491 montañeros on-line

(11,288 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"
Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Punta Güé (1579 m) por kleineberg -- 07/03/2009
Vía: (Normal por el Sur) --
(5941 visitas)
  • Hora de salida: 11
  • Hora de llegada: 14
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Facil
  • Días: 1
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Punta Güé  (1579 metros)
Foto de cima
Foto de cima


INTRODUCCIÓN

Hacía ya unos días que me rondaba por la cabeza subir a este pico, y ayer pude materializar la idea. El día era espléndido: sol, nieve y buena temperatura.
Además, y esto fue lo más inesperado, no tuve que ir sola, ya que el viernes a última hora quedé con una experta montañera madrileña afincada por estos lares.
Quedamos en Sabi y ya fuimos en un coche. Me estudié la descripción de Vido y ojeé también la de Longasman. Llevábamos también el mapa de prames, por cierto, no me termina de convencer pero es el único que tengo de la zona.


APROXIMACIÓN

Salimos hacia Biescas desde Sabiñánigo y a lo que nos queremos dar cuenta ya nos hemos pasado la entrada a la pista, así que continuamos hacia Senegüé y seguimos hasta el camping donde damos la vuelta. Además desde este lado nos resultará más fácil entrar sin obstaculizar el tráfico. Nos colamos por la pista, a primera vista asfaltada, que empieza justo antes del desvío a la hormigonera en sentido a Sabiñánigo.
Ya en la pista, que enseguida se torna de tierra, dejamos a la derecha unas naves de excavadoras y transportes. Continuamos por ella hasta donde la cantidad de nieve nos impide el paso. Aparcamos el coche en la cuneta de una gran curva, al lado de un montón de hierros azules y amarillos.
Nos arreglamos para la ocasión, con botas y polainas. Decidimos no coger las raquetas principalmente porque no nos apetece cargar con ellas a la espalda, y de momento no son imprescindibles, así que se quedan en el maletero.


INICIO DE LA RUTA Y DESCRIPCIÓN

Tenemos algunas dudas respecto a si estamos en la pista correcta, el mapa no nos aclara gran cosa. Inspeccionamos el terreno y decidimos seguir por la pista que ahora se encuentra completamente nevada. Tenemos el objetivo justo enfrente de nosotras, así que a una mala ya iríamos monte a través. Afortunadamente no hizo falta. Paramos en una torre de alta tensión a quitarnos ropa.

La nieve enlentece nuestros pasos pero no tardamos mucho en llegar a donde la pista empieza su descenso, tal como relataba Vido. Habrá que descender unos 5 o 10 metros y enseguida se coge una mini pista a la derecha, que da acceso a un campo que bordeamos hasta que nos topamos con un mojón que nos indica el principio del sendero a seguir. No hay huella pero nos guiamos por nuestra intuición montañera. Vamos un poco a ciegas entre las aliagas, os buxos (boj) y os caxicos (quejigo), ya que la nieve lo cubre todo, pero de vez en cuando algún mojón nos alegra el camino. Seguimos así un rato hasta que nos adentramos en un pinar.

Poco después salimos a un claro en el que apenas hay vegetación y en el que echamos de menos nuestras maravillosas raquetas. Desde aquí tenemos ya una perspectiva clara de lo que nos queda para hollar cima.

Nos volvemos a internar en otro bosque de pinos, algunos de ellos perfectamente alineados, seguramente son de repoblación. Hacemos una parada técnica a modo de almuerzo rápido, y acabamos subiendo a una especie de antecima con gran esfuerzo por parte de nuestras piernas semienterradas por la nieve. Tomamos unas cuantas fotografías junto a lo que parece un pararrayos destruido. La vistas son magníficas y se aprecian claramente todos los relieves, en parte gracias a la nieve.

Aún nos queda un ratito para seguir fortaleciendo los músculos, esta vez nos resta crestear por una ancha loma y ya subir la última pala hacia la ansiada cumbre. Los erizones semienterrados tampoco nos ofrecen gran ayuda en el progreso hacia ella.

Cuando ya estamos casi arriba descubrimos que podríamos haber subido...¡¡¡ en coche!!! Nos echamos unas risas al ver la pista, aparentemente perfecta para vehículos de todo tipo. Un último mojón nos indica qué pasos dar. Enseguida apreciamos una especie de ventana con el vértice geodésico detrás. Un curioso mojón cimero, la verdad.

Buscamos un lugar resguardado del viento y aprovechamos para comer al sol. Las vistas y la tranquilidad que se respira nos sobrecogen y recompensan nuestro esfuerzo. Nos ha costado unas tres horas subir cuando se supone que en hora o hora y media ya se llega. Nos hemos tenido que turnar a la hora de abrir huella. En algunos tramos nos hundíamos hasta las rodillas.

Antes de bajar hemos tomado hermosas fotografías de nuestro querido pirineo. El descenso lo hemos hecho por el mismo sitio, siguiendo nuestras huellas de subida. Hemos bajado en hora y media, el camino lo teníamos ya marcado y mucha de la nieve que a la subida nos ralentizaba, a la bajada ya se había regalado, circulando auténticas corrientes de agua por los senderos.
Se me ha quedado pendiente acercarme hasta Escuer Viejo. Enfin, para otra ocasión.

Bonita ascensión en la que las fotos hablan por sí mismas.
Disfrutadlas,

Kleine



Más información de Punta Güé  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo