aragón,
Monte solo y sol encima
Y el viento a su alrededor

Monte solo, monte solo
Que con su sola presencia
Al tiempo que una pregunta
Es también una respuesta.


Alternativa al retorno:
Aunque yo volví por el mismo itinerario dadas las condiciones climáticas se puede hacer una ruta circular bajando de nuevo al collado y acercándonos la pista que habíamos dejado unos metros más abajo. Tomaríamos esta pista a la izquierda para ir hasta el collado de Peñas Blancas y descender de nuevo hasta La Plana y recorrer su bosque por otro barranco tributario al río Isuela. Sin embargo, esta alternativa exige mayor orientación puesto que hay tramos fuera de sendero.

Más información de Marojal  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo