478 montañeros on-line

(11,413 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"



¿Olvidaste la contraseña?


¿Todavía no eres usuario?
Darme de alta

Vías Ferratas Ferrata de Santa Elena y más por Bucuesa -- 09/07/2014
Jornada: (Sin especificar) --
(4430 visitas)
  • Zonas: Himalaya, Andorra,
  • Duración sin descansos: 00:20
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Muy facil
  • Días: 1
  • Num. Personas: 2
  • Tipo: Vías Ferratas
  • Desnivel de subida: 120 metros
  • Desnivel de bajada: 120 metros
  • Distancia: 5000 metros
  • Agua: Agua en la Ermita de Santa Elena
  • Grado de la vía ferrata: Fácil
  • Grado de exposición: M0
  • Tipo de roca: Caliza firme
  • Tiempo de aproximación: 00:05
  • Equipamiento de la vía: Grapas abundantes y línea de vida en toda la vía, todo en muy buen estado.
  • Observaciones: Aparcamiento de Santa Elena, Ferrata de Santa Elena, Ermita de Santa Elena, Camino a Polituara, Puente Tibetano del Gállego y Polituara. Vuelta por la Orilla Derecha del gállego. La vía ferrata es muy fácil, la consideran adecuada como iniciación, es corta e incluso acogedrora ya que los resaltes están escalonados. El resto de la actividad nada tiene que ver con la misma y resultó un incierto rato de senderismo poco agradable en los tramos fuera de camino.
  • Gps: Sin fichero GPS


Ferrata de Santa Elena y más  
Mapa de la Ferrata de Santa Elena. Vía en amarillo.
Mapa de la Ferrata de Santa Elena. Vía en amarillo.
FERRATA DE SANTA ELENA Y POCO MAS.

Rosa Mª. Martínez.
Mariano Javierre.


Decían hace unos años que habían hecho una ferrata en Santa Elena. Nosotros no somos de ferratas pero, unos años después vamos a conocerla y al paso los alrededores pues suele suceder que lo que está demasiado a mano se queda por conocer.
Es 9 de Julio de 2014 y alrededor de las tres de la tarde estamos aparcando junto al puente sobre el Gállego en Santa Elena. Un tramo de carretera asfaltada se va hacia la Selva de Lasieso y el dolmen y el otro que inicia el ascenso hacia el Fuerte y la Ermita de Santa Elena, tras la primera revuelta tiene un pequeño aparcamiento que permite dejar el coche ya que una barrera impide la continuación por la pista. Desde el aparcamiento parte el PR 78 que pasa por el inicio de la ferrata. Estaremos sobre los 1000 metros de altitud.
El cartel anunciador de la ferrata indica que se trata de una ferrata fácil con una longitud de 200 metros y un desnivel de alrededor de 120 metros y así será.
La entrada es un muro corto y bastante vertical de alrededor de 10 metros que cuenta con una sucesión continua de grapas próximas y línea de vida que se sube con toda comodidad. El material está en muy buen estado y, como comprobaremos así será a lo largo de toda la vía.
Tras un pequeño descansillo un segundo muro similar al anterior permite alcanzar otro rellano junto a unas estructuras de mampostería pertenecientes al conjunto del Fuerte de Santa Elena para elevarse sobre las mismas y acometer, tras un corto tramo de andar un tercer muro, que arranca junto a una pilona de la luz, que extraploma un poco en el centro y que se asciende sin ninguna dificultad más que alguna racha de viento que molesta más que otra cosa.
Hay que decir que la caliza es extraordinaria y en las salidas de los muros ofrece apoyos de gran calidad que ayudan mentalmente en la progresión.
Un rellano entre bloques y vegetación propia de la zona con robles y bojes de poco porte nos conduce a un subsiguiente muro estructurado en dos tramos sucesivos y en el que algunas rachas de viento hacen arrepentirse a mi chica de no haberse colocado el arnés.
El siguiente tramo y último tiene dos partes. La inferior es una rampa inclinada terrosa y descompuesta que avanza en mediano ascenso entre la vegetación corta de la pared que conduce al muro de salida. Por encima un muro de alrededor de 25 metros verticales nos deposita en el rellano bajo el Fuerte de Santa Elena, veinte minutos después del comienzo de la ferrata que para nosotros ha resultado muy fácil sin precisas en ningún momento material específico aunque recomendaría su empleo.
La pista que llega por el este se convierte en un caminillo que pasa un estrangulamiento calizo y que en dirección norte nos conduce a la explanada de la Ermita de Santa Elena que fotografiamos.
Se puede bajar al Mirador de la cascada que conocemos pero nosotros preferimos proseguir el camino que prosigue junto a la ermita hasta alcanzar la Casa de los cofrades y todavía prosigue al norte.
Enseguida se bifurca sin balizamientos y proseguimos por la rama horizontal, La otra inicia un ascenso.
Pretendemos alcanzar el camino que marcha a Polituara y a Hoz de Jaca por la Orilla Izquierda del Gállego y por ello proseguimos por el dudoso camino que enseguida se borra prácticamente e inicia un fuerte descenso acorde con nuestros propósitos.
El descenso es medianamente cómodo, nos aproxima al río pero termina en un tramo tan vertical y desamparado que nos invita a darnos la vuelta.
El ascenso es un poco más incómodo, perdemos el inexistente camino y damos algunas vueltas hasta retomarlo horizontal para volver a la ermita y a la pista. Ha sido media hora entretenida.
En el inicio de la pista tomamos un mal camino que ataja sucesivamente las vueltas una tras otra y que nos deposita, bastante escabroso, en la barrera de la misma. Son las cuatro de la tarde.
Allí tomamos de nuero el PR 78 y tras pasar de nuevo por el inicio de la ferrata proseguimos adelante.
El camino que prosigue invariablemente por la orilla izquierda del río recorre diversos emplazamientos de la Línea P, una serie de asentamientos defensivos organizados en la última guerra civil. Transita bastante llano, limpio y sombreado al amor del bosque mixto de rivera establecido en el que abundan bojes, pinos, abedules y álamos temblones, también y ocasionalmente abetos y hayas.
Pasamos un tramo húmedo bajo la Cascada de la Gloriosa y poco después un puentecillo metálico permite cruzar el caudaloso cauce la Surgencia de Santa Elena que baja tumultuosa a engrosar el Gállego tras un recorrido no mayor de 200 metros.
El camino prosigue balizado hasta las inmediaciones del Puente Tibetano del Gállego que permite cruzar el río aprovechando un estrangulamiento del mismo 300 metros antes de Polituara.
Nosotros proseguimos el camino que abandona la orilla encumbrándose en el monte hasta alcanzar una preciosa y venerable haya. Pretendemos alcanzar la base de la Presa de Bubal y viendo que el camino ha tomado ya la altura de la parte superior de la pared y creyendo que se marchará directamente a Hoz de Jaca, nos damos la vuelta.
En el inicio del ascenso, otra rama de camino proseguía horizontal y la seguimos. Muy cerca del cauce se borra prácticamente enseguida y muere ya por encima de los prados bajos de Polituara.
De nuevo tenemos que darnos la vuelta hasta el puente tibetano que pasamos haciendo un poco el pavo como es de rigor, comprobamos que tiene una sirga cortada y tras alcanzar la Vieja carretera de Polituara nos acercamos al pueblo.
Lo haremos por la pista que nos conduce a los prados bajos y, a través de ellos,
Al derruido Caserío de Polituara en el que apenas quedan medio en pie cuatro casas.
Han estrado las máquinas, han arrellanado escombros, han limpiado vegetación que se comía los alrededores del pueblo y hay un huerto plantado con unas patatas de muy buena pinta.
Hemos perdido el interés por la Presa de Bubal, en otra ocasión volveremos, y consecuentemente nos damos la vuelta por la vieja carretera hasta la actual.
Hay que caminar alrededor de un kilómetro por el arcén de la carretera que tiene un par de escapatorias, una de ellas el área de cadenas, tras lo que alcanzamos el aparcamiento donde hemos dejado el coche tras fotografiar frontalmente la ferrata. Son las cinco y media de la tarde cuando finalizamos una circular llena de rehúses en la que el desnivel acumulado no habrá superado los 350 metros.






Más información de Ferrata de Santa Elena y más  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo