479 montañeros on-line

(11,264 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"



¿Olvidaste la contraseña?


¿Todavía no eres usuario?
Darme de alta

Librería

Desnivel Tour del Cervino.. Trekking por el país del Matterhorn
Desnivel
12,50 €

SWISSTOPO 1366 - MONT VÉLAN 1:25.000
SWISSTOPO
11,85 €

SWISSTOPO 1349 - MONTE MORO 1:25.000
SWISSTOPO
11,85 €

Desnivel La conquista del Cervino
Desnivel
13,00 €

SWISSTOPO 1229 - GRINDELWALD 1:25.000
SWISSTOPO
11,85 €

SWISSTOPO 1247 - ADELBODEN 1:25.000
SWISSTOPO
11,85 €

Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Matterhorn / Cervino (4478 m) por lorina -- 24/08/2009
Vía: (Arista Hörnli) --
(7528 visitas)
  • Hora de salida: 0
  • Hora de llegada: 0
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Bastante dificil
  • Días: 2
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Matterhorn / Cervino  (4478 metros)
En rojo la subida al refugio, en verde la subida a la cima
En rojo la subida al refugio, en verde la subida a la cima
INTRODUCCIÓN

Famosa cumbre donde las haya, de bonita silueta piramidal. Posiblemente sea una de las cumbres con mayor marketing y explotación de imagen de todo el mundo; en Zermatt es posible encontrar casi cualquier objeto con su silueta. Incluso se puede decir que es una de las montañas más fotografiadas, tanto por montañeros como por turistas.

Mucho se ha escrito sobre esta montaña, y se seguirá escribiendo ya que su atracción es innegable, lo cual la hace que sea ascendida por variedad de gente. Por lo tanto muchas son sus anécdotas.
Incluso desde su primera ascensión (realizada el 14 de Junio de 1865) ya fue marcada por la controversia y disputa entre Edward Whymper y el italiano Jean Antoine Carrel, siendo el primero el que tuvo el privilegio de ser el primero en ascenderlo por la arista Hörnli junto con Croz, Hudson, Hadow, Douglas y Taugwalder padre e hijo, con su incidente incluso ya que sólo regresaron Whymper y los Taugwalder. Antes de esta ascensión hubo numerosas tentativas tanto por Carrel como por Whymper en ascender, la mayoría de las veces por la vertiente italiana.

4 son sus aristas , la Hörnli, la Zmutt, la Lion y la Furggen, así como otros recorrodidos y vías de escalada que recorren susparedes, pero ninguna de sus vías es fácil, siendo al Hörnli la más utilizada.

Como siempre me pasa con este tipo de montañas, una mezcla de sensaciones distintas pasan por mi cabeza: admiración por la belleza de la montaña, respeto, deseo y desgana. Desgana porque sé lo que supone subir esta montaña: saturación, prisas, stress, mala educación, poco compañerismo, arrogancia y chulería....aunque también hay gente que respeta, ayuda y pasa desapercibido. Es el precio que hay que pagar. Evidentemente hay otras vías menos transitadas, pero más difíciles, menos ?preparadas?, y no es para desaprovechar lo que la Hörnli ofrece.

DIA 1

DATOS

Nota: estos datos son orientativos, son los que nosotros hicimos, no debes de tomarlos al pie de la letra, consulta antes otras referencias.

Desnivel acumulado de subida: 1400 metros.

Tiempo total ascensión: 4 horas.

Punto de partida: Zermatt.

Cartografía: Zermatt/Gornergrat nº2515, Escala 1:25000

ACCESO

Para llegar hasta Zermatt es necesario invertir aproximadamente unas 12 horas de carretera, sin contar atascos. Nosotros lo solemos hacer en dos días, ya que siempre coincide con atascos en ciertos puntos como Toulouse, Nimes, Montpellier.....

Salimos tempranito del pueblo y cogemos la autopista francesa, que prácticamente no abandonamos hasta Chamonix. Los puntos de referencia son: Irún, Bayona, Pau, Toulouse, Grenoble, Chamonix.

Una vez llegados a Chamonix, lo cruzamos y continuamos por la carretera que se dirige hacia Suiza. Atravesamos el pueblo de Artgentiere y continuamos hacia el Col de Forclaz.

Rebasado el puerto empezamos un vertiginoso descenso por carretera con bastantes curvas hacia la frontera. Pasada la frontera sin problemas, continuamos el descenso en curvas por los famosos viñedos de Valais, llegando a la localidad de Martigni. Aquí cogemos una autopista que nos lleva hasta Sion. Poco más adelante la autopista se acaba, siguiendo dirección Zermatt. Cogemos un desvío indicado y ascendemos por el valle. Más adelante una bifurcación hacia Saas Fee (izquierda). Continuamos hacia Zermatt pasando por Sant Niklaus, Randa, llegando finalmente a Täsch, punto donde debemos de dejar el vehículo.

DESCRIPCIÓN

Tras nuestro día de ?descanso? después de haber subido el Rimpfischhorn y el Zinalrothorn, nos embarcamos en una nueva ascensión. Este primer día lo vamos a dedicar a subir al refugio. Si bien se puede acortar la ascensión utilizando varios teleféricos, nosotros decidimos subir la mayor parte andando, utilizando sólo uno.

Salimos de Täsch donde estamos alojados. Cogemos el tren que nos lleva a Zermatt (7?60 francos suizos el viaje de ida).
Salimos de la estación y cogemos la calle principal de Zermatt. Como siempre repleta de gente. El tiempo es bueno y la previsión para estos dos días es de buen tiempo.
Recorremos la calle atravesando prácticamente todo el pueblo. Además tenemos la coincidencia de que hay una medio maratón por la zona, con lo que la saturación de gente es mayor si cabe.

Llegando casi al final del pueblo cruzamos a la otra margen del río que atraviesa Zermatt para coger el teleférico. Se trata de la concurrida estación que lleva hasta el Matterhorn glacier paradise.
Nosotros sólo vamos a coger un teleférico que nos va a llevar hasta la estación de Furi (el precio por el billete de ida es de 9 francos suizos).
Justo cuando llegamos vemos pasar a la cabeza de la carrera de montaña.

Salimos a la estación y volvemos a coincidir con la carrera. Nos dirigimos hacia un grupo de casas que tenemos a nuestra derecha un poco más arriba. Nos encontramos con un sendero bien balizado, como todos en esta zona. Estamos a 1867 metros de altiud.

Atravesamos por medio de las casas y giramos a la izquierda para tomar la senda. El camino bien marcado empieza a ascender introduciéndose en un bosque de pinos. Pasamos por un par de casas más y continuamos ascendiendo. El camino no tiene pérdida alguna, estando los cruces bien señalizados, siguiendo siempre dirección al refugio de Hörnli. Se trata de un sendero no muy frecuentado debido a la comodidad que brindan los teleféricos, pero que tiene su encanto.
En algún tramo nos encontramos incluso con algún banco, situado en punto estratégico desde el punto de vista panorámico.

A medida que vamos cogiendo altura salimos del bosque y las vistas van ampliándose. Proseguimos ascendiendo sin descanso, hasta que llegamos a una estación intermedia, que la dejamos a nuestra izquierda.

Continuamos por el sendero por terreno cada vez más alpino, sin vegetación, pero con unas vistas increíbles.
El camino asciende de manera constante, sin descanso hasta que llegamos a la estación de Schwarzsee paradise. Estamos a 2583 metros de altitud y hemos invertido aproximadamente 1 hora y 20 minutos en llegar hasta aquí.

Como no podía ser de otra forma, la meta de la carrera está situada justo aquí, con lo que volvemos a coincidir con un montón de gente.

Dejamos atrás ala estación y cogemos el sendero que se dirige hacia el refugio, bien marcado y balizado.
Hay mucha gente, ya que es un atractivo turístico subir aunque sea hasta el refugio para poder admirar más de cerca el Cervino, que ya desde aquí es impresionante.
Llaneamos un poco dejando a nuestra derecha un poco más abajo un pequeño lago.
Continuamos por el marcadísimo sendero que ahora tiende a ir un poco a la derecha. Es imposible perderse en un día como hoy de buen tiempo. Gente por todo el camino, subiendo y bajando.
Ascendemos un poco haciendo una zeta, saliendo a un paraje desolador. Dejamos a la izquierda una caseta y un desvío que se dirige por la morrena del glaciar. Nosotros continuamos de frente, llaneando un poco. Llegamos a una zona en la que hay una pasarela metálica colgada de la pared que tenemos a nuestra derecha. Avanzamos por la pasarela y salimos de ella. Poco más adelante el camino gira a la derecha y se vuelve a elevar con decisión. Damos otra curva y cambiamos de vertiente teniendo unas bonitas vistas del Obergabelhorn y Zinalrothorn.
Superada la pendiente enfilamos de nuevo llaneando hacia la última pendiente que conduce al refugio. El goteo de gente es constante.
Dejamos a nuestra derecha un camino que desciende hacia el poblado de Zmutt, y nos plantamos en al última y empinada cuesta.

Es un tramo rocoso, equipado con pasamanos (excesivo), que asciende sin descanso dando revueltas para salvar el fuerte desnivel.
Finalmente llegamos al mítico refugio de Hörnli.

Aquí empieza ya el cachondeo. Hasta las 15?30 no puedes registrarte en el refugio. En la terraza no te dejan estar a no ser de que consumas algo, así que nos dedicamos a inspeccionar un poco la zona, ver la el comienzo de la ruta y la zona de vivaqueo, en la que hay un par de tiendas.

Finalmente nos damos de alta. Mejor reservar con mucho tiempo ya que siempre está saturado. El refugio, como era de esperar, sin más, enclavado en un sitio muy bonito, pero la amabilidad y la calidad del servicio brillan por su ausencia, además de ser todo excesivamente caro. La cena a la s 7?00, escasa para mi gusto.

DIA 2

DATOS

Nota: estos datos son orientativos, son los que nosotros hicimos, no debes de tomarlos al pie de la letra, consulta antes otras referencias.

Desnivel acumulado de subida: 1200 metros.

Tiempo total ascensión: 3 horas.

Tiempo de bajada (hasta Zermatt): 6 horas.

Punto de partida:Refugio de Hörnli.

Dificultad (UIAA): AD-, pasos de III-

Material: arnés, casco, crampones, cuerda de 60 metros, varias express, asegurador, mosquetones.

Cartografía: Zermatt/Gornergrat nº2515, Escala 1:25000

DESCRIPCIÓN

Mal dormimos en una habitación comunitaria de unas 20 personas. Alas 4?00 el desayuno, de nuevo escaso para mi gusto.

Aquí continua el espectáculo del Cervino. La gente desayuna con el casco y todo el material puesto. Cuando se acaba de desayunar cola en la salida. Empujones para ser el primero en salir. Primero salen los guías de Zermatt con sus clientes. Todo un espectáculo, es para vivirlo no para contarlo. De repente, pistoletazo de salida, todo el mundo a la calle.

Nosotros salimos con calma, aunque tampoco excesiva, quizás contagiados por el ambiente. El tiempo es bueno, no demasiado frío teniendo en cuanta la hora que es y la altura a la que nos encontramos.

Rodeamos el refugio, dejándolo a la derecha, yendo ala parte trasera, pasando por la plataforma habilitada para los helicópteros. Dejamos atrás el refugio y llaneando nos dirigimos a la base del primer escalón vertical, en el que hay varias placas y una figura. Primer atasco. Hay que subir por unas cuerdas fijas, y la cosa merece su paciencia. Hay dos cuerdas instaladas, con lo que algo más rápido se va. Por fin llega nuestro turno, tomamos por fin contacto con el Cervino. Se hace un poco raro subir por las cuerdas, son bastante gruesas. Este primer paso es corto. Tras el paso vertical, se gira a la izquierda, también equipado con cuerdas.

Salimos de las cuerdas e iniciamos el camino. Hay huella trazada, en algún tramo se ven marcas de pintura verde. Nosotros seguimos al mogollón de gente, aunque poco a poco, y siempre buscando el mejor momento y siendo respetuosos, vamos adelantando a la gente. Nosotros venimos bien aclimatados y vamos bastante más rápido que muchos, aunque siempre hay guías que les fastidia un poco que les pasemos, pero en tónica general no molestamos y no nos molestan. La tendencia en un principio es ir un poco por la izquierda de la arista en sí. Hay numerosos pasos de trepada, usamos casi de continuo las manos para progresar pero en ningún momento son difíciles.
Siempre seguimos las luces de los que van por delante nuestro, que nos marcan el buen camino. Es fácil perderse, ya que como todavía no amanece el camino no es tan visible como cuando bajamos, pero en general hasta pasar Solvay no se coge la arista, sino que progresamos un poco por la izquierda. La escalada es entretenida, con peligro de rocas sueltas. Progresamos en ensamble pero sin asegurar de momento ningún paso. Quizás en algún sitio al querer adelantar nos complicamos un poco más de lo normal, pero sin excesiva dificultad.

Salimos de los primeros pasos y tenemos tendencia a ir un poco a la derecha, hacia la arista pero sin llegar a ella, para luego girar a la izquierda por la cara este. Superamos un par de chimeneas bastante verticales pero sin excesiva dificultad. Esta es la tónica general de la ascensión. Progresar por el mejor camino, buscando el paso entre las rocas.

Llegamos hasta una vira de roca de color característico. Recorremos la vira en travesía hacia la izquierda para llegar ala base una nueva pendiente. Recorremos esta pendiente menos inclinada en un principio, aunque pronto se vuelve vertical.

Seguimos en esta tesitura hasta que llegamos al paso clave: la placa Moseley. Mucho habíamos leído y visto de esta placa, y la verdad es que impresiona. Son pasos de III, bastante bien equipado, con buenos agarres en general, pero que no permite fallos. La escalada es completamente vertical, hay que ir bien concentrado. Nosotros seguimos avanzando muy rápido.

Salimos de la placa y pronto nos ponemos en refugio de Solvay, pequeño refugio llamado así por el industrial Ernst Solvay que financió su construcción en el año 1916, a 4003 metros de altitud. Justo está amaneciendo. Hemos tardado tan solo 1 hora y 30 minutos en llegar hasta aquí, cuando la guía marcaba 3 horas.

Dejamos atrás el refugio bordeándolo, dejándolo a la derecha. Continuamos de frente unos metros para afrontar la siguiente placa. Debemos de girar a la izquierda para escalarla. Existe una cuerda fija, pero nosotros seguimos un poco más adelante. El siguiente paso es vertical, con un par de puntos para asegurar el paso, se trata de la placa Moseley superior. Es una placa parecida a la anterior un poco más corta pero de igual intensidad. Salimos de esta placa y enfilamos directos hacia la arista. El terreno es menos vertical pero sin perder la intensidad. Cuando alcanzamos la arista hacemos un pequeño descanso. Ya quedan pocas cardadas por encima nuestro, por lo que vamos a afrontar el siguiente paso con tranquilidad y pocos atascos.

Tras el avituallamiento proseguimos por la arista. Hay algún que otro paso aéreo, y la escalda es continúa. Seguimos el filo hasta que finalmente alcanzamos el hombro, conocido como Schulter.
Esta fue la parte que menos me gustó de la ascensión. Quizás por el cansancio y por la altura se me hizo largo y pesado. El tramo es vertical y está equipado con gruesas maromas, no muy ?agradables? de coger. Además de las maromas hay puntos de anclaje
Afrontamos el primer tramo. Salimos a una terraza. En este punto nos encontramos con nieve, más bien hielo, con lo que decidimos ponernos los crampones. Continuamos por las maromas. La progresión con los crampones hace aún más pasada la ascensión. Vamos subiendo por tramos verticales con pequeños descansos como escalones. Hay un tramo, el más vertical de todos, que además de la maroma hay a mano izquierda una pequeña escalera metálica, que ayuda un poco cogiéndola con la mano.

Finalmente salimos de este tramo. Tan sólo nos queda una pendiente de nieve bastante dura para alcanzar la cima. Decidimos subir sin piolet, ya que nos iba a estorbar durante la escalada, así que avanzamos con precaución. Seguimos en la misma dirección por una especie de surco trazado en la nieve. Nos vamos aproximando. Ya divisamos la arista cimera con una estatua en la base. Alcanzamos al arista. Ya está, una estrecha arista nos conduce hasta la cima. Todo el esfuerzo a tenido su recompensa. El Cervino por fin escalado. Una ilusión hecha realidad. Nos quedamos un buen rato disfrutando de la cima. El goteo de gente que llega es constante. Todo son felicitaciones, pero queda lo peor bajar. Así que decidimos ir poco a poco, antes de que en el tramo de las maromas sobre todo haya congestión de gente. Los tramos más difíciles los rapelamos la mayoría, intentando no estorbar ala gente que iba subiendo.
Finalmente tras 6 horas llegamos al refugio. Cerveza y para abajo.


Más información de Matterhorn / Cervino  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo