538 montañeros on-line

(11,413 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"



¿Olvidaste la contraseña?


¿Todavía no eres usuario?
Darme de alta

Vías Ferratas Via Ferrata del Mestral por mandril -- 07/06/2009
Jornada: (Única) --
(10882 visitas)
  • Zonas: Himalaya, Andorra,
  • Duración sin descansos: 03:00
  • Meteorología: Sol
  • Dificultad: Bastante facil
  • Días: 1
  • Num. Personas: 2
  • Tipo: Vías Ferratas
  • Desnivel de subida: 435 metros
  • Desnivel de bajada: 435 metros
  • Distancia: 4000 metros
  • Agua: No hay en todo el recorrido
  • Grado de la vía ferrata: Fácil
  • Grado de exposición: M1
  • Tipo de roca: Caliza (creo)
  • Tiempo de aproximación: 00:20
  • Equipamiento de la vía: No se echa nada de menos, correcto en general. No tardará en sufrir oxidaciones dada la cercanía al mar
  • Observaciones: Combinación de ferrateo y cresteo. Grandes vistas sobre el Mediterraneo. Apto para todos los públicos
  • Gps: Sin fichero GPS


Via Ferrata del Mestral  
Croquis de la vía
Croquis de la vía
Situación: Serres del Mestral, Baix Camp, Tarragona
Población más cercana: L?Hospitalet de l?Infant
Dejamos el coche en: el Collet de la Bassa de Casals, a 288 m
Punto más alto: Cim dels Avencs, a 722 m
Tiempos:
- aproximación: 20?
- primera parte: 30?
- segunda parte: 1h 45?
- regreso: 20?
Desnivel: 435 m
Longitud aproximada: 4 km aprox.
Dificultad: fácil - media. Equipamiento y excelentes agarres de roca
Exposición: algunos tramos aéreos pero muy puntuales
Estado del equipamiento: correcto
Tipo de roca: caliza (creo)
Desplomes: NO
Puentes: NO
Rápeles: 1
Tirolina: NO
Escapes: 2 + 2 incómodos
Orientación: este - sureste


CARTOGRAFÍA: Muntanyes de Vandellòs (Editorial Piolet, escala 1/20.000)


Vamos a realizar la vía ferrata de les Serres del Mestral, equipada en el 2000 por el Centre Excursionista Serres del Mestral y situada en la cresta de una montaña encima mismo de la Costa Dorada. Inicialmente sólo estaba equipada la vía ferrata Jordana, que es la primera parte de la de les Serres del Mestral, y que acaba con un rápel de 20 metros. Esta primera parte tardaremos cerca de media hora en hacerla. Seguiremos y en una hora más nos plantaremos en el Cim del Avencs, uno de los puntos más altos de les Muntanyes de Vandellós y lugar desde donde disfrutaremos de una panorámica espectacular del mar, de Montserrat a las primeras montañas de la provincia de Castellón y en los días muy claros, de la silueta de la mallorquina Serra de Tramuntana. Oficialmente la ferrata acaba aquí pero durante el regreso pasaremos por algunos pasos equipados con cadenas. Éste podemos dividirlo en dos partes: la primera, unos tres cuartos de hora, cresteando la montaña en dirección noreste y la segunda, por una pista hasta el coche, cerca de 20 minutos más.

El recorrido en sí es una combinación de ferrata y cresteo por lo que, a pesar de ser un poco largo, gente que no tenga mucha experiencia podrá realizarlo. Más que una ferrata, puede considerarse como una cresta con equipaciones en los pasos más delicados, ya sean cadenas o escalones. En general, el estado de conservación del material instalado es correcto aunque la proximidad y la orientación al mar no ayudan a que a la larga pueda conservarse sin que se oxide. Tendremos hasta 4 escapes durante el recorrido, dos de ellos más o menos cómodos y otros dos un poco delicados.
Las localidades más cercanas son L?Hospitalet de l?Infant en la misma costa y Masboquera en el interior. Triste ver la imagen de las nucleares de Vandellós en primera línea de mar...
Conviene escoger un día, a parte de soleado para poder disfrutar de las vistas, sin viento ya que en esta zona, cuando sopla, lo hace de manera muy fuerte.


MATERIAL: el kit de ferrata obligatorio: arnés, casco, disipador, calzado cómodo (a gusto de cada uno) y material y cuerda para realizar un rápel de 20 metros. Ojo a la longitud del recorrido y a la nula existencia de agua durante todo el recorrido.


ACCESO EN COCHE: ojo que no es fácil, sobretodo la primera vez. Desde Tarragona vamos hacia el sur por la A-7, que no AP-7, hasta Mont-Roig del Camp, donde cogemos la N-340. Atravesamos Miami-Platja y cerca del km 1129 pasamos al lado de un concesionario Opel. Unos metros más adelante hay una gasolinera a mano derecha: entramos. Ésta es pequeñita y a nuestra izquierda hay una señal de dirección prohibida. Aunque parezca lo incorrecto ignoraremos la indicación y cogeremos la pista que empieza justo ahí. Avanzamos entre olivos y de repente hacemos un giro brusco a la derecha ya que sino nos comeríamos las vías del AVE. Seguimos la pista y pasamos por debajo de éstas. Nos encontramos con otra pista en perpendicular y tenemos que decidir entre ir a derecha o a izquierda: a la izquierda. En menos de 1 km llegamos a un túnel estrecho que cruza la autopista por debajo (a la derecha), nos metemos y al llegar al otro lado volvemos a coger el camino de la izquierda. Al poco nos encontraremos en el exterior del recinto del área de servicio de L?Hospitalet, donde justo antes llegar sale una pista a mano derecha con un cartel que pone ?ermita?. Avanzamos, pasamos por debajo de la A-7, salimos hacia la izquierda y la pista por la que vamos poco a poco y girando a la derecha, se va adentrando hacia la montaña.
Seguimos por la pista, bastante polvorienta por cierto, y justo antes de la subida final para llegar a la ermita, cogemos la pista que sale a mano derecha. Hay un trozo de algo menos de 1 km, ahora bastante más estreche, donde si se va con un turismo igual patina un poco ya que hay mucha grava y se acentúa un poco la pendiente.
Después de una curva cerrada a la izquierda y de un repecho sale una pista a la derecha: aquí dejamos el coche. A fecha de junio de 2009 hay un cartelito en un palo donde pone la dirección para llegar a las ferratas. Estamos tan sólo a 288 m sobre el nivel del mar pero las vistas empiezan a prometer.


APROXIMACIÓN: desde el coche cogemos la pista que sale a mano derecha según veníamos y que está en notable peor estado que la otra (hasta un 4x4 tendría dificultades para avanzar). Subimos y pasamos por debajo de una torre de alta tensión mientras ganamos altura poco a poco. A los 5-10 minutos tenemos que estar atentos: un pequeño poste de madera a mano izquierda junto a un mojón nos indica que tenemos que dar un brusco giro y salirnos de la pista. Parece evidente porque empezamos a coger altura rápidamente por entre arbustos y vamos a buscar directamente la pared que tenemos encima nuestro. El camino no tiene pérdida y va a morir en una pared donde hay dos pequeños puntos rojos que de lejos se ven muy mal. Estamos en el inicio de la vía y hemos tardado unos 20 minutos desde el coche.


LA VIA: El inicio está indicado con los dos puntos rojos antes mencionados pintados en la roca. Empezamos a trepar y nos metemos en la grieta que hay entre estas dos marcas. Ya mismo vemos a mano izquierda un cable que sube por una corta chimenea equipada con 4 escalones. Una vez superada, giramos un poco a la derecha y encontramos una cadena de unos 4 metros por la que hay que subir: un poco de brazos y sin problema. A continuación caminamos por lo más alto de la cresta sin problemas hasta que nos topamos con un pequeño resalte rocoso que podemos salvar de dos maneras: si no queremos excesivas emociones, por la izquierda perdemos un poco de altura donde hay camino y un cable para asegurarse y sino, por la derecha y un poco al aire, podemos salvarlo con mucho cuidado. Continuamos unos metros por la izquierda, donde tenemos un cable para asegurarnos y al llegar a un curioso gendarme, volvemos a pasar por la izquierda. Llegamos a una pequeña brecha donde nos encontramos con una pared equipada con dos escalones verticales, uno horizontal y cable de vida. Salimos otra vez al sur por donde hay que subir por una placas lisas con ayuda de otro cable bien instalado. Cambiamos de lado ahora y nos vamos un poco a la derecha de la cresta para encontrarnos otro paso con hierba al principio y otra placa lisa después, equipada con cuatro escalones, dos pequeños y dos grandes, todos con su respectivo cable. Perdemos unos metros, salvamos un pequeño desnivel con un escalón, hacemos un flanqueo por la derecha y encontramos de frente un tajo entre dos rocas: es la Portella Estreta, el paso previo al rápel.

Al cruzar este paso encontraremos un cable encima de nosotros, a continuación del cual tenemos la reunión y un escalón alargado a la altura de la cintura para asegurarnos mientras montamos el rápel. El sitio no es excesivamente cómodo pero hay sitio para desplegar cuerdas y organizar bártulos. A nuestros pies tenemos una caída de 20 metros que salvaremos sin problemas rapelando y llegaremos al final de la vía ferrata Jordana, la primera parte de la de les Serres del Mestral. Hemos tardado cerca de media hora desde que hemos empezado a trepar y a ferratear. Si ya hemos tenido suficiente, a mano derecha tenemos el primer escape del día, éste muy cómodo, que nos dejará en pocos minutos al inicio de la vía.

Nosotros continuamos de frente. Aparentemente no está claro el camino por lo que debemos ir hacia la derecha para dar con una cadena un poco escondida. Pasada ésta, seguimos en horizontal por entre roca y matojos, siempre por la derecha y con la seguridad de otro cable hasta que nos encontramos con la Canal del Foll, una chimenea algo más larga, con escalones y cable que podemos trepar prescindiendo de la equipación si nos apetece, gracias a los excelentes agarres que hay en la roca. Avanzamos procurando no ir por el filo sino buscando el camino que discurre primero por la izquierda y luego por la derecha a través de una loma herbosa. Llegamos a otro collado más ancho con un gendarme de roca en medio y un escape algo incómodo y vertical, también hacia la derecha en busca de la pista de bajada. De frente tenemos dos escalones, el segundo suelto en uno de sus dos extremos, que nos ayudarán a superar una corta trepada. Volvemos a ir por la derecha para encontrar otra cadena con algún escalón para superar otro paso, éste bastante más estrecho y vertical. Caminamos ahora cómodamente por lo más alto de la sierra y nos orientamos con la ayuda de mojones que vamos viendo según avanzamos. Podemos ver perfectamente lo que nos queda hasta la cima y el cresteo hasta las dos torres situadas en la pista de bajada.

De repente vemos que el camino se mete en un agujero importante. Aquí hay una equipación para realizar un rápel de 15 metros pero es totalmente innecesario ya que se trata de una canal que hay que destrepar pero que está llena de muy buenos agarres. Llegamos al Coll Superior donde hay otros dos gendarmes curiosos ya que salen de repente de la nada y que pasaremos por la izquierda. Justo antes de estos dos bloques de piedra tendremos el tercero de los escapes, éste también relativamente cómodo. De frente tenemos una piedra que recuerda mucho a las formaciones de Montserrat. Si nos fijamos podemos ver dos cables colgando de la parte más alta, pero que no nos sirvan de referencia. Tiene pinta que empezaron a equipar la subida por esta roca, donde habría que pasar por un desplome, pero a última hora se arrepintieron. O que en tiempos se podía subir por ahí pero se acabó retirando el material. Sea como fuere, hay que ir por la derecha para subir por donde podamos a lo más alto de la cresta. Nosotros lo hicimos por una inclinada loma herbosa, algo incómoda, pero fácil. El camino vuelve a ser ancho y cómodo y podemos elegir por donde ir aunque lo mejor casi siempre es lo más alto.

De repente nos encontramos con un tajo de 4 metros delante de nosotros: el Coll de la Mariola. Tenemos que bajar hasta él y para ello tenemos dos maneras. A nuestros pies hay un destrepe incómodo y estrecho que nos dejará en el mismo collado. La otra posibilidad es ir por la izquierda; perdiendo unos metros encontramos una estrecha brecha que nos obligará a quitarnos la mochila si la llevamos puesta. Nos metemos por ella y enseguida salimos al colladito. Cuarto y último escape de la vía, éste también de los incómodos. De frente tenemos una cadena de unos 8 metros y por ella hay que subir aunque podemos trepar perfectamente la pared por la que discurre prescindiendo totalmente de esta equipación.

Se acabaron las dificultados y en un paseo por entre matorrales y con camino algo difuso a ratos llegaremos en 10 minutos al Cim dels Avencs, donde hay un vértice geodésico y podremos disfrutar de preciosas vistas de la provincia de Tarragona y del mar Mediterráneo. Desde aquí podemos ver al sur la Serra del Montsìà, la primeras montañas del Maestrazgo, els Ports de Beseit, la Serra de Cardó, la cercana Serra de Llaberia, les Muntanyes de Prades, el Massís del Garraf y toda la costa desde el Penedès hasta el Delta de l?Ebre. En los días claros, se adivinan las siluetas de Montserrat y de la Serra de Tramuntana.



LA VUELTA: la ferrata en sí finaliza en el Cim dels Avencs pero aún nos queda un rato de emociones. El camino más fácil y directo para llegar hasta el coche es continuar la cresta en dirección noreste hasta el Coll de la Portella, donde hay dos torres de alta tensión que parecen estar más cerca de lo que realmente están. Allí cogeremos la pista que habíamos tomado al salir del coche, pero bastante más arriba.

Desde el Cim dels Avencs perdemos altura mirando al mar para evitar meternos en la misma cresta ya que hay un cortado importante, aunque esto sólo es al principio. No tenemos más que seguir el camino más o menos bien marcado que va un poco por debajo del mismo filo, siempre rodeado de matorrales. Si estamos al tanto de vez en cuando veremos marcas de pintura blanca. Encontraremos unos cuantos pasos equipados, dos de ellos muy cerca el uno del otro que sirven de referencia para saber que vamos bien. El primero es un destrepe en el cual podremos ayudarnos de una cadena instalada y el segundo es una canal encajonada y sombría donde hay más cadenas y un anclaje por si queremos rapelar, aunque ni mucho menos es necesario. Más adelante encontraremos más cables y alguna cadena más, pero no tienen especial incidencia en el recorrido.

Hay un momento en que hay un camino que pierde altura hacia la izquierda, metiéndose por debajo de algún pequeño puente de roca y obligándonos a agacharnos, pero no debe confundirnos ya que el bueno siempre va por arriba. Poco antes de llegar a las torres (casi podemos tocarlas) hay que buscar el camino que pierde altura, ahora sí por la izquierda, ya que sino nos encontraremos con un destrepe peligroso y nada aconsejable. Habremos tardado cerca de 45 minutos desde la cima hasta el collado y si llevamos pantalón largo lo habremos agradecido porque sino acabaremos con las piernas arañadas de tanto matorral.

Para llegar al coche sólo tenemos que seguir la pista y tardaremos unos 20-25 minutos en llegar. En total y sin contar paradas, habremos estado cerca de 3 horas para haber hecho todo el recorrido.

Más información de Via Ferrata del Mestral  
Preguntar en el Foro   Enviar a un amigo