215 montañeros on-line

(11,361 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Pitón Sw del Cilindro (3194 m) por PITOTE -- 31/07/2012
Vía: (Refugio de Góriz) --
(3799 visitas)
  • Hora de salida: 9
  • Hora de llegada: 12
  • Meteorología: Nublado
  • Dificultad: Muy facil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Ver panorámicas
Cargando...
Loading


Pitón Sw del Cilindro  (3194 metros)
Cima del Pitón SW del Cilindro
Cima del Pitón SW del Cilindro

Servidor en la cima del Pitón SW del Cilindro

Llegando a la cima del Pitón SW del Cilindro

Corredor de ascenso hacia el collado de separación del Pitón SW y el Cilindro de Marboré
Me dirijo hacia la zona del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido con la intención de subir al Cilindro de Marboré y su Pitón SW.
Como que ya sabemos todos como está en estas fechas el refugio de Góriz, opto por utilizar el autobús de Nerín, pernoctando dos noches en este pueblo.
Marcho en dirección hacia Ainsa y en el pueblo de Escalona tomo el desvío que va hacia el cañón de Añisclo y, más tarde, hacia los pueblos de Nerín y Fanlo.
En Nerín me alojo en el albergue Añisclo, con la intención de subir al día siguiente con el autobús montañero hasta el Cuello Arenas y los Miradores de Ordesa.
Después de cenar, me acuesto temprano.
Al día siguiente, después de un rápido desayuno voy a coger el turístico autobús que en unos 40 minutos nos deja a unos 2.150 metros de altura justo sobre el valle de Ordesa.
Un poco antes de las ocho comenzamos a andar en dirección al refugio de Góriz, resiguiendo los bancales superiores del valle, atravesando el Cuello Gordo y teniendo siempre enfrente la visión de todas las principales montañas de esta zona.
Tardo algo menos de una hora y media en hacer el recorrido y, sin necesidad de llegar hasta el mismo refugio, comienzo a subir enseguida que puedo faldeando un poco en dirección al camino que se divisa desde lejos y que es el que viniendo de Góriz sube hacia el lago Helado.
Llego a dicho camino a una altura de unos 2.300 metros.
Aquí ya comienzo a encontrar algunos montañeros que suben camino arriba, supongo que cada uno con destinos diferentes, aunque mayoritariamente hacia el Monte Perdido.
Después de remontar algunos pequeños escarpes rocosos, el camino se dirige hacia la izquierda, entre hierba y canchales, llegando sobre los 2.500 metros de altura a la inclinada canal que permite subir hacia la Punta de las Escaleras y, más tarde, hasta el Monte Perdido, por la precisamente llamada “vía de las escaleras”.
Ahora ya subo todo el rato entre canchales y piedras sueltas hasta llegar a un pequeño muro en el que tengo que ascender por una pequeña canal oblicua, algo inclinada.
Poco a poco me voy acercando hasta la conocida Ciudad de Piedra, sobre los 2.700 metros de altura, zona de enormes bloques de roca, pero llena de numerosos hitos marcando el sitio más fácil para atravesar.
Atravesada esta singular zona, alcanzo un rellano que, en dirección hacia la izquierda, me llevaría hacia los picos que están sobre el circo de Gavarnie, siguiendo el itinerario que va por encima de la Faja Roja.
Yo prosigo de frente en dirección hacia la derecha y voy a buscar un pequeño escalón que accede a una cornisa, que observo que lo han arreglado con unas cadenas, supongo que por el peligro que puede ofrecer la roca si está mojada.
La subida es sencilla y, poco a poco, me voy encaramando hacia el pequeño balcón en donde descansa el bonito lago Helado que, al parecer, aporta aguas subterráneas a la celebre cascada del circo de Gavarnie.
Sin alcanzar el mismo me desvío hacia la izquierda, como si quisiera dirigirme hacia la faja que, por debajo de las estribaciones del Pitón SW del Cilindro y a una altura de unos 3.000 metros, se encamina también a la parte más alta del circo de Gavarnie.
Aunque el día amaneció muy claro y sin ninguna nube, ya hace rato que voy viendo que poco a poco el cielo se va tapando.
Este hecho que hace que el día sea menos caluroso, mirado positivamente, también es un problema ya que la visibilidad va menguando por momentos.
Enseguida que puedo atravieso una pequeña cresta y entro en el vertical y pedregoso corredor que sube hacia el collado de separación del Pitón SW del Cilindro y el Cilindro de Marboré.
Es éste un corredor fácil pero de canchales bastante sueltos, en el que la progresión se hace dificultosa. En algunos puntos miro de subirme a alguna barra rocosa por la que remonto de manera más segura.
De todas maneras, durante toda la subida, el corredor se las trae.
Poco a poco, con paciencia, alcanzo su parte superior llegando al mencionado collado de separación de las dos cimas a las que me dirijo. Tiempo hasta aquí, unas 2,45 horas.
En este collado descanso un rato, mientras observo la célebre pared vertical en la que están las dos canales de acceso a la cresta suroeste del Cilindro de Marboré, viéndolas al principio algo complicadas.
En la de la derecha, bastante inclinada, observo una cuerda que llega hasta su mitad y al final de la misma, en un pequeño repecho, dos puntos de anclaje pintados en rojo para asegurar una nueva cuerda hasta abajo.
Pero me olvido de momento de las canales y me dirijo hacia la izquierda para subir, muy fácilmente y en poco tiempo, a la cima el Pitón SW del Cilindro (3.194 mts.).
En esta sencilla cumbre me detengo un buen rato a comer algo y saco bastantes fotos.
En estos momentos, pero, el cielo está muy tapado, y tengo que aprovechar algunos instantes en los que las nubes dejan ver algo de panorama.
Al cabo de un rato, bajo de nuevo hacia el collado y observo detenidamente ambas canales.
Ya he leído que la de la izquierda es algo más fácil, pero voy a comprobarlo.
Comienzo a subir por la misma y, efectivamente, es bastante sencilla.
Aunque algo vertical, las presas para manos y pies son abundantes y, en general, seguras.
En poco rato llego a una parte superior donde el desnivel mengua y enseguida alcanzo la cresta de acceso al pico.
Esta cresta es muy sencilla y agradable.
Los hitos marcan perfectamente el camino.
La niebla invade la misma por momentos aunque permite una cierta visibilidad.
Un poco más tarde alcanzo el famoso pequeño muro vertical que constituye la última complicación antes de alcanzar la cima.
Tiene unos 3 ó 4 metros de alto y las presas escasean.
Pero, realmente, es solo cuestión de estudiar un poco la manera más sencilla de subir sin arriesgarse demasiado.
Además supongo que cada cual atravesará el paso de una manera distinta según sus habilidades y su manera de interpretar el mismo.
De una manera u otra, el ascenso no representa un gran problema y, ya en su parte superior, el itinerario se convierte en una fácil subida por una pequeña pendiente sin dificultad alguna.
Después de un pequeñísimo descenso, el camino vuelve definitivamente a remontar hasta alcanzar la parte final de la subida.
Llego enseguida a las cercanías de la cima, alcanzando en poco rato la misma. Estoy en la cumbre del Cilindro de Marboré (3.328 mts.). Tiempo total definitivo de ascensión, unas 3,15 horas, casi una hora y media más contando desde donde nos dejó el autobús de Nerín.
La niebla, a ratos, lo invade todo por completo.
Las posibles fotos, al menos hacia la lejanía, se vuelven difíciles de conseguir. Me tengo que contentar con hacer solo fotos de la cima.
Pero que se le va a hacer. Al menos no parece haber amenaza de lluvia, que me haría el descenso hacia el collado algo más complicado.
Después de permanecer un buen rato en la cima y viendo que la cosa no se arregla, opto por comenzar a bajar.
Mientras voy descendiendo, a ratos se abre algún claro, sobretodo sobre la zona del Marboré y los picos de la Cascada.
Pero es un visto y no visto y, finalmente, el día acabará siguiendo con la misma tónica durante bastantes horas.
Llego al muro complicado, lo desciendo a mi manera y sigo cresta abajo hacia la parte superior de las dos canales previas al collado.
Desde arriba observo la canal derecha, la más vertical y de la que pende una cuerda, y veo que ciertamente es algo difícil. Sin el apoyo de alguna cuerda no ha de ser muy sencilla ya que las presas escasean y la roca se ve bastante lisa y pulida.
A pesar de que yo me he traído una cuerda de 30 metros por si acaso, no la voy a utilizar ya que después de haber ya subido por la canal izquierda he llegado a la conclusión de que su descenso tampoco me ha de deparar grandes dificultades.
Efectivamente, sin muchos problemas y en poco rato, me sitúo de nuevo en el collado.
Aquí me detengo un buen rato a comer y a descansar.
Al cabo de un cierto tiempo, llegan un par de montañeros catalanes con los que converso un buen rato y me preguntan sobre el tema de las canales.
Les cuento mi versión de las posibles dificultades encontradas y, lógicamente, dicen que subirán por la canal izquierda.
Nos despedimos y comienzan la trepada, mientras que yo aprovecho para sacar algunas fotos de los mismos en plena faena.
Yo, por mi parte, comienzo a bajar hacia el lago Helado por el deteriorado corredor, que ahora en descenso se me antoja más fácil.
Una vez en el lago Helado algunas fotos del mismo, del Cuello del Cilindro y de los picos adyacentes, de nuevo entre la niebla.
Y ya, definitivamente, comienzo el descenso hacia el refugio de Góriz.
Sobrepaso la cornisa con las cadenas, cruzo de nuevo siguiendo los hitos la Ciudad de Piedra, bajo por el corto corredor oblicuo que permite salvar el pequeño muro posterior y llego a la desviación de la Punta de las Escaleras.
Más tarde, voy recorriendo el resto de graderíos que, entre retazos de hierba y pedrerio, me va acercando al refugio.
Llego al mismo sobre las 3 de la tarde.
Aprovecho para comer un poco y descansar bastante rato, ya que hasta las ocho no llega el autobús que me ha de bajar hasta Nerín.
Después de unas dos horas en el refugio, comienzo tranquilamente el regreso hacia los Miradores de Ordesa.
Como que la tarde ha quedado algo más clara, aprovecho para detenerme a sacar bastantes fotos.
Comienzo a encontrar otros montañeros que también van hacia el lugar de salida del autobús y, por el camino, hablo con algunos de ellos.
Mientras esperamos que nos llegue el medio de transporte, charlamos y nos contamos un poco nuestras aventuras del día.
Al fin, el autobús llega.
Reemprendemos el camino de regreso a Nerín, llegando al albergue sobre las nueve menos cuarto, justo con el tiempo para lavarnos un poco y cenar.
Al día siguiente, de buena mañana y después de desayunar, comienzo la vuelta hacia Mataró, donde llego sobre el mediodía.


Collado que separa el Pitón SW y el Cilindro de Marboré

Ascendiendo el pedregoso corredor

El lago Helado y el camino hacia el Monte Perdido. En el centro, el Dedo del Monte Perdido

Cuello del Cilindro

Vistas del Cilindro de Marboré desde la subida por el torrente de Góriz

Faja, sobre los 3.000 mts. de altura, que bordea el Pitón SW por su costado suroeste

Más información de Pitón Sw del Cilindro  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo