515 montañeros on-line

(11,288 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"



¿Olvidaste la contraseña?


¿Todavía no eres usuario?
Darme de alta

Librería

Suscribirse al canal contenidos Ascensión a el Pico de Orizaba o Citlaltépetl (5730 m) por balaitus -- 05/12/2007
Vía: (Refugio de Piedra Grande - Vía normal por el glaciar de Jamapa) --
(25517 visitas)
  • Hora de salida: 5
  • Hora de llegada: 10
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Bastante dificil
  • Días: 4
  • Tipo: Ascensión
  • Gps: Sin fichero GPS
  • Sin panorámicas
Cargando...
Loading


Pico de Orizaba o Citlaltépetl  (5730 metros)
Mapa
Mapa
Robert Sills
Eric White
A. Fernando Ponce
Mikel Hernández
Carlos Sabando (Club Peña Guara - Huesca)


Diario de viaje de Carlos.


DOMINGO 2 DE DICIEMBRE

Tras bajar de La Malinche, salimos zumbando a Tlachichuca, donde nos alojamos en Servimont, el atípico negocio del Dr. Gerardo Reyes, amigo de Fernando, mezcla de casa museo, compañía de guías y hostelería. Coincidimos con un grupo de estadounidenses que bajan del Orizaba.

Hoy hubo un accidente medianamente grave y como no existe infraestructura para el rescate en montaña, las evacuaciones tienen que realizarse en los 4x4 de las empresas como Servimont. Por ello Gerardo, con alguna ayuda de Cruz Roja y aportaciones voluntarias está reconstruyendo un camión militar de los años 60 como ambulancia. En este enlace pueden realizarse donaciones o comprar camisetas con donativo .

Tras la cena y por fin la ducha nos vamos a dormir, pero la noche es infernal para mí a causa de la música y pirotecnia de las celebraciones de las fiestas de la Inmaculada (¡falta una semana!).

Nos levantamos a las 8 y Mikel y yo hacemos algunas compras en el mercado ambulante y en una tienda contigua a la hacienda del Dr. Reyes.

A las 9 desayunamos en la hacienda estupendamente... ¡y sin levantarnos de la mesa vienen los tacos de pollo con frijoles!

Tras la bacanal nos dedicamos a preparar nuestros bultos y a las 11:30 empezamos a cargar el enorme Dodge 4x4 donde Víctor, el cuñado de Gerardo nos va a subir a Piedra Grande.

Tras la paliza de ayer y la noche casi en blanco me encuentro mal física y anímicamente, así que los 1600 m de desnivel por pista de tierra no me sientan muy bien. Durante el trayecto paramos repetidas veces a fotografiar la montaña de Orizaba, realmente es preciosa.

Antes de las 3 de la tarde llegamos al refugio de Piedra Grande (4200 m) donde coincidimos con algún turista de visita y sobre todo con montañeros que bajan, muchos sin cumbre, fundamentalmente por las "flautas" heladas que conducen al glaciar y que no están en buen estado.

En cuanto ubicamos nuestros bultos Mikel se va solo a hacer una caminata de aclimatación, los demás preferimos comer e hidratarnos primero. Cuando subimos nos cruzamos con Mikel y con un montañero con una mano despellejada porque se ha caído en las canales de hielo sin guantes.

Tras unos 300 m de desnivel ascendido, regresamos al refugio donde nos dedicamos a cenar e hidratarnos. Por segundo día consigo pasar el dolor de cabeza sin ibuprofeno.

Ya de noche llegan los tres últimos del grupo del montañero con la mano herida, que son los únicos de los ocho que han conseguido la cumbre junto con Paco, su guía, pero a horas imprudentes. Como tienen el 4x4 en el refugio, tras recuperarse un poco descienden todos ellos menos Paco y así nos quedamos muy pocos en el refugio, sólo un alemán, un austriaco, un canadiense, Paco y nosotros. Tras interrogar un rato a Paco nos metemos en el saco a las 20:15.


LUNES 3 DE DICIEMBRE

Toda la noche hemos tenido un vendaval enorme, pero a pesar de ello y de despertarme a cada poco rato he descansado, pues hemos estado más de once horas en el saco.

El viento continúa, pero mientras nos organizamos y desayunamos el austriaco y el alemán salen directos a cumbre y Paco sale con el canadiense a aclimatar.

Tras el desayuno armamos los terribles mochilones y salimos con idea de montar nuestro campo de altura.

El viento persiste, pero ha aminorado y es soportable, además disminuye conforme ascendemos lentamente con nuestras cargas.

Al rato nos cruzamos con Paco y el canadiense que regresan. Poco a poco ganamos altura y se plantea montar el campo a 4600 m para no tener que calzarnos los crampones para continuar por la nieve helada. Al final Mikel nos convence de ganar más altura y tras equiparnos continuamos hasta unos vivacs sobre un promontorio a 4780 m.

Allí Mikel y yo montamos la tienda y el resto deciden depositar su material sin montar tienda. En este momento llegan a este punto el austriaco y el alemán que regresan de cumbre tras su ascensión relámpago.

Deja de darnos el sol y la temperatura se desploma, así que dejamos todo lo posible dentro de la tienda y empezamos el descenso Mikel y yo, pues los demás se han adelantado.

Cuando salimos de la zona helada Fernando nos espera y allí abandonamos piolets y crampones para mañana entre unas piedras.

Llegamos al refugio donde se han instalado dos grupos nuevos, uno de Europa del Este y otro estadounidense, así que hoy tenemos mucha compañía.

Mientras cenamos nos envuelven las nubes y empieza a nevar. Un guía recién llegado, Javier, nos confirma que se prevé un frente frío en los próximos días. Nuestra casi euforia por llevar la ascensión según lo planeado se desploma en unos minutos en que todo se cubre de blanco a nuestro alrededor. El problema ya no es la cumbre sino que nuestro material está 600 m. de desnivel por encima de nosotros y si se hiela esta nieve, tampoco tenemos crampones ni piolets aquí para llegar a nuestro campo de altura para recuperarlo. Será mejor dormir y ver cómo amanece.


MARTES 4 DE DICIEMBRE

Contra todo pronóstico el día sale despejado, eso sí, la noche ha dejado todos los alrededores del refugio cubiertos de nieve helada.

Continuamos con el plan y así, después de desayunar cargamos las mochilas con los sacos, esterillas y lo que no cargamos ayer y retomamos el camino a nuestro campo de altura.

Cuando llegamos al depósito de material el cielo ya ha empezado a cubrirse y tras calzarnos los crampones llegamos a nuestro campo con el inicio de la nevada.

Fernando, Robert y Eric montan sus tiendas y todos preparamos nuestros nidos para pasar la noche. Calentamos agua para las sopas de rigor a la intemperie, pero la nevada arrecia. A las 15:15 ya nos metemos en los sacos y acordamos levantarnos a las 3:00 AM.

Empieza a nevar con fuerza y al rato ya sacudo la nieve que se acumula sobre la tienda; veo peligrar seriamente el ataque a cima.

En algún momento deja de nevar y las horas pasan muy lentamente porque a penas consigo pegar ojo.


MIÉRCOLES 5 DE DICIEMBRE

Por fin suena el despertador a las 3:00. Todo el interior de la tienda está lleno de escarcha que nos cae encima si la rozamos. Hace bastante frío, pero dentro de lo soportable.

Lentamente nos vamos equipando y a las 4:40 Mikel se cansa de esperar y arranca solo.

A las 5:00 salimos el resto del grupo a la luz de los frontales, siguiendo el enrevesado itinerario conocido como el laberinto, donde la nevada ha borrado las huellas previas y sólo encontramos las de Mikel y un italiano que pasó por nuestro campo mientras nos preparábamos.

Atravesamos sin dificultad las temidas flautas heladas que gracias a la nevada no revisten dificultad.

Salimos a la plataforma previa al glaciar de Jamapa cuando empieza a amanecer y el espectáculo es alucinante (7 AM). Continuamos hasta el inicio del glaciar, al pie del Sarcófago, y allí nos hidratamos por primera y última vez mientras vemos progresar al italiano y a Mikel por la inmensa superficie de nieve.

A partir de aquí progresamos cada cual como buenamente puede.

Más de dos horas de continua y durísima pendiente de nieve hasta 50-55º por encima de 5000 m nos llevan a todos al límite de nuestra resistencia física y mental. Desde abajo no se aprecia la verdadera dimensión de este glaciar y la parte superior aumenta su pendiente en el bien llamado "Pecho de Paloma", donde las fuerzas parecen abandonarte mientras por mucho que avances no consigues ver más cerca el final.

Por fin veo detenerse a Fernando por delante de mí y deduzco que allí está la cumbre. Me acerco a él, pero sólo estamos en la salida al cráter, todavía resta atravesar una antecima antes de afrontar los últimos metros por el borde del cráter hasta la cima, acompañado por Mikel.

En la cima hallamos los restos de varios intentos de instalar una cruz metálica. Al rato llega Eric y más tarde Fernando, que esperaba a Robert pero no ha aparecido todavía, lo cual nos intranquiliza y tras las fotos de rigor iniciamos el descenso en su búsqueda, pero gracias a Dios Robert ya ha alcanzado el borde del cráter, aunque está extenuado y decide no continuar los metros que le separan de la cumbre. Le encordamos a Mikel y a mí y comenzamos el descenso del glaciar, al principio sin problemas pero al rato Robert no consigue coordinarse bien y acabamos descendiéndole con la cuerda mientras desliza de espaldas en la nieve.

Por fin nos reagrupamos al pie del glaciar y continuamos hacia nuestro campamento con ciertas prisas pues tenemos "cita" con Víctor en el refugio a las 15:00 para que nos devuelva a la civilización, y hemos perdido mucho tiempo en el descenso del glaciar.

Poco a poco conseguimos llegar a nuestro campo y ahora nos toca la dura tarea de desmontaje y carga de las mochilas que parecen armarios roperos.

Pesadamente descendemos hasta nuestro punto de depósito anterior y allí nos quitamos algunos los crampones. El descenso continúa con las enormes cargas hasta el refugio, con más nieve que ninguna de las muchas veces que hemos realizado este trayecto.

En la primera oleada llegamos Mikel y yo y recibimos las felicitaciones de los presentes. Víctor ya nos espera con un vehículo "indescriptible".

Mientras bajan los demás nos cambiamos y empacamos. Al rato llega Fernando, más tarde Robert y cuando llega Eric marchamos rápidamente con el vehículo hasta los topes, Mikel de copiloto y ocho personas en el habitáculo con todos los correspondientes bultos.

Tras un par de horas de infernal pista llegamos a Tlachichuca y por fin descargamos en la hostería Servimont del Dr. Gerardo Reyes, donde nos espera la ansiada ducha y la no menos deseada cena.

El día no da para más y a las 22:00 estamos todos en la cama, y hoy no nos molestan ni la pirotecnia ni la música del baile que siguen al mismo ritmo cuatro días después.


Aquí puede reproducir la entrevista en el programa "Tierra de Aventuras" de Aragón Radio del 13 de enero de 2008



Localizar en Google Earth


Todas las fotos día 2 en Picasa

Todas las fotos día 3 (Montaje campo de altura)

Todas las fotos día 4 (Subida campo de altura)

Todas las fotos día 5 (Cumbre 5675 m)




Más información de Pico de Orizaba o Citlaltépetl  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo