882 montañeros on-line

(11,459 montañeros registrados)
"La primera web con los 215 tresmiles descritos por sus usuarios"



¿Olvidaste la contraseña?


¿Todavía no eres usuario?
Darme de alta

Relacionados


Curso de fotografía
1. Elementos de la fotografía
2. Técnicas de la fotografía
3. Temas fotográficos
4. Fotografía B&W
5. Fotografía digital
 Los objetivos
El objetivo es el ojo de la cámara, yo diría que es la parte más importante a la hora de captar una imagen. Si tenemos un buen objetivo y una cámara normal, obtendremos fotografías de gran nitidez y calidad, en cambio con un objetivo "mu malo", y una cámara buenísima, con todos los avances actuales, el resultado será una imagen como el objetivo.
En la siguiente imagen podemos apreciar las partes que componen un objetivo y toda la información que nos proporciona el fabricante:

objetivo

objetivo
1. Anillo de enfoque: Lo utilizaremos cuando estemos en modo de enfoque manual.
2. Escala de profundidad de campo: Aquí el fabricante nos proporciona la información necesaria para calcular la distancia que quedará enfocada tanto por detrás como por delante del motivo a un diafragma determinado. Tenemos dos escalas, una que nos indica la distancia (ft/m en la imagen) y otra con una división central que nos marca el diafragma. La forma de utilizarla es sencilla: primero elegimos un diafragma, por ejemplo f16; segundo miramos que distancia en metros hay junto al valor 16 de la izquierda (en la imagen el símbolo de infinito); tercero miramos la distancia en metros que corresponde al valor 16 de la derecha (en la imagen 0.7 aproximadamente). Esta información nos indica que tal y como está el anillo de enfoque del objetivo, los motivos entre 0,7 metros e infinito aparecerán nítidos en la imagen.
3. Anillo de selección de la distancia focal, en la imagen podremos seleccionar de 28mm (gran angular) a 70mm (tele corto).
4. Anillo de selección de diafragma.
5. Información de las características del objetivo. Está compuesta por dos parámetros, la distancia focal, en el objetivo de la imagen 24-70mm, y la luminosidad, en la imagen 1:3.5-5.6. Este segundo parámetro nos indica el diafragma más pequeño disponible, recordemos que a diafragma más pequeño, velocidades de obturación más rápidas podremos seleccionar, con la ventaja de poder realizar fotografías sin necesidad de soportes estáticos cuando la luz ambiente no es muy buena. En la imagen nos aparecen dos diafragmas, 3.5 y 5.6, esto es debido a que el objetivo es un zoom y nos indica el diafragma más pequeño a la distancia focal más pequeña (a 24mm f3.5) y el más pequeño a la distancia focal más grande (a 70mm f5.6).
6. Diámetro de la rosca del objetivo. Este valor es importante a la hora de comprar filtros. Si vamos a adquirir un objetivo nuevo, habrá que mirar la compatibilidad con los filtros que tengamos para poder seguir utilizándolos, aunque existen accesorios, como veremos en el capítulo "los filtros", para crear esta compatibilidad.
Agrupamos a los objetivos según su distancia focal en: normales(50mm), gran angulares (inferiores a 50mm) y teleobjetivos(superiores a 50mm). La distancia focal de 50mm está considerada como normal para películas de 35mm, para tamaños superiores de película, esta focal sería la de un gran angular, o para las cámaras digitales en las que la película es un diminuto CCD esta medida correspondería a la de un teleobjetivo.
La focal del objetivo determinará la amplitud del encuadre y el aumento de la imagen. El gran angular tendrá mayor amplitud del encuadre y menor aumento de la imagen que un teleobjetivo.

clica para más información
 >>> Clica la imagen para más información <<<
El objetivo normal
Consideramos objetivo normal a todos aquellos que presentan el mismo ángulo de visión que el ojo humano, 45º. Cuando la distancia focal del objetivo es igual a la medida de la diagonal de la película, la imagen tendrá un aspecto normal. Una película de 35mm tiene una diagonal de 43mm, de modo que la óbtica normal estaría, en teoría, en los 43mm. En la práctica, el objetivo normal que fabrican las distintas marcas es el de 50mm.
Sus cualidades principales son la falta de distorsión, y su gran luminosidad, que en algunos modelos es, incluso, inferior a f1.2. Esta última cualidad nos vendrá de perlas en situaciones en que la luz no nos sea favorable, como días nublados.
Las imágenes tomadas con estos objetivos aparecen muy parecidas a la realidad.
El objetivo gran angular
La ventaja principal de los objetivos gran angular es su mayor amplitud de encuadre, puede captar una imagen con un ángulo de 63º, en los angulares medios (35mm), a 180º con los angulares extremos u ojos de pez (8mm). Resultan imprescindibles en espacios donde el fotógrafo no puede retroceder lo suficiente para abarcar toda la escena.
Las imagenes tomadas con estos objetivos presentan las siguientes características:
· Distorsionan el tamaño de los objetos. Los objetos cercanos al objetivo se ven mucho más grandes de lo que son, cobrando fuerza en el encuadre. Los más distantes parecen más alejados y pequeños de como son en realidad.
· Cuando fotografiamos inclinando la cámara hacia arriba o hacia abajo, las líneas de la escena tenderán a converger. Por ejemplo, si fotografiamos un edificio inclinando la cámara hacia arriba, nos dará la sensación que la estructura se inclina hacia atrás (esta distorsión de la perspectiva recibe el nombre keystoning).
· A mayor distancia focal, la profundidad de campo es mayor, por lo que con un objetivo gran angular de 20mm tendremos una nitidez aceptable tanto en el primer plano como en el fondo.
El teleobjetivo
La ventaja de los teleobjetivos es la capacidad de acercar la imagen reduciendo la amplitud del encuadre, esto nos permitirá que una persona u objeto distante llene el encuadre, eliminando los elementos sobrantes alrededor del centro de interés.
Las imagenes tomadas presentan las siguientes características:
· Se crea la sensación de que todos los objetos se encuentran más cerca unos de otros de lo que están en la realidad. Esto es ideal para fotografiar montañas, adquieren un aspecto más impresionante, sobre todo si se incluye en el encuadre algún objeto que nos sirve de referencia, como una casa, una persona o un coche.
· Tienen muy poca profundidad de campo, de modo que sólo el punto de enfoque quedará nítido. Esto es muy útil a la hora de realizar retratos, ya que la persona fotografiada quedará bien enfocada y el fondo aparecerá como una mancha borrosa de colores.
 
El objetivo zoom
Ofrecen la posibilidad de cambiar de distancia focal con un mismo objetivo. Podremos tener desde un gran angular a un teleobjetivo sin la necesidad de cambiar de óptica. Esto los hace ser muy cómodos para viajar, ya que con un par de objetivos zoom, podremos tener casi todas las distancias focales necesarias. Pero no todo son ventajas, el hecho de agrupar varias focales hace que sean más pesados y voluminosos, además de ser menos luminosos.
Lo ideal es obtener un zoom 28-80 que cubre desde gran angular, hasta tele corto y luego adquirir un 70-200, o 70-300 para completar la gama focal con los teleobjetivos más usuales. Muchos me direis que existen zooms que van de 28-300mm y que con un único objetivo ya lo tenemos todo. Yo pensaba igual, y el primer objetivo que me compré fue un Tanrom 28-200, de calidad óptica era aceptable, pero su elevado peso y tamaño hacían que su manejo fuese engorroso, además de acabar doblado después de llevarlo un par de horas a cuestas.
 
Objetivos especiales y accesorios
Además de las ópticas mencionadas también nos podemos encontrar en el mercado los siguientes tipos de objetivos:
· Objetivos de espejo: Son teleobjetivos que se caracterizan por su ligereza y tamaño compacto, conseguido gracias a un sistema de espejos que reflejan la luz. En contrapartida, la calidad de imagen es inferior a los teleobjetivos convencionales, además de ser muy poco luminosos, suelen tener una abertura única de diafragma de f8, lo que nos obliga a utilizar trípode para evitar el movimiento de la cámara.
· Objetivos macro: Se utilizan para fotografiar motivos a muy poca distancia, con un factor de aumento mínimo de x1, esto es, poder hacer reproducciones a tamaño natural. Aunque estén diseñados para obtener una gran calidad a distancias cortas, también son útiles para conseguir buenas imágenes a cualquier distancia de enfoque.
· Objetivos con control de perspectiva: Corrigen la distorsión de la perspectiva que se produce al inclinar el objetivo para fotografiar objetos con líneas verticales desde una posición baja. Esta corrección la consiguen gracias a un mecanismo interno que les permite mover la óptica sin mover la cámara. Su precio es muy elevado y están dirigidos a los profesionales relacionados con la arquitectura.

Dentro de los accesorios que podemos encontrar en el mercado, existen unos adaptadores que se sitúan entre el objetivo y la cámara que nos permitirán aumentar o disminuir el campo visual de los objetivos. Con ellos un tele medio se convierte en uno largo y un gran angular en un ojo de pez. Los primeros se llaman teleconvertidores y los segundos ultrawider.
De teleconvertidores podemos encontrar: duplicadores y triplicadores, los primeros aumentan x2 la distancia focal del objetivo y absorben 2 puntos de diafragma y los segundos multiplican x3 y absorben 3 puntos de diafragma. Esto quiere decir que si tenemos un objetivo zoom 28-70mm de luminosidad f5.6, al ponerle el duplicador lo convertiremos en un zoom 56-140mm con una luminosidad de f11, como deducireis, necesitaremos película sensible o un trípode para poder realizar las imágenes, aunque, con un tiempo soleado, podremos utilizar el duplicador con cierta holgura.

Convertidores


Al contrario que los teleconvertidores, los ultrawider aumentan el ángulo visual del 28mm y del 35mm a 180 y 160 grados respectivamente, osea, a la categoría de ojo de pez. Las imagenes captadas con un ojo de pez muestran un aspecto redondeado, como cuando miramos por los espejos situados en algunos cruces para ver si vienen coches.
ejemplos ojo de pez
 Imagenes de Peter K. Burian. National Geographic 

Otros accesorios que podemos encontrar en el mercado, útiles para la fotografía macro, son los tubos de extensión y las lentes de aproximación. Los tubos de extensión se utilizan para separar el objetivo de la película, aumentando la imagen y las lentes de aproximación, también aumenta la imagen pero mediante un tipo de lupa que se enrosca delante del objetivo.
 
Recomendaciones
Situación Objetivo más adecuado Otras opciones
Una moneda pequeña, un insecto o una flor Objetivo macro verdadero para un elevado factor de aumento. Zoom macro, tubo de extensión o lente de aproximación.
Deportes distantes o competiciones Teleobjetivo de 400mm o más. Zoom de distancia focal de 300mm y teleconvertidores duplicadores con trípode o monopié.
Edificios o árboles altos. Objetivo de 24mm o 35mm con control de perspectiva. Gran angular convencional (obtendremos distorsión de la perspectiva) o si nos podemos alejar, un objetivo normal o tele corto.
Animales salvajes Teleobjetivo de 500mm. Objetivo de 400mm o un 300mm con teleconvertidor y película rápida.
Interiores pequeños Un gran angular de 20mm. Ojo de pez, si la distorsión es admisible. Objetivo gran angular de 28mm o de 35mm y convertidor ultrawider.
Interiores donde no se permiten flash ni trípode Objetivo rápido de 50mm y f/1.4 o f/1.8. Cualquier objetivo gran angular y película rápida de 400-800ISO.
Deportistas a varias distancias Zoom de 100-300mm o similar. Zoom de mayor distancia focal o menor y teleconvertidor y película rápida para detener la acción.
Paisaje Zoom de 20-35mm Zoom de 28-80mm o 80-200 para comprimir la perspectiva.
Retratos de plano medio Objetivos de 85 a 135mm. Zoom 70-200mm o similar.
Retratos de grupos numerosos Objetivo de 28mm o zoom gran angular. Gran angular de 24mm, o menos en habitaciones pequeñas.
Tabla sacada de la guia práctica de fotografía de National Geographic.
 
La profundidad de campo
En más de una ocasión hemos hecho mención a esta palabreja tan rara. Su significado es mucho más simple, simplemente se trata de la zona que quedará nítida por delante y por detrás del sujeto que hemos enfocado. Su valor varía dependiendo de los siguientes factores:
· Diafragma: A mayor diafragma mayor profundidad de campo. Con un diafragma f22 obtendremos la máxima profundidad de campo y con un diafragma f1.2 la mínima.
· Objetivo utilizado: A menor distancia focal mayor será la profundidad de campo. Con los objetivos gran angulares obtendremos muchísima más profundidad de campo que con un teleobjetivo.
· Distancia de la toma: El mismo objetivo tiene mayor profundidad de campo enfocado a infinito que a su mínima distancia de enfoque.



Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor: estamos haciendo una ascensión con unos coleguitas, nos paramos a descansar y aprovechamos para hacer una fotillo de los coleguis con el pico al fondo. Encuadramos y colocamos en primer plano las mochilas con los palos, en segundo a nuestros compis y al fondo el gran pico. Al enfocar a nuestros compis, vemos que en el visor aparecen desenfocados tanto el primer plano como el fondo, osea, tenemos muy poca profundidad de campo. Esta visión que tenemos corresponde al diafragma más abierto, si nuestro objetivo es un 28-70 f3.5, veremos la imagen por el visor a f3.5. En el momento de pulsar el disparador, es cuando la cámara cierra el diafragma con la posición seleccionada. El resto del tiempo permanece a su máxima abertura con el fin de proporcionar una imagen lo más luminosa posible en el visor.
Después de ver la imagen por el visor, pensamos:
· Perfecta, lo que buscaba, así destacan los compis que son el centro de interés y el resto no distrae la atención. En este caso sólo nos queda seleccionar una velocidad de obturador correcta para la exposición con un diafragma a f3.5.
· Que pena, yo quería una imagen en la que apareciese todo nítido, mostrando las mochilas con los palos en primer plano, los compis en segundo y la montaña al fondo. Todo el cojunto ayuda a interpretar la actividad que están realizando mis compis. En este caso tendremos que calcular el diafragma idoneo para conseguir la profundidad de campo necesaria para que aparezca todo nítido. Según la cámara, tendremos dos maneras de calcularla: hay algunas que poseen un botón de profundidad de campo, que lo que hace es cerrar el diafragma a la posición seleccionada, si nuestra cámara es de estas, cerraremos el diafragma, por ejemplo a f11, y pulsaremos el botón de profundidad de campo poco a poco para que el ojo se vaya acostumbrando. La imagen se irá oscureciendo y nos la mostrará tal y como se registrará en la película.
Para los que no tengan este botón en la cámara, tendremos que utilizar la escala de profundidad de campo que aparece en el objetivo. Calcularemos las distancias del primer plano, y la del fondo, bueno la del fondo es fácil, infinito. Supongamos que las mochilas y palos los tenemos a 0.8 metros, moveremos la rueda de enfoque de tal manera que el infinito se situé encima del diafragma de la escala de diafragmas de la izquierda y el 0.8, o un número inferior, en el mismo diafragma de la escala de la derecha. Supongamos que nos ha dado f16, pues con este diafragma, selecionaremos la velocidad de obturador y sin mover el enfoque dispararemos. Ha este tipo de enfoque se le llama "enfoque hiperfocal" y es muy utilizado en la fotografía de acción, cuando no hay tiempo para enfocar manualmente. Se calcula la distancia por la que pasará la acción se busca el diafragma como hemos explicado y ya tienes la cámara lista para disparar, sin tener que perder el tiempo en enfocar ni calcular la exposición.



Si nuestra cámara no tuviese botón de profundidad de campo y nuestro objetivo tampoco tuviese la escala, sabiendo que varía dependiendo del diafragma, óptica y distancias, elegiremos a ojo los valores adecuados. Por ejemplo, si disparásemos con un gran angular de 20mm y seleccionamos el anillo de enfoque a 2metros y el diafragma a f5.6, dispondremos de una profundidad de campo de entre 1 metro a infinito.
Si podemos disparar a diafragmas más cerrados, más profundidad de campo obtendremos.