209 montañeros on-line

(11,400 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"



¿Olvidaste la contraseña?


¿Todavía no eres usuario?
Darme de alta

Escalada en Hielo Amigos de lo ajeno por jviader -- 10/03/2012
Jornada: (Sin especificar) --
(2796 visitas)
  • Zonas: Himalaya, Andorra,
  • Duración sin descansos: 02:30
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Bastante facil
  • Días: 1
  • Num. Personas: 1
  • Tipo: Escalada en Hielo
  • Desnivel de subida: 30 metros
  • Desnivel de bajada: 30 metros
  • Distancia: 30 metros
  • Agua:
  • Grado de la vía: IV-
  • Grado de la vía artificial: Libre
  • Grado de exposición: M0
  • Tipo de roca: Descompuesta, caracterísitcas, ...
  • Tiempo de aproximación:
  • Equipamiento de la vía: Material necesario y el que se puede encontrar
  • Observaciones:
  • Gps: Sin fichero GPS







Amigos de lo ajeno  
El Pla inicial era intentar pujar al Comaloforno, però el nostre guia, el Conrad López, s’hi ha acostat entre setmana i ha comprovat que la neu està molt tova i que això ens complicaria molt l’ascensió.
Aleshores pensem en fer algun altre pic, potser el Gran de Pessó, però després de l’èxit del dia anterior amb la via ferrada, decidim continuar l’aventura i fer una mica d’escalada de gel.
El Conrad ens porta a una cascada que anomenen “Amigos de lo ajeno” i que està al costat de la pedrera d’on es van treure les pedres per construir la presa de Cavallers.
Aparquem el cotxe a la presa i tirem amunt pel camí que porta cap a la Punta Alta. Al cap de deu minuts arribem a la cantera. Deixem les motxilles, ens posem els arnesos i agafem la corda i els piolets tècnics que ens ha facilitat l’Escola catalana d’Alta Muntanya de Pont de Suert.
La cascada gelada té uns trenta metres d’alçada. De fet és una torrentera que va fent salts, amb diversos punts on és possible posar el peu pla i altres on cal clavar les puntes dels grampons per superar la verticalitat.
Primer puja el Conrad. Ràpid, segur, com si fos la cosa més fàcil del món. Posa un parell de claus de gel per assegurar-se mentre progressa i en arriba a dalt de tot assegura la corda definitivament en un clau en roca i baixa rapelant.
Aleshores ens toca el torn a nosaltres. Primer pujo jo, que soc el més novato. El gel està molt dur i costa molt clavar els piolets. De fet sovint el gel superficial s’esberla i cal anar a buscar-lo més profund per tal que el piolet quedi prou ferm.
Amb els grampons la cosa encara em sembla més difícil. La tècnica consisteix a donar una bona patada contra la paret de gel i a baixar els talons. El Conrad no para de dir-m’ho: “Baixa els talons, baixa els talons!” però jo en aquests moment no tinc clar ni què són els talons.
Finalment entenc el que m’està dient i evidentment la cosa millora perquè els grampons queden més fixos, i entre això i la millora dels cops de piolets, vaig progressant fins arribar a dalt de tot.
La baixada la faig sense rapelador, amb la corda fixada a l’arnés, i el Conrad que va deixant-la anar.
Després li toca el torn a l’Esteve, que ja té una certa experiència anterior en l’escalada en gel i que fa millor paper.
Un cop que tornem a ser tots tres al peu de la cascada, tornem a la pedrera i esmorzem. Això ens dona forces per tornar-ho a provar.
Aquest cop pugem per una altra via i ho fem amb més seguretat i amb molt menys temps. Ha estat fantàstic!
Acabem la jornada anant a buscar l’anomenat “Salt del Mandril” una cascada gelada que hi ha més avall i des d’on és possible rapelar, assegurant-se en alguns dels arbres que hi ha a dalt.
Jornada completa!

TRADUCCIÓN:

El Plan inicial era intentar subir al Comaloforno, pero nuestro guía, Conrad López, se ha acercado entre semana y ha comprobado que la nieve está muy blanda y que esto nos complicaría mucho la ascensión.
Entonces pensamos al hacer algun otro pico, quizás el Gran de Pessó, pero después del éxito del día anterior con la vía ferrada, decidimos continuar la aventura y hacer un poco de escalada en hielo.
Conrad nos lleva a una cascada que denominan “Amigos de *lo ajeno” y que está junto a la cantera de donde se sacaron las piedras para construir la presa de Caballers.
Aparcamos el coche en la presa y echamos arriba por el camino que lleva a la Punta Alta. Al cabo de diez minutos llegamos a la cantera. Dejamos las mochilas, nos ponemos los arneses y cogemos la cuerda y los piolets técnicos que nos ha facilitado la Escuela catalana de Alta Montaña de Pont de Suert.
La cascada helada tiene unos treinta metros de altura. De hecho es una torrentera que va haciendo saltos, con varios puntos donde es posible poner el pie plano y otros donde hay que clavar las puntas de los crampones para superar la verticalidad.
Primero sube Conrad. Rápido, seguro, como si fuera la cosa más fácil del mundo. Pone un par de tornillos de hielo para asegurarse mientras progresa y cuando llega al final asegura la cuerda definitivamente en un clave en roca y baja rapelando.
Entonces nos toca el turno a nosotros. Primero subo yo, que soy el más novato. El hielo está muy duro y cuesta mucho clavar los piolets. De hecho a menudo el hielo superficial se quiebra y hay que ir a buscarlo más profundo para que el piolet quede suficientemente firme.
Con los crampones la cosa todavía me parece más difícil. La técnica consiste a dar una buena patada contra la pared de hielo y bajar los talones. Conrad no para de decírmelo: “Baja los talones, baja los talones!” pero yo en estos momento no tengo claro ni qué son los talones.
Finalmente entiendo lo que me está diciendo y evidentemente la cosa mejora porque los crampones quedan más fijos, y entre esto y la mejora de los golpes de piolet, voy progresando hasta llegar arriba de todo.
La bajada la hago sin rapelador, con la cuerda fijada en la arnés, y Conrad que va soltándola desde abajo.
Después le toca el turno a Esteve, que ya tiene una cierta experiencia anterior en la escalada en hielo y que hace mejor papel.
Cuando volvemos a estar los tres al pie de la cascada, volvemos a la cantera y almorzamos. Esto nos da fuerzas para volverlo a probar.
Esta vez subimos por otra vía y lo hacemos con más seguridad y con mucho menos tiempo. Ha sido fantástico!
Acabamos la jornada yendo a buscar el llamado “Salto del Mandril” una cascada helada que hay más abajo y desde dónde es posible rapelar, asegurándose en algunos de los árboles que hay arriba.
Jornada completa!

Más información de Amigos de lo ajeno  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo